Bem-vindo a Sociedade Gnóstica Internacional

Omar

Samael Aun Weor (1976) - Omar (Peça Teatral)

PRIMER ACTO

Omar, vestido al estilo oriental, sentado al estilo búdhico permanece en meditación. Alegres jóvenes danzan con el compás de la música; los danzarines parecen no cansarse, y al mismo tiempo entonan una canción.

 

Amar Omar

Bebed amor

Reir cantar

Es lo mejor

 

En la alegre copa

Hay amor

en cada nota

vibra el corazón

 

Amar Omar

Bebed amor

Reir cantar

es lo mejor

 

El néctar de la inmortalidad

está en la copa

de fino bacará

bebed cantad

 

En el cáliz

de cada flor

está el secreto

del corazón

 

Amar Omar

bebed amor

reir cantar

es lo mejor

 

En eso se escucha el lúgubre aullido de un perro, al esrucharlo, todo queda en silencio. (Omar desperezándose lentamente, bostezando un poco, exclama).

 

OMAR: ¡Qué aullidos tan feos! Mala cosa ésta …

 

BRUJA: (entre burlas y sarcasmos) ¿Con que muy santo no? Ya me las pagarás. A muchos he visto caer ¿Uno más qué?

 

OMAR:  Espantosa arpia de mal agüero, dime ¿cuál es tu nombre?

 

BRUJA: Selene es mi nombre, ¿Y qué?

 

OMAR: ¡Largo de aqui bruja horripilante!

 

BRUJA: Te aguardo en el aquelarre… Querido Omar.

 

Omar enfurecido intenta herir a la bruja pero ésta huye carcajeándose espantosamente.

(Oscuro).

 

SEGUNDO ACTO

Omar se pasea armoniosamente por el escenario; entra en escena una hermosa mujer, le sonríe, lo busca y hasta le besa la mano. En estos momentos aparece Lucifer en el escenario, baila envolviendo a Omar y a Eva con su larga cola.

 

OMAR: ¿Qué tentación horrible es ésta?

 

La Eva tentadora, que al envolverla el diablo, tomó la actitud sensual para provocar a Omar, le sonríe diciéndole:

 

EVA: ¡Amor mío! Tú vives en las nubes y ni cuenta te das de lo que sucede aquí abajo en este mundo. Te amo y tú no lo sabes, te brindo la felicidad y la rechazas.

 

OMAR: Me pareces preciosa divina Eva, un no sé qué siento en el corazón. Sufro horriblemente por ti. Los dioses me han prohibido tenerte por mujer, desgraciadamente te amo y ese es mi problema.

 

En esos momentos la Eva tentadora se arroja a los pies de Omar, lanza gritos de dolor, llora. Lucifer se esconde, sale del escenario. Omar lleno de gran desesperación no sabe qué hacer. Al fin toma a la Eva en sus brazos y lleno de dolor dice:

 

OMAR: No me importa lo que digan los divinos ni los humanos. En verdad yo te amo y te tomo por mujer y eso es todo.

 

En esos momentos aparecen un sin fin de bailarines, existe inmensa alegría, en un lugar se ven borrachos, diciendo palabras incoherentes, aquí se desata una euforia, una fiesta que termina en orgía.

 

Ahora entra a escena una vieja horripilante, de cabellos blancos, medio coja y ayudándose de una muleta y diciendo:

 

ANCIANA: Yo soy el tiempo. Omar ha quedado atrapado por el tiempo.

 

Luego lanza una carcajada estruendosa. Omar medio recostado con su amada, bebe vino, besa y abraza a su amada, interviene en la orgía, todos entran al furor de la orgía, la anciana sigue carcajeándose y se burla de Omar.

 

Omar llevándose las manos al corazón exclama:

 

OMAR: ¡Me muero! ¡Me muero!

 

La Eva llora, grita, busca un médico. Un anciano aparece en el escenario, la Eva le suplica al médico. El médico examina a Omar y al tomarle el pulso exclama:

 

MÉDICO: ¡He llegado tarde, Omar ha muerto! ¡Muerto!

 

Los danzantes se retiran y las mujeres se echan sobre el cuerpo de Ornar llorando y lamentándose.

(Oscuro).

 

TERCER ACTO

Aparece Omar vestido al estilo chino, mucha gente le rodea, él se encuentra en un mercado, la gente compra, vende, ríe, baila, entonan estrofas de la canción de Omar.

 

OMAR: ¡Vaya! ¡Vaya! Yo había muerto y ahora estoy vivo. Esta es la doctrina de la reencarnación.

 

Los danzarines entonan la canción de Omar y bailan felices. Ornar se vuelve a sentar al estilo búdhico. Una bella damita vestida al estilo chino avanza hacia él temblorosa y lentamente.

 

OMAR: ¿Qué deseas Ambes?

 

AMBES: Te adoro Omar, te amo, quiero ser tuya, no puedo vivir sin ti.

 

OMAR: Soy uno de los dioses antiguos, caído en este mundo, vine de arriba de las estrellas. Y no se me ha dado permiso de tomarte por esposa. ¡No puedo! ¡No puedo!

 

En esto entra Lucifer en escena, gira alrededor de Ambes, ésta se arroja sobre el cuello de Ornar llorando sobre su pecho.

 

OMAR: ¡No puedo! ¡No! ¡No puedo! ¡Otra vez no!

 

Ambes sigue llorando…

 

OMAR: Está bien. Te tomaré por mujer.

 

(Oscuro).

 

CUARTO ACTO

Aparece una escena típica mexicana, algunos mariachis tocan y cantan, Omar aparece acompañado de una dama, los dos vestidos folcloricamente, después de unos instantes, los mariachis desaparecen de escena. Omar, habla a su amada diciéndole:

 

OMAR: ¡Bueno! Ahora soy mexicano. Viví en el Tibet, en la China y en Europa. En distintas existencias nos encontramos tú y yo.

 

EVA: Amor mío, ni la muerte puede destruir nuestro amor, hemos muerto muchas veces y ahora estamos juntos otra vez. ¿Escuchas esa música?

 

En estos instantes vuelven los mariachis acompañados de un grupo de bailarines… todo es alegría.

 

Aparece en el escenario un personaje vestido esqueléticamente, huyen los mariachis, todos desaparecen del escenario solo queda Omar y su amada.

 

EVA: ¡Huyamos! ¡Huyamos!

 

Omar aparece impasible, abraza a su amada, la besa lleno de amor, luego dice:

 

OMAR: Morir es lo mejor, a la muerte no le temo, sin muerte no hay resurrección y yo necesito resucitar.

 

De pronto Omar parece temblar de terror, la muerte se abalanza sobre él y corta el hilo plateado. Omar da algunos gritos y se desploma en el suelo.

 

EVA: ¡Auxilio! ¡Auxilio!

 

En eso aparece en escena mucha gente diciendo…

 

MULTITUD: Ambes. Ambes, tú tienes el secreto, recuérdalo.

 

AMBES: ¡Ah, ya lo recuerdo! Un viejo sabio me lo dejó en este frasco, se trata de un elixir maravilloso.

 

En estos momentos Ambes saca de su pecho un frasco y vierte el líquido en los labios de Omar. Omar se mueve, mueve los brazos, piernas y se levanta airoso.

 

MULTITUD: Omar ha resucitado.

 

Los mariachis entran a escena, cantan al compás de los movimientos rítmicos de los bailarines que cantan el canto de Omar.

 

  1. M. SAMAEL AUN WEOR