Bem-vindo a Sociedade Gnóstica Internacional

Capítulo 03

Samael Aun Weor (1950) - O Matrimônio Perfeito ou a Porta de Entrada à Iniciação - Capítulo III

La Gran Batalla

En Jeremías, capítulo 21, versículo 8, se lee: “he aquí que yo pongo delante de vosotros dos caminos: el de la vida y el de la muerte”.

El hombre puede aprovechar la mujer para redimirse o para hundirse en las tinieblas donde existe el llanto y el crujir de dientes.

Desde el amanecer de la vida existe una gran batalla entre los poderes de la luz y los poderes de las tinieblas. Esa gran batalla entre los hijos de la luz y los hijos de las tinieblas, entre los dioses del crepúsculo y los terribles señores de las cavernas tenebrosas, es la lucha entre el bien y el mal. Esa lucha se efectúa en nuestra atmósfera planetaria, en esa esencia brillante que palpita en el aire y que se mezcla con el aire que respiramos, pero sin confundirse con el aire.

Esa esencia también es material y se llama la Luz Astral, precisamente de esa esencia material está hecho el Cuerpo Astral de nuestra Alma. La Luz Astral es el depósito de todas las formas pasadas, presentes y futuras de la Naturaleza, es el Azoe y la Magnesia de los antiguos alquimistas, el dragón volador de Medea, el INRI de los cristianos, el Tarot de los bohemios.

Es un fuego desprendido del nimbo del Sol y fijado en la Tierra por la fuerza de la gravedad y por el peso de la atmósfera, el Sol la atrae y la repele. Ella atrae tras de sí la masa planetaria al ser y inhalada por el Sol y repele la masa planetaria al ser exhalada por el Sol, siendo esto la causa de la repulsión planetaria. Es la palanca de Arquímedes: “Dadme un punto de apoyo y moveré el Universo”, decía Arquímedes. La Luz Astral es el secreto de todos los poderes y la llave de todos los imperios. Tiene dos polos: uno positivo y otro negativo; el positivo es la Serpiente de bronce que sanaba a los Israelitas en el desierto y el negativo es la Serpiente tentadora del Edén. El positivo es la Luz, el negativo son las tinieblas donde sólo se oye el llanto y el crujir de dientes.

En la Luz moran los hermanos del Amor, en las tinieblas moran las almas extraviadas por los terribles senderos del mal. En la Luz moran los hijos de Dios, en las tinieblas los hijos de las sombras.

Nuestra Tierra está dirigida por Cristo y Yahvé, que viven en lucha eterna.

Yahvé es aquel demonio terriblemente perverso que tentó a Cristo en la montaña y tentándole le decía: “Itababo, todos estos reinos del mundo que los entrego si te arrodillas y me adoras”. Y Cristo le decía: “Satán, Satán, escrito está, al Señor tu Dios no tentarás y sólo a él obedecerás”.

Yahvé es el jefe de la fraternidad negra y Cristo es el jefe de la fraternidad blanca. Los poderes de la luz y los poderes de las tinieblas en eterna lucha. Cristo tiene sus planes; Yahvé también tiene los suyos. La mitad de la humanidad va con Cristo, la otra mitad con Yahvé.

Todos estos seres buenos y malos viven en la atmósfera Astral de nuestro planeta; todos ellos tienen Cuerpo Astral. Allí también moran las Almas de los muertos. El Cuerpo Astral es un organismo que tiene su fisiología, su biología y sus centros de percepción sensorial. El Cuerpo Astral es un cuerpo material, que también necesita comer alimentos afines para su conservación, los muertos también comen, ellos también necesitan nutrir sus Cuerpos Astrales.

El Cuerpo Astral del hombre es femenino, tiene su fisiología y biología femenina y ultrasensible. El Cuerpo Astral de la mujer es masculino, el Cuerpo Astral de la mujer es varón.

El Mundo Astral es un mundo completamente material; la Luz Astral la respiramos y penetra nuestro aire sin confundirse.

