Bem-vindo a Sociedade Gnóstica Internacional

Lúcifer

Samael Aun Weor (1976) - Lúcifer (Peça Teatral)

I PARTE

Danza alegre, deliciosa de hombres y mujeres con vestiduras paradisíacas, semi-desnudos… flautas.

 

Feliz pareja aparece en escena. Amor, intercambio de caricias, sonrisa en los labios, felicidad, algunos niños juguetean felices a su alrededor.

 

Osiris habla ante la amada:

 

OSIRIS: No sé por qué te amo tanto, mas siento en mi corazón gran dicha, nunca se me ocurriría pensar que algo pudiera eclipsar nuestra felicidad.

 

URANIA: Esposo mío, bienamado, somos gente del jardín de las delicias y vivimos en el rincón del amor donde la felicidad es inagotable. ¡Tal vez un rayo de luna en las tinieblas o alguna sombra proyectada desde la selva, pudiera alguna vez turbar esa dicha que nos embriaga! Así lo presiento, amado mío, comprendo que en el universo se conjugan la luz y las tinieblas; así lo veo en el boscaje de las noches profundas, bañadas por los rayos de la luna plateada. Entonces hallo cada sombra, hallo cada flor iluminada, veo una sombra.

 

En estos instantes aparece en escena Lucifer vestido en forma diablesca con tridente en la mano.

 

Una pareja lujuriosa pasa por el escenario acariciándose grotescamente. Luego pasa por el escenario un grupo de borrachos.

 

Música grotesca entra en el escenario. Grupo de hombres y mujeres pasan desenfrenados en ambientes de cantina.

 

Suspenso …

 

II PARTE

Música lúgubre y misteriosa en el escenario.

 

Osiris y Urania acariciándose mutuamente pronuncian palabras deliciosas.

 

OSIRIS: El amor es inefable, nunca pensaría que pudiese ser mancillado por las sombras tenebrosas de la noche. Mi corazón se embriaga con tu amor y en el murmullo de la fuente cristalina descubro el eco de tus palabras. Quisiera Dios que esos funestos presentimientos que tienes ¡oh, Urania! sean llevados como las hojas por el viento.

 

URANIA: El sol resplandece en ti, ¡Osiris! sé que vives en el corazón de todo ser viviente; más sé también que los contrastes entre la luz y las tinieblas existen eternamente; no puede existir la rosa sin espinas, ni el frío sin su contraste que es el calor. Sé que mis presentimientos son verdaderos y que algo ha de turbar nuestra felicidad.

 

En estos momentos Lucifer se acerca a la pareja y dice:

 

LUCIFER: ¡Gozad criaturas vivientes del vino de la lujuria, bebed incansablemente y seréis felices!

 

En estos momentos entra un grupo de bailarines desordenados, bailando alrededor de la pareja. Una bruja horripilante, con la escoba en la mano, carcajeándose estruendosamente se dirige a Urania y habla de la siguiente manera:

 

BRUJA: Hay que conocer el bien y el mal para ser como los dioses.

 

Luego saca de entre sus bolsas una manzana y entregándosela a Urania dice:

 

BRUJA: Aquí está todo el secreto de esta cuestión; si tu marido come de esta fruta, se convertirá en un dios y tú en una diosa, lo importante es que la coman.

 

La bruja carcajeándose se retira poco a poco del escenario.

 

El grupo sigue danzando estrepitosamente y la danza aumenta más.

 

Osiris, desesperado, angustiado, con todas esas lubricidades, borrachos y danzas no halla qué hacer, va y viene por todo el escenario con ademanes de desesperación, y al fin grita terriblemente, diciendo:

 

OSIRIS: ¡Fuera de aquí borrachos! ¡Fuera de aquí danzantes tenebrosos! ¡Fuera de aquí brujas horripilantes!

 

La bruja en escena, carcajeándose, burlándose, dice:

 

BRUJA: ¿Con qué no quieres comer? ¿Con que no te gusta la fruta prohibida? ¡A otros he visto protestar como tú y al fin han caído!

 

Osiris desesperado se lanza sobre la bruja diciendo:

 

OSIRIS: Fuera de aquí bruja maldita. Esto ya es demasiado. ¡Vete antes de que te parta el alma!

 

La bruja huye carcajeándose.

