Bem-vindo a Sociedade Gnóstica Internacional

Sobre o Omeyocan

Samael Aun Weor (1978) - Para os Poucos. Capítulo IV.
SOBRE EL OMEYOCAN

En el Omeyocan sólo hay viento y tinieblas.

Llamase también al Omeyocan, debido al viento y a las tinieblas: Yoalli-Ehecatl.

En el Omeyocan se arremolina la quietud infinita antes de la manifestación del Logos Solar.

El Omeyocan es el ombligo cósmico del Universo donde lo infinitamente grande revienta en lo infinitamente pequeño, en recíprocos remolinos.

El Omeyocan es el Tloque-Nahuaque, es tempestad nocturna de todas las posibilidades.

El Omeyocan es el ombligo donde el Diverso se hace Universo.

El Omeyocan es el Señor de la Noche, el negro Tezcatlipoca que se niega, revienta en Luz y nace en el Universo que fecunda Quetzalcoatl, el Logos Solar.

Los famosos soles nahuas de México —el del fuego, aire, agua y tierra—, aluden a las catástrofes geológicas del planeta Tierra[i].

[i]Las cuatro catástrofes de las cuatro razas precedentes, no en vano nosotros somos “los hijos del quinto sol”, a nosotros nos aguarda la quinta catástrofe. En “el quinto evangelio” hay sendas explicaciones de este punto hechas por el mismo maestro, en ellas se expone lo aquí afirmando ampliamente. Veamos por ejemplo esta de la conferencia del quinto evangelio “EL FINAL DE LOS HIJOS DEL QUINTO SOL”: Los Hijos del PRIMER SOL fueron los de la Raza Protoplasmática; aquella humanidad de Andróginos Divinos que otrora vivieron en el casquete polar del Norte, en la Isla Sagrada. Los Hijos del SEGUNDO SOL fueron los Hiperbóreos, regiones cercanas al Polo Norte, que forma una verdadera herradura. Los Hijos del TERCER SOL fueron los Lemures, y vivieron en el continente Mu, situado en otros tiempos en el Pacífico. Los Hijos del CUARTO SOL fueron Atlantes. Los Hijos del QUINTO SOL somos nosotros, la gente de la Raza Aria. Los Hijos del SEXTO SOL estarán formados por la humanidad de la Sexta Raza Raíz. Los Hijos del SÉPTIMO SOL constituirán la última de las razas humanas, etc. Se dice que “los Hijos del Primer Sol fueron devorados por los TIGRES”; claro, eran Bodhisattvas Iluminados, y el Tigre representa siempre a Lucifer-Nahua; eran gente perfecta. Se ha dicho que “los Hijos del Segundo Sol fueron arrasados por fuertes HURACANES”. Se ha dicho que “los Hijos del Tercer Sol perecieron por Sol de lluvia de fuego, y fuertes terremotos”, es decir, por volcanes y terremotos. Se ha afirmado, en forma enfática, que “los Hijos del Cuarto Sol, es decir, los Atlantes, fueron tragados por las aguas del océano” y esto lo confirman no solamente el Génesis, si no todas las antiguas escrituras religiosas. “Los Hijos del Quinto Sol somos nosotros; los Aztecas afirman claramente que pereceremos por el fuego y los terremotos”… Los Hijos del Sexto Sol serán diferentes. Si en el Quinto Sol se nos dice de la muerte de los Dioses. En el Sexto se anunciará la RESURRECCIÓN DE LOS DIOSES. Y los Hijos del Séptimo Sol, serán más Espirituales. Así pues, mis caros hermanos, debemos entender: Cuando se dice que “los Hijos del Segundo Sol se convirtieron en MONOS”, hay que saberlo comprender. Ciertamente, por aquella época surgieron muchas gentes degeneradas. Hubo razas perversas, la naturaleza hizo manifestaciones estrambóticas. La Blavatsky habla por ejemplo de los HOMBRES ACUÁTICOS, terribles y perversos, verdaderos monstruos marinos; fue una época en que se dieron muchos casos monstruosos… Cuando se dice que los Hijos del Tercer Sol se convirtieron en PÁJAROS, hay que saberlo también entender: La gente involucionada de la Tercera Raza, son hoy en día los famosos LILIPUTIENSES; algunos existen en el África y en algunos otros lugares del mundo; son hábiles en los Estados de Jinas, se pierden fácilmente de un momento a otro, es decir, entran en la Dimensión Desconocida, en las Dimensiones de la Naturaleza, y viajan, precisamente, por entre la Cuarta Coordenada, por entre la Cuarta Vertical de un lugar a otro; Los hay de 10, 15 y 20 centímetros, como en Bolivia, también los hay de medio metro de tamaño, como en el centro de África, etc… Algunas cuevas rupestres, pequeñas, están llenas de figuras de cacería, etc., pintadas precisamente por los Liliputienses (hombres-pájaros completos). Cuando se afirma que los Hijos del Cuarto Sol se transformaron en PECES, y que fueron devorados por las aguas, debemos entender que perecieron, precisamente, entre las olas del Atlántico. En cuanto a nosotros, los Hijos del Quinto Sol, indubitablemente, tendremos que sufrir nuestra… >PI< …y perecer porque así está escrito: “por el fuego y los terremotos”…