Cada Alma blanca, tiene una Alma gemela que la antagoniza y es su polo contrario. Existe el Amor y existe el contra Amor. El Amor está representado por Anael, el ángel del Amor y el contra Amor está representado por Lilith.

Anael es un ángel rubio y de blanca túnica; es sonrosado su rostro como la aurora. Anael es el ángel de los hogares, el ángel de la música y la belleza. Anael maneja el rayo positivo de Venus; su Alma contraria, Lilith, maneja las furias, trae las decepciones a los hogares.

Lilith el alma gemela de Anael es un niño terriblemente perverso; sus cabellos desteñidos y su túnica de colores negro y azul, nos hablan de su naturaleza demoníaca. Lilith maneja el rayo negativo de Lucifer Venus. Cuentan las tradiciones que Jámblico el gran teúrgo hizo salir de una fuente estos dos genios ante las atónitas multitudes: el Amor y el contra Amor. Eros y Anteros.

Todo ser humano tiene una Alma Gemela que es su polo contrario, ese es el secreto más grande del Amor, ese es el secreto de las Almas Gemelas.

Cada ser humano tiene una estrella, bajo la cual evoluciona y progresa; en esa misma estrella también evoluciona su Alma Gemela, su Alma contraria y cada paso que el Alma luminosa da en la luz, también lo da su alma tenebrosa en las sombras. Cada estrella tiene dos rayos: uno es positivo y el otro es negativo.

Marte tiene como jefe de su rayo positivo a un ángel bello y hermoso, el divino Elohim Gibor y como jefe de su rayo negativo y destructor al terrible demonio Andramelek, el cual está encarnado ahora en China.

La Luna tiene como jefe al divino Jehová y como jefe del rayo negativo al horrible demonio Chavajoth. Jehová por medio del rayo positivo de la Luna, dirige la sexualidad en su forma más pura y santa. Chavajoth su Alma Gemela dirige la pasión animal, la fornicación; en su forma más depravada. Cultiva sus misterios en una caverna tenebrosa y está ahora en el siglo XX encarnado en Alemania. Se hace pasar como veterano de la guerra y trabaja para Yahvé. Tiene túnica y turbante rojos; es de belleza maligna. Así sucesivamente todos los planetas del espacio tienen dos polos, uno positivo y otro negativo.

El ser humano sufre porque no se ha polarizado con las fuerzas positivas de las estrellas; el ser humano es malo y por lo tanto está polarizado con las fuerzas negativas y destructoras de las estrellas, por ello sufre, llora y gime. Pero cuando la humanidad haga carne y sangre la doctrina del Salvador del Mundo y todo el mundo se resuelva a seguir el ejemplo de Cristo, entonces nos habremos polarizado con las fuerzas positivas de las estrellas y habrá felicidad sobre la faz de la Tierra.

Los rayos negativos de las estrellas son terriblemente malignos. Polaricémonos con los rayos positivos, sigamos a Cristo y no a Yahvé, y la felicidad será nuestra.

En el Astral hay templos de luz y templos de tinieblas y donde la luz brilla más claro, es allí también donde las tinieblas brillan más espesas.

En España, Cataluña, existe un templo maravilloso en estado de Jinas. En ese templo maravilloso está guardado el Santo Grial; el Santo Cáliz en que Cristo bebió en la última cena. Ese cáliz está lleno de sangre real, sí, lleno de la sangre del Redentor del Mundo, que José de Arimatea recogió al pie de la cruz. Ese cáliz es de plata y no de oro como piensan muchos neófitos. Ese monasterio sagrado está habitado por los hermanos de la fraternidad blanca. Ellos son los fieles custodios del Santo Grial.

Hubo un tiempo en que ese cáliz y ese templo estuvieron en el mundo físico pero los Maestros de la Logia Blanca los hicieron invisibles. ¿Cómo? Sencillamente: pasaron éstos al Mundo Astral. Esto se llama poner un cuerpo o cuerpos en estado de Jinas. El cuerpo puede ser sacado de la región física y ser colocado dentro de la Región Astral, sin perder sus características físicas, queda sujeto a las leyes del Plano Astral y protegido por esas leyes. Las tribus indígenas de América son hábiles en esto. Esto es llamado por los indígenas “encanto”, y así hay lagunas, templos, tierras y montañas encantadas. Los sacerdotes indios guardaron sus templos y objetos sagrados más importantes en esta forma, colocaron sus objetos sagrados dentro de la Cuarta Dimensión y en esa forma los protegieron de la profanación de los civilizados españoles que destruyeron y acabaron con todo lo que encontraron a su paso.

