Bem-vindo a Sociedade Gnóstica Internacional

Prefácio

Samael Aun Weor - 1973 - Sim Há Inferno Diabo e Karma - Prefácio
PREFACIO

POR EL V.M. GARGHA KUICHINES

El día 17 de Mayo del presente año[i], viajamos desde San Salvador, C.A., hacia la ciudad de México D.F. con mi esposa, Dilia Esther, gratos recuerdos y bellas impresiones recibimos de esa ciudad. En el aeropuerto nos esperaba el V.M. Samael Aun Weor en unión de los Hermanos Chávez y Aladino Leontes, nos alegró muchísimo ver a nuestros amigos. De allí salimos directamente para la casa del Maestro, donde nos esperaba toda su familia. Llegamos en plena Semana Santa por cuyo motivo fuimos invitados a pasar Jueves, Viernes y Sábado Santo a una ciudad bellísima del Norte de México, la ciudad de Zacatecas, con clima medio de 20 grados. La invitación fue hecha por dos familias: Los Chávez de México y los padres de Rudy Méndez (Misionero Internacional), guatemaltecos. Deliciosos días pasamos en unión de tres familias, incluyendo la del Maestro Samael. La visita a Zacatecas me traía gratos recuerdos de mi infancia por la Marcha Zacatecas que desde muy niño me produjo grata impresión. La primera salida en dicha ciudad se realizó a un sector comercial que al verlo me produjo emoción e impresión. El Maestro me informó: “En este sector trabajaste en tu vida anterior, como próspero comerciante. En esa ocasión te hablé de nuestra Senda pero jamás me pusiste atención, debido a tu vida entregada totalmente al comercio. Tu vuelta aquí no ha sido ocasional y puedes recordarlo valiéndote de la Meditación interior”. El Domingo de resurrección regresamos al Distrito Federal, pero nos detuvimos en la bella ciudad dé Guadalajara. Allí llegamos a un lujoso hotel y pasamos tres días, tiempo que aprovechamos para hablar a varios grupos Gnósticos, los cuales se llenaron de alegría al vernos reunidos con ellos. Allí estuvimos entre Mariachis, expertos cantantes del folclor mexicano. Tres días después de recorrer más de 1.500 kilómetros y visitando interesantes ciudades del Norte de México, regresamos al Distrito Federal. Para nuestro regreso ya estaban informados los Gnósticos mexicanos de nuestra permanencia en la ciudad. Al día siguiente de la llegada entramos a trabajar en la parte esotérica con los grupos de Segunda y Tercera Cámara. Recibimos atenciones de numerosas familias y por último hablamos en Primera Cámara (fueron cuatro grupos). Esto dio lugar a que dichos grupos conocieran al Maestro Samael Aun Weor, porque se hizo un paseo general a las Pirámides del Sol y de la Luna. Nos reunimos alrededor de ciento veinte Gnósticos en una suculenta comida (almuerzo en Sur América), en un impresionante restaurante, que se encuentra en las Cavernas de la Tierra. Algo similar a las Cavernas de las Salinas de Zipaquirá en Colombia. Duramos casi dos meses en México, donde aclaramos con el Maestro varios entuertos que se procesan dentro del Movimiento Gnóstico, sin que figuren en la enseñanza escrita. Después de este preámbulo, pasemos a un aspecto simpático que nos acontece constantemente, en las ciudades donde jóvenes que estudian en las universidades, nos preguntan continuamente, al hacer nosotros nuestras aseveraciones: “Maestro, ¿lo que usted afirma podría probarse científicamente?”… para los estudiantes que en un futuro serán facultativos, se les enseña que todo aquello que sea sometido a prueba en unos y otros lugares por unas y otras personas y da el mismo resultado, se acepta como científico; pero resulta que todo lo que el hombre estudia está sometido al factor TIEMPO, que según la misma ciencia no podría ser científico, por los siguientes hechos: porque el tiempo no tiene un fondo real, un origen auténtico, legítimo, no posee una realidad objetiva. El materialismo afirma que las horas existen porque las marca un instrumento, el reloj, pero resulta que este es hecho por el hombre; si nos vamos a la lógica intelectiva o concreta, vemos: ¿podemos acaso agarrar las horas con las manos?, ¿Guardarlas en un cofre o someterlas al laboratorio?, ¿Saber de qué color es el tiempo? ¿Saber qué sabor tiene?, ¿se podrán someter, acaso, a la clasificación de los cinco sentidos?, ¿de qué sustancia está hecho el tiempo? De manera que si a los factores que se utilizan para catalogar los fenómenos no se les puede dar el nombre de científico, a los resultados tampoco. Entonces, ¿en qué quedamos? HECHOS, el hombre dominó el aire e inventó los aviones que vuelan como los animales del aire. En esta Era el hombre dominará el éter y entonces construirá instrumentos que se movilicen como los planetas que giran sobre su eje, y que tienen movimientos de rotación y traslación. Para ese entonces dirán los científicos de dicha época: “que tontos fueron nuestros abuelos”.

