Bem-vindo a Sociedade Gnóstica Internacional

Os Diferentes Eus

Samael Aun Weor (1975) - Psicologia Revolucionária - Capítulo X

El Mamífero Racional equivocadamente llamado hombre, realmente no posee una individualidad definida.

Incuestionablemente esta falta de unidad Psicológica en el Humanoide, es la causa de tantas dificultades y amarguras.

El cuerpo físico es una unidad completa y trabaja como un todo orgánico, a menos de estar enfermo.

Empero, la vida interior del Humanoide en modo alguno es una unidad psicológica.

Lo más grave de todo esto, a despecho de lo que digan las diversas escuelas de tipo Seudo-Esotérico y Seudo-Ocultista, es la ausencia de organización Psicológica en el fondo íntimo de cada sujeto.

Ciertamente en tales condiciones, no existe trabajo armonioso como un todo, en la vida interior de las personas.

El Humanoide, respecto de su estado interior, es una multiplicidad psicológica, una suma de “Yoes”.

Los ignorantes ilustrados de esta época tenebrosa, le rinden culto al “YO”, lo endiosan, lo ponen en los altares, lo llaman “ALTER EGO”, “YO SUPERIOR”, “YO DIVINO”, etc., etc., etc.

No quieren darse cuenta los “Sabihondos” de esta edad negra en que vivimos, que “Yo Superior” o “Yo Inferior”, son dos secciones del mismo Ego pluralizado…

El Humanoide no tiene ciertamente un “YO Permanente” sino una multitud de diferentes “Yoes” Infrahumanos y absurdos[i].

El pobre animal intelectual equivocadamente llamado hombre, es semejante a una casa en desorden donde en vez de un amo, existen muchos criados que quieren siempre mandar y hacer lo que les viene en gana…

El mayor error del Seudo-Esoterismo y Seudo-Ocultismo barato, es suponer que los otros poseen o que se tiene un “YO Permanente e Inmutable” sin principio y sin fin…

Si esos que así piensan despertaran conciencia aunque fuese por un instante, podrían evidenciar claramente por sí mismos, que el Humanoide racional nunca es el mismo por mucho tiempo…

El mamífero intelectual desde el punto de vista psicológico, esta cambiando continuamente…

Pensar que si una persona se llama Luis es siempre Luis, resulta algo así como una broma de muy mal gusto…

Ese sujeto a quien se llama Luis tiene en sí mismo otros “Yoes”, otros egos, que se expresan a través de su personalidad en diferentes momentos y aunque Luis no guste de la codicia, otro “Yo” en él —llamémosle Pepe— gusta de la codicia y así sucesivamente…

Ninguna persona es la misma en forma continua, realmente no se necesita ser muy sabio como para darse cuenta cabal de los innumerables cambios y contradicciones de cada sujeto…

Suponer que alguien posee un “Yo Permanente e Inmutable” equivale desde luego a un abuso para con el prójimo y para consigo mismo…

Dentro de cada persona viven muchas personas, muchos “Yoes”, esto lo puede verificar por sí mismo y en forma directa, cualquier persona despierta, consciente…