 

III PARTE

Lucifer vestido como un Señor elegante pero con sus llamativos cuernos, aparece en escena.

 

La feliz pareja embriagada por los encantos del amor se sorprende ante el siniestro personaje.

 

LUCIFER: Sois dichosos, os encuentro en estado paradisíaco, sois felices, mas todavía no sois dioses. Yo puedo convertiros en dioses si me sabéis obedecer, todo el secreto está en la fruta prohibida.

 

Lucifer da tres palmadas con sus manos y aparecen tres mujeres vestidas como esclavas, trayendo la del centro una gran manzana entre una bandeja de plata, la de la derecha porta una gran copa de plata llena de vino, la de la izquierda lleva un cesto en el que aparecen algunos panes. Habla lucifer:

 

LUCIFER: Aquí tenéis feliz pareja el secreto de los secretos.

 

Muestra la manzana ante los ojos de la pareja paradisíaca. Dirigiéndose luego a la esclava de la izquierda, saca de entre el cesto un gran pan y dice:

 

LUCIFER: Este es el mercurio de los sabios.

 

Posteriormente toma la copa de vino de la esclava de la derecha y exclama con todas las fuerzas de su alma:

 

LUCIFER: Aquí está el azufre sagrado.

 

URANIA: ¿Qué puedo hacer yo? Él no quiere comer el fruto prohibido.

 

LUCIFER: Eso es lo que vamos a ver. tengo muchos servidores y os convertiré en dioses, cueste lo que cueste.

 

Lucifer y las esclavas se retiran quedando sola la pareja. Osiris mirando a su amada tiernamente, dice:

 

OSIRIS: Es la luz del día la que me ilumina ¿o es el recuerdo de tu presencia? Por doquiera dirija mi vista el mundo me parece lleno de tu imagen: en el rayo del sol que vacila en el agua y que juguetea sobre las hojas, no veo más que la semejanza de tus ojos. ¿En qué consiste este cambio? ¿Qué ha alterado mi ser? Y ¿Qué ha cambiado la presencia del universo?

 

Urania con la manzana en la diestra invita a su marido diciendo:

 

URANIA: Mejor es que comamos de esto, amor mío, para que seamos como los dioses, conociendo el bien y el mal.

 

Osiris toma la manzana y come ella también.

 

IV PARTE

En estos momentos aparecen las danzas afrodisíacas, la música estrepitosa, etc., etc. Osiris e Isis se revuelcan en el suelo del escenario, gritando llenos de dolor:

 

OSIRIS: Esta manzana me ha envenenado. Ah… Ay… Ay…

 

URANIA: No sabia que fuera para tanto, si estaba tan deliciosa. Ahora somos demonios pero nos amamos.

 

Los bailes grotescos continúan.

 

La feliz pareja sale del escenario por un momento gritando espantosamente: Ay… Ay… Ay…

 

Siguen en el escenario por un ratito, las danzas, las parejas y la música. Luego todos se retiran.

 

V PARTE

Aparecen en el escenario Urania y Osiris vestidos de diablos.

 

Bailan grotescamente, se emborrachan, gritan palabras incoherentes, etc.

 

De pronto, aparece un hombre, con una gran voz y situándose en el centro del escenario, dirigiéndose hacia la pareja exclama:

 

ERMITAÑO: ¡Basta ya! de tantas sandeces; aquí traigo el instrumento de liberación, para que se cumplan las palabras de lucifer. “El lingam vertical, dentro del útero formal hace cruz, lo importante es no derramar jamás en la vida del vino sagrado del templo”.

 

Las tres esclavas aparecen de nuevo en escena, el ermitaño con voz solemne llama a la pareja tenebrosa diciendo:

 

ERMITAÑO: De rodillas.

 

Luego toma el pan y da un pedazo a cada uno de la pareja, toma el vino y les da de beber en la misma copa.

 

En estos instantes una música deliciosa suena en el escenario.

 

El ermitaño arranca los cuernos del hombre y de la mujer. Y extrayendo de una caja vestiduras blancas, los viste tal como estaban al principio, diciéndoles:

 

ERMITAÑO: Habéis resucitado, sois dioses, las palabras de lucifer se han cumplido.

 

En estos momentos se oye el Aleluya de Beethoven. Cae el Telón.

 

 

V. M. SAMAEL AUN WEOR.