Cuando nosotros afirmamos que con nuestra Energía Creadora (SIMIENTE), creamos nuestros cuerpos existenciales o solares, es porque sabemos transformar esos cuerpos que tenemos en forma potencial dentro de nosotros; una vez conocidos, aprendemos a trabajar con ellos. En todas las Obras de la Ciencia Gnóstica se habla sobre ello, y se dice como los engendramos y como se manejan.

DESTRUCCIÓN DE LOS YOES O INDESEABLES: El Maestro, al final del capítulo V, da la fórmula para destruir el EGO y da dos formulas así: mediante el trabajo consciente en nosotros mismos y dentro de nosotros, aquí y ahora. La segunda fórmula cuando nos sumergimos como fracasados en los mundos Infiernos, mediante la involución sumergida, pasando eternidades y espantosos sufrimientos. Sabemos que a los estudiantes y lectores lo que les interesa es la primera fórmula. El Maestro es sintético en su expresión, por ello ayudaremos al estudiantado. En capítulos precedentes habla el Maestro sobre los elementos inhumanos o indeseables refiriéndose a los siete pecados capitales de que habla la Iglesia Católica, sus derivados y similares, afirmando que ellos se encuentran en las 49 regiones de la Mente, los cuales se encuentran así: tenemos siete cuerpos que se entrelazan unos con otros, esos cuerpos son: Físico, Astral, Mental, Causal, Voluntad, del Alma, del Espíritu, de modo que cada uno de estos cuerpos es séptuple porque contiene parte de los otros. De manera que si multiplicamos siete por siete da 49, que constituyen los niveles de la Mente que tenemos en cada uno de esos cuerpos. Cada estudiante tiene un SER que conoce todas esas regiones, es nuestra RAM IO, nuestra Bendita Madre Particular; a Ella nos toca dirigirnos para que destruya a nuestros indeseables y los lance al abismo utilizando el ARCANO A.Z.F., que ya se ha explicado en diferentes obras; debemos adorar a la Bendita Madre, a nuestra Virgen María o RAM IO de los Gnósticos, Ella nos ayuda ahora y en la hora de la muerte de nuestros defectos. Solamente cuando llegamos al estado humano formamos a esos indeseables (yoes satánicos), o el Yo Pluralizado que nos ata tanto a la materia. En los estados Mineral, Vegetal y Animal no formamos YOES, éstos se forman en el estado humano debido al Órgano Kundartiguador de que dispuso el hombre en otros tiempos.

SUFRIMIENTO DE LA LUJURIA: En el capítulo VI, habla el Maestro sobre el sufrimiento de los lujuriosos. Si cualquier estudiante Gnóstico fuese a dar a una cárcel de este mundo, se dará cuenta como sufren los lujuriosos por falta de mujer, en cambio el Gnóstico como sabe transmutar sus Energías Creadoras en luz y fuego no lo martiriza la abstención. Desde hace algunos años los psicólogos, creyendo que la masturbación, el homosexualismo y el lesbianismo tienen su origen en la falta de unión con las hembras o con los varones; han determinado que en las cárceles los penados tengan relaciones sexuales con sus cónyuges y prolifera ahora un buen negocio, cuando mujeres de bajo fondo moral van allí y se prestan para unirse sexualmente con los penados.

En el capítulo VII se nos enseña que al agotar las 108 vidas nos toca sumergimos en los mundos infiernos para que la ESENCIA se libere y la Chispa Divina, después de eternidades, se nos reincorpore nuevamente a la actividad comenzando por el reino mineral, vegetal, animal y humano, pero existen excepciones como lo podemos leer en dicho capítulo.

El diálogo de que nos habla el Maestro para aprender a escuchar la voz del Padre, del Bien Amado, corresponde a la Enseñanza Bíblica de los Diez Mandamientos de la Ley de Moisés, los cuales actualmente son infringidos por los Humanoides.

LOS TRES LOGOS: Morir es indispensable para cristalizar al Tercer Logos (El Espíritu Santo) mediante la trasmutación de la Energía Sexual. Para cristalizar el Segundo Logos, el Cristo Interno, nos toca recibir con agrado las manifestaciones desagradables de nuestros semejantes. Para cristalizar el Primer Logos, el Padre, hay que aprender a hacer su voluntad así en la tierra como en el cielo; cuando mentimos nos alejamos de El que es la Verdad porque somos opuestos. Esto nos incapacita para recibir sus atributos tales como la sabiduría, la verdad y otros.

En esta Obra habla el Maestro sobre la Ley del Movimiento Continuo que el Intelecto humano no ha podido describir. Él nos brinda la Enseñanza del Arcángel HARITON, donde explica los materiales que se pueden usar para evitar que se desgasten con el uso del Movimiento Continuo; cuando se ocupen de esto los hombres de ciencia que aprovechen su propia simiente para fortalecer su cerebro, tendremos en poder de los hombres dicha Ley.

Las buenas Obras hablan por el ser que las ejecuta, de las buenas intenciones nada queda. El infierno es la Matriz del Cielo. De la podredumbre nace lo bello. Lucifer nos da la luz cuando lo vencemos.

La meditación sin sueño daña la mente y arruina el cerebro. La meditación sabiamente combinada con el sueño se convierte en éxtasis.

El Divino Daimón es la reflexión del Logos en nosotros. Es el Iniciador en nosotros, este elemento ígneo posee poderes extraordinarios. El Dragón es nuestro entrenador psicológico. Él nos abre la puerta de la tentación para entrenarnos, para educamos, solo así brotarán las virtudes del alma. ¿Dónde está pues la maldad de Lucifer, el hacedor de LUZ? Por algo dijo Giovanni Papini: “Dios dijo que hay que Amar al Enemigo, entonces hay que sentir amor por el Diablo”. Sin tentación no hay virtud, solo el que posee virtudes abandona la tentación.

La historia dice que cuando Moisés bajó del Monte Sinaí después de haber recibido los Mandamientos de la Ley de Dios; los Israelitas le vieron dos rayos de luz en la cabeza a manera del Macho Cabrío de Mendes; este es el motivo por el cual MIGUEL ÁNGEL lo plasmó con dos cuernos de luz y la tradición al cincelarlo los convierte en el mármol como cuernos común y corrientes y siempre saliendo de la cabeza.

Resulta interesante que el Macho Cabrío es el símbolo de la fuerza sexual del hombre. Para todos aquellos estudiantes y no estudiantes que padezcan de impotencia, va la siguiente fórmula: Se pone a hervir en leche los testículos del cabro y se toma tres veces al día endulzando la leche con miel de abejas. Esta formula los hará volver a la potencia perdida. Esta medicina se toma hasta que desaparezca la impotencia. En el Tarot de Enoch, el Maestro o Divino Daimón aparece después del 13 que es la muerte completa del Ego y del 14 que es la templanza, la castidad, de inmediato aparece el numero 15 que es el TIFÓN BAFOMETO, el Diablo, para indicarnos la resurrección mediante la transmutación y sublimación de la Energía Sexual. En el tarot aparecen encadenadas las figuras masculinas-femeninas, menos en el 15 en que aparece el Diablo completamente solo como para indicarnos el Andrógino Divino, liberado del sexo. Nuestros errores los encontramos en los mundos infiernos, al bajar a ellos encontramos la piedra filosofal, el sexo consciente, no el sexo mecanicista de la bestia.

No debemos confundir al Diablo con los Yoes o Egos (los indeseables). Dicen nuestros rituales Gnósticos: “Yo creo en el Misterio del Bafometo”, es decir, en el misterio del sexo.

[i]El año al que se refiere debe ser 1973, pues aunque no viene fecha en la firma del prólogo, era costumbre editar los mensajes de navidad para las propias fechas navideñas.