Pero no podía faltar en España un templo de tinieblas para antagonizar al Santo Grial. Ese templo de tinieblas está situado en Salamanca, España. Hablo del salón de la brujería. Ese salón es uno de los tantos salones de los tenebrosos caballeros del Grial negro.

Miremos esta curiosa analogía de los contrarios. El templo de Montserrat –España– es un espléndido monasterio. El templo de Salamanca es un espléndido edificio. El templo de Montserrat tiene dos pisos. El edificio de Salamanca también tiene dos pisos. El templo de Montserrat tiene bellos y dulces jardines. El edificio tenebroso de Salamanca tiene también sus jardines hermosos. La analogía de los contrarios reina en todo el Universo.

Ambos edificios son espléndidos. En ambos edificios se habla del bien, de la verdad y de la justicia. En ambos edificios reina el orden y la cultura. En ambos edificios se habla de la santidad y del Amor. Esto causará asombro al lector y dirá: ¿Cómo es posible que en un templo tenebroso del mal se hable de Amor, de santidad y de respeto? Pero amado lector no se desconcierte, los magos negros son lobos vestidos con piel de ovejas. Para los magos negros, es bueno y santo todo lo que pertenezca a la magia negra, a Yahvé, a las tinieblas, al mal.

Y para los magos negros lo que pertenezca al Cristo y a la Luz es malo y perverso. Ellos dicen que los magos blancos son diablos blancos y que Cristo y la Virgen María son personas malvadas. Por eso es por lo que en los templos tenebrosos de esos extraviados hijos del mal, jamás se puede nombrar a Cristo ni a la Virgen.

Si el investigador ocultista penetra con su Cuerpo Astral en el salón de la brujería, se encontrará con unas hermosas y elegantes escaleras en espiral que lo conducirán al lugar sagrado del recinto.

Allí verá un elegante salón con todo el espléndido lujo del siglo XVIII, mullidas alfombras, espejos de cristal de roca y en medio de aquel espléndido lujo y de aquellos muebles estilo siglo XVIII, la famosa mesa redonda con el tapete de la brujería.

Verá allí también ciertos elegantes caballeros escribiendo en máquina, esos son los señores del Grial negro, lobos vestidos con piel de ovejas, enemigos del plan de Dios. Seres malvados y corrompidos, que sólo hablan de santidad y de Amor y así extravían a millares de almas incautas. El gobernador de aquel elegante salón de la brujería, es don Ramón Rubífero, caballero tenebroso, que ya llevó al grado de demonio. Sin embargo sus modales son los de un elegante y respetuoso caballero digno y pulcro.

Cada uno de estos tenebrosos señores lleva rigurosa nota de alguna actividad humana, todos ellos están ocupadísimos trabajando con el gran plan de Yahvé. Todos ellos son enemigos del divino Redentor del Mundo; son enemigos de la evolución humana.

Los martes y sábados a la media noche, son los días preferidos para sus reuniones. Celebran sus fiestas y sus bailes con finura y con respeto y así extravían a millares de almas incautas por los tenebrosos senderos del mal.

Allí concurren millares de personas en Cuerpo Astral, personas de todas las edades y posiciones sociales, llamadas vulgarmente brujas, discípulas de los magos negros, hijas del mal, extraviadas por los senderos tenebrosos.

Rinden devoción principal por una maga negra llamada María de la Altina. Comúnmente denominada Santamaría. Cargan con el cuerpo físico, por el procedimiento de Jinas: ponen su cuerpo en estado de Jinas, es decir, lo sacan de la región química con la ayuda de Santamaría y en esa forma transportan su cuerpo a través del espacio.

El mago blanco también sabe viajar en Cuerpo Astral para trasladarse a la Santa Iglesia Cristiana, llamada la Iglesia Gnóstica, o a cualquiera de los santos templos de misterios, o sencillamente para investigar en los mundos suprasensibles.

Y siguiendo la analogía de los contrarios, también sabe cargar con su cuerpo y ponerlo en estado de Jinas, pero no con la ayuda de ninguna maga negra o de ningún demonio, sino con la ayuda de ese Ruach Elohim que según Moisés labrara las aguas en el principio del mundo. Con ese ser semejante al Hijo del Hombre, de que nos habla el Apocalipsis, es decir; con la ayuda del Intimo.

Existe en la silla turca un átomo que le permite al Intimo poner su cuerpo en estado de Jinas. Yo, AUN WEOR, el antiguo hierofante de los misterios egipcios, enseño a mis discípulos a viajar en Cuerpo Astral y a transportarse en cuerpo físico a través del espacio, cuando los estoy preparando para la Iniciación.

El cuerpo queda sumergido dentro del Plano Astral y sujeto a las leyes de ese plano sin perder sus características fisiológicas. El cerebro queda en estado pasivo y el cerebelo entra en la más intensa actividad. Claro que lo que estoy diciendo en esta obra causará risa a los escépticos, pero eso a nosotros no nos interesa, a nosotros los ocultistas lo único que nos importa es la Iniciación.

Los escépticos materialistas son seres totalmente ignorantes; nosotros los miramos con piedad y los perdonamos porque la ignorancia es atrevida. Ellos se sienten orgullosos de sus pobres inventos y nosotros nos reímos piadosamente de sus jugueticos. No los despreciamos porque el desprecio es muy grande para ellos; sentimos compasión.

En los Mundos Astrales se encuentra el investigador con salones de luz y de tinieblas, hospitales de luz y de tinieblas, templos de luz y de tinieblas.

El que vea el elegante salón de Yahvé-semo y lo visite en el Cuerpo Astral se quedará deslumbrado por el lujo y la alegría. Allí se encontrará con millares de magas negras de extraordinaria belleza, con música exquisita y deliciosa, con elegantes salones nunca vistos y con riqueza y fastuosidad nunca conocidas. El Alma inexperta que penetre allí llegará a extraviarse y adorará a Yahvé; por eso es por lo que se le debe abrir los ojos al discípulo cuando se le está preparando para la Iniciación.

Los magos negros también tienen su símbolo; ellos respetan y veneran la paila de cobre. Si es sagrada la cruz para los cristianos, la paila de cobre también es sagrada para los magos negros.

El mago blanco adora al Intimo, rinde culto a su Dios Interno, a la llama de Oreb que arde en su corazón. El mago negro adora a su Satán, es decir, a su yo animal cuyo Mantram es Satán. Ese yo animal es una especie de astral inferior, una criatura terriblemente malvada que se nutre de nuestras pasiones y apetitos desordenados.

Cuando el mago abandona el cuerpo material para trasladarse al Astral, queda esa criatura dentro del cuerpo o deambula por las regiones inferiores del Mundo Astral. Ella se nutre de pasiones y por lo tanto su forma y tamaño depende de la clase de pasiones con que la nutramos. En un santo esa criatura tendrá la apariencia de un niño y en un malvado la apariencia de un monstruo terriblemente deforme.

El mago negro fortifica su Satán y en él fundamenta su poder. El mago negro no quiere que el hombre se eleve al estado Angélico. Omar Cherenzi Lind terrible mago negro, fundador de la universidad espiritual de Colombia exclama lo siguiente: “más vale ser un buen hombre y no un mal ángel”. Los magos negros aman el estado humano y odian el estado Angélico: son enemigos de la evolución cósmica.

Los ángeles son hombres perfectos y el hombre tendrá que convertirse en hombre perfecto por la sangre del Redentor del Mundo, pero eso es lo que no le gusta a los magos negros. El mago blanco ama la castidad y el mago negro ama el coito y lo presenta como lo más natural, como lo único que puede hacer feliz al ser humano. Cherenzi alaba el coito en su obra titulada: «Kundalini o la Serpiente Ígnea de nuestros mágicos poderes»; esa obra es una solemne apología del coito.

«La Iglesia Gnóstica» de Krumm Heller y «El Kundalini o Serpiente Ígnea de nuestros mágicos poderes» de Omar Cherenzi Lind, son las dos antípodas del Kundalini. La obra de Krumm Heller es una obra de magia blanca. La obra de Cherenzi es una obra de magia negra.

Hay dos magias sexuales para despertar el Kundalini: la Magia Sexual de los magos blancos basada en la castidad y la Magia Sexual de los magos negros basada en la fornicación.

Los magos blancos despiertan el Kundalini positivamente, los negros lo despiertan negativamente. El mago Blanco hace subir su energía seminal hacia arriba. De las glándulas sexuales al coxis y de éste hacia arriba hasta la laringe y de esta hasta la cabeza, para descender luego nuevamente hasta el corazón, formando un ocho perfecto. El mago negro según las enseñanzas que Omar Cherenzi Lind da a sus discípulos en secreto, hace subir su semen de las glándulas sexuales por el tórax hacia arriba hasta la cabeza, para descender luego de ésta hacia abajo, por la columna espinal, hasta llegar al centro del Kundalini, despertándolo y haciéndolo fluir hacia abajo para despertar los centros inferiores de la animalidad y convertir al Alma en un demonio, es decir, en la bestia de siete cabezas del Apocalipsis.

Hay 13 iniciaciones blancas y 13 iniciaciones negras. Cristo es el más alto Iniciado de los magos blancos de nuestro planeta y Yahvé el más alto Iniciado negro de nuestro planeta.

Belcebú es un demonio de treceava iniciación negra; para llegar al grado de Belcebú hay que descender trece escalones. Belcebú viene evolucionando en el sendero negro desde la época de Saturno.

Los magos negros manejan la mente a la maravilla y en eso se especializa el mago negro Cherenzi. Precisamente Cherenzi es el polo contrario del Maestro K.H. –Kout Humi– Cherenzi es el K.H. negro. Cherenzi cultiva sus misterios tenebrosos en una caverna. El yo animal o Satán de Cherenzi se presenta ante la vista del clarividente terriblemente monstruoso. El Alma de Cherenzi usa túnica azul de la gama del infrarrojo y pertenece al tenebroso templo Anagarika.

Cherenzi tiene un Intimo que no lleva símbolo alguno de haber recibido jamás iniciación blanca, pues hasta la túnica de su Intimo a duras penas le da hasta las rodillas. Sin embargo, sus discípulos creen firmemente que este demonio es un Maestro de la Logia Blanca. Este tiene ya en el Astral unos pequeños cuernos de demonio.

Ernesto Lamí, uno de los más altos dignatarios de la escuela de Cherenzi en Colombia murió loco y paralítico. Despertó el Kundalini al revés y esa fue la consecuencia.

Cherenzi y todos los magos negros, dan extremada importancia al líquido cefalorraquídeo que es el polo negativo de nuestra energía creadora, que sirve para construir el cerebro y la laringe. Pero no les interesa conservar el polo positivo, es decir, nuestro semen, porque lo necesitan para fornicar incesantemente.

Los ángeles son hermafroditas; ellos tienen los dos polos de su energía creadora hacia arriba, hacia la cabeza. Los hombres y los demonios tienen un polo para arriba y otro para abajo, son medios seres; están incompletos. Los ángeles son hermafroditas y se hallan íntimamente ligados con el Intimo. El mago blanco aspira convertirse en ángel y por eso es puro y casto.

El mago negro aspira a ser un Anagarika. El templo Anagarika es un templo de magia negra situado en el Astral. Es un terrible templo demoníaco. Aquel templo se presenta ante la vista del clarividente ejercitado con un piso de losas blancas y negras, paredes rosadas y magos negros meditando con las piernas montadas, la izquierda sobre la derecha por las pantorrillas y los brazos arqueados sobre las caderas, posición de los dizque santos Anagarikas.

Estos terribles demonios son los Anagarikas que dizque ya se pusieron a tono con las fuerzas cósmicas, según el decir de los Cherenzistas. Estas almas negras algún día se desintegrarán entre las tinieblas donde sólo se oye el llanto y el crujir de dientes y sus Íntimos tendrán que regresar al Absoluto sin su Alma, abatidos y fracasados. En cambio el Intimo de los magos blancos entra al Absoluto triunfante y victorioso con su Alma de Diamante a gozar de la felicidad eterna.

El Intimo de los magos negros tiene que regresar en un nuevo Día Cósmico a formar una nueva Alma; sí, a conseguir una nueva Alma, porque la que tenía la perdieron, se les desintegró. Esa es la segunda muerte de que nos habla el Apocalipsis.

La Tierra tienen dos lunas: La luna blanca y la luna negra. La luna negra es un pequeño satélite de nuestro planeta Tierra, que visto por telescopio, tiene el tamaño de una pequeña lenteja.

El mago disciplinado que sabe manejarse en Cuerpo Astral puede trasladarse allá y entonces puede observar que la luna negra se divide en dos mitades: una de luz y otra de tinieblas. En la luna negra están las almas más depravadas de nuestro planeta, seres que ya son un estorbo para nuestra evolución planetaria. Esos seres han tenido que ser sacados de nuestro globo por los grandes señores del destino, pues ya se convirtieron en un obstáculo gravísimo para nuestra evolución.

En la zona de luz nos encontramos con un pueblo habitado por gentes de carne y hueso. Ese es un pueblo de seres terriblemente criminales y sádicos, seres malvados, pero que aún ofrecen posibilidad de salvación y en la zona de tinieblas, viven los magos negros más depravados que la mente humana pueda imaginar; seres totalmente enemigos del plan de la evolución cósmica y de la Logia Blanca, por doctrina, y por convicción religiosa. Esos seres ya no tienen ninguna posibilidad de redención.

Ambas zonas están separadas por una gran portada, por un gigantesco edificio de belleza terriblemente maligna. Allí están los porteros que custodian la región de las tinieblas. Visten túnicas y turbantes rojos y atacan terriblemente al mago blanco que se atreva a entrar por allí. Todo el peso de su ataque lo lanzan contra los órganos sexuales del mago blanco porque saben muy bien que allí está todo el poder del mago.

En la región de las tinieblas está el Sumum Supremum Santuario de los magos negros de aquel satélite. Este santuario ante la vista del clarividente que actúa en su Astral se presenta como algo terriblemente maligno. Un patio grande, que es el patio de los sacerdotes; un vestíbulo y un Sanctum tenebroso. En el patio de los sacerdotes, se ven los grandes jerarcas de las tinieblas, con sus túnicas de colores marrón o negro, o negro y blanco y en sus turbantes una línea horizontal con muchas transversales, como una cruz de muchas líneas transversales, signo inconfundible de los magos negros, signos que ellos llevan dibujado en sus capuchones o turbantes.

En el vestíbulo del templo tenebroso, puede observar el clarividente algunas flores negras y algunos cuadros donde aparecen escenas de los señores de las tinieblas. Ya en el interior del santuario tenebroso podemos contemplar un altar y al pie del altar la famosa paila de cobre donde aparecen algunos hijos de las tinieblas entre llamas. Ellos son castigados por sus superiores y están allí por alguna mala acción cometida. Esa mala acción pudo haber sido una obra de caridad o algún buen pensamiento, o en fin algo que se halla relacionado con la luz que ellos tanto aborrecen.

Pues todo lo bueno para ellos es malo y perverso y el que se atreve a hacer algo bueno allí entre esas tinieblas es despojado de su túnica y arrojado a la paila de cobre con fuego. Este castigo tiene que aguantarlo pacientemente la víctima, hasta que a esos señores tenebrosos se les ocurra levantarle la pena. Esta luna negra está causando con sus irradiaciones terribles daños a la Tierra. Todