Bem-vindo a Sociedade Gnóstica Internacional

Estudo e Exercício de Magia Elemental

Samael Aun Weor (1978) - Medicina Oculta e Magia Prática. Estudo e Exercício de Magia Prática..

B – ESTUDIO Y EJERCICIO DE LA MAGIA ELEMENTAL

 

MAGIA DEL AJO

 

La página 155 de la «Botánica Oculta» (atribuida a Paracelso), trae algunos datos errados sobre el ajo.

 

Los indios Arhuacos conocen la magia elemental del ajo, desde tiempos antiquísimos.

 

La mata del ajo posee varios elementales pequeños, delgados y de túnicas blancas.

 

Hay que bendecir los ajos antes de cogerlos. Se cogerán cinco cabezas de ajo, cinco hojas de Recruzada y cinco de Carnestolendo, y cada ajo se envolverá entre una hoja de cada uno de estos árboles; Dichas hojas se colocarán en cruz para envolver los ajos, y conforme se van envolviendo esos ajos, se le dicen oraciones de “fe”; luego se envuelven entre una bolsita de color verde, y se lleva prendida al cuello como amuleto o talismán para defenderse de las ondas de mal emitidas por los magos negros.

 

 

MAGIA DE LA ALTAMISA

 

Esta planta se coge el día Viernes Santo, a las 12 del día.

 

El mago hará su círculo alrededor de la planta, se arrodillará ante ella, orará pidiéndole al elemental de la planta el servicio deseado, y luego la arrancará de raíz y se la llevará para su casa.

 

La planta se cogerá con el rostro hacia el oriente, y se colgará en el techo de la casa por las raíces, en forma de que la planta quede con las raíces para arriba y las ramas para abajo. Deberá la planta quedar en la dirección del oriente. El poder de este elemental proporcionará a su dueño lo que él le hubiere pedido.

 

 

MAGIA DEL ÁRBOL BORRACHERO

(DATURA ARBOREA)

 

(Corneta de ángel, en la costa de Colombia; Higatón en Bolívar; floripondio, en el Perú)

 

El elemental del Borrachero, es todo un mago; es neptuniano, y tiene poderes terribles. Visto clarividentemente, este elemental parece un niño de 12 años de edad, y tiene en sus manos la vara del mago.

 

Todo árbol de Borrachero tiene su correspondiente elemental, el que debe ser utilizado por quienes deseen salir conscientemente en cuerpo astral. Yo utilizaba frecuentemente el elemental de este árbol para enseñar a mis discípulos a salir en cuerpo astral. Digo que utilizaba porque me estoy refiriendo a tiempos antiguos.

 

 

MANERA DE PROCEDER

 

Tomaba una vara del mismo árbol, con la que trazaba alrededor de él, un círculo bien amplio en el suelo; machacaba las flores del árbol y untaba el zumo en el cerebro del discípulo.

 

El discípulo acostado en su lecho, se adormecía y yo daba órdenes al elemental para que lo sacara fuera del cuerpo físico. Estas órdenes iban acompañadas del Mantram que tiene el Borrachero el cual es “KAM“, que se pronuncia alargando el sonido de las dos últimas letras, así: KAAAAAAAAAAAAAAMMMMMMMMMM.

 

Hoy en día, todos nuestros discípulos Gnósticos deben emplear los poderes de este elemental para aprender a salir conscientemente en cuerpo astral, para lo cual se procede, tal como ya lo enseñamos.

 

Luego ordenen imperiosamente al elemental así: “Cuando yo te llame, concurrirás siempre. Yo necesito que me saques en cuerpo astral, siempre que te lo ordene“. Posteriormente, pinchará el discípulo con un alfiler un dedo de su mano y con un cuchillo hará en el árbol una incisión en la cual depositará su sangre, quedando de esta manera formalizado el pacto con el genio del Borrachero.

 

“Escribe con sangre y aprenderás que la sangre es espíritu” (Nietch).

 

“Este es un fluido muy peculiar” (Goethe).

 

Luego cortará el discípulo alguno de sus cabellos y los colgará del árbol. Cogerá algunos pétalos de las flores de él, los depositará en una bolsita y los colgará de su cuello como talismán. Desde ese instante el discípulo tiene bajo su servicio a este humilde elemental, que concurrirá siempre a su llamado.

 

Cuando el discípulo quiera salir en cuerpo astral, adormézcase en su lecho pronunciando el Mantram del árbol y con la mente concentrada en ese genio elemental, llamándolo mentalmente, rogándole que lo saque en cuerpo astral; y en ese estado de transición entre la vigilia y el sueño, el elemental del Borrachero lo sacará de su cuerpo físico llevándolo a lugares por él anhelados.

 

Cada vez que el discípulo pueda, debe visitar el árbol, regarlo con agua, bendecirlo y coger las flores, las que utilizará cuando le plazca; pues como ya lo dijimos antes, éstas se machacan con una piedra, se les extrae el zumo. El cual se aplica en el cerebro para salir en cuerpo astral. Es conveniente advertir que la aplicación del zumo se efectúa a tiempo de acostarse el discípulo, cuando va a entregarse al sueño.

 

Empero cuando no se tengan las flores a la mano, siempre el discípulo podrá invocar a su servidor elemental para que lo saque en cuerpo astral. También tiene este elemental el poder para hacernos invisibles. Cuando el discípulo quiere hacerse invisible, pronuncia el Mantram del elemental (KAM) de este árbol; llama a su servidor y le ruega que le haga invisible, lo que será un hecho.

 

En tiempos antiguos, cuando yo quería hacerme invisible, machacaba las flores como ya lo expliqué; me aplicaba el zumo en las coyunturas del cuerpo, rogando al elemental que me hiciera invisible.

 

Hemos de advertir, no obstante, que lo primero que tiene que hacer el discípulo es “SUPERAR” el cuerpo. En tiempos antiguos el hombre vivía dentro del seno de la MADRE NATURALEZA y entonces todos los poderes de la bendita Diosa Madre del mundo, resonaban potentemente en sus cajas de resonancia y se expresaban a través de todos sus chakras, con esa euforia grandiosa del universo.

 

Hoy en día, ya el cuerpo humano está completamente desadaptado a la naturaleza y las potentes ondas del universo no pueden expresarse a través de él.

 

Nos toca ajustar el cuerpo nuevamente al seno de la bendita Diosa Madre del mundo. Nos toca limpiar ese maravilloso organismo y preparar el cuerpo para que se convierta nuevamente en una caja de resonancia de la naturaleza.

 

El discípulo debe de invocar diariamente las siete potencias con el poderoso Mantram “MUERISIRANCA“, rogándoles que le preparen el cuerpo para el ejercicio de la magia práctica. También debemos ser tenaces y perseverantes año tras año, invocando diariamente a las siete potencias para que nos preparen el cuerpo. El cuerpo de un mago tiene una tonalidad vibratoria diferente a la de los demás cuerpos de la especie humana.

 

Por bueno que sea un instrumento musical, si no está debidamente afinado, el artista no podrá ejecutar con éxito sus melodías. Caso similar sucede con el cuerpo humano del mago; éste debe afinar su maravilloso organismo para poder ejecutar con plenitud de éxito sus grandes trabajos de magia práctica.

 

El zumo de las flores del Borrachero, aplicado a las articulaciones del cuerpo, se usa en medicina oculta para adquirir agilidad en los músculos. Las semillas de esta planta solamente la utilizan los malvados para sus fines criminales. Los Gnósticos, únicamente utilizamos el zumo de las flores (pétalos).

 

Aconsejamos a los discípulos, tener en el patio de sus casas la maravillosa planta del Borrachero para sus trabajos de magia práctica, la que además es guardián contra las malas entidades.

 

 

MAGIA ELEMENTAL DEL JAYO (HOJAS DE COCA)

 

Y la palabra de Jehová fue a mí diciendo: “¿Qué ves tú, Jeremías? Y dije: Yo veo una vara de almendro”. Y díjome Jehová: “Bien has visto; porque yo apresuro mi palabra para ponerla por obra” (Vers. 11 y 12, Cáp. 1; JEREMÍAS).

 

Al estudiar nosotros estos simbólicos versículos del profeta Jeremías, encontramos que la vara del almendro representa la vara del mago. En su aspecto puramente vegetal, la vara del almendro encubre un secreto vegetal que Jeremías no quiso descubrir a los profanos. Detrás de la vara del almendro, se esconde el “Jayo” (Coca).

 

Esta planta maravillosa, sirve para salir en cuerpo astral. El Mantram del Jayo es: “BOYABOYABOYA“. Existe una fórmula secreta para preparar con el Jayo una pócima que permite al mago salir en cuerpo astral. Tendré buen cuidado de no divulgar esa fórmula sagrada, porque la humanidad no está preparada para recibirla.

 

Seyirino, padre del Jayo, es un gran Maestro del Rayo Maya. El elemental del Jayo, con su cuerpo de oro puro, y sus hermosas vestiduras, parece una doncella de extraordinaria belleza. En la antigua Roma de los Césares, los magos romanos usábamos mucho el Jayo para nuestros grandes trabajos de magia práctica.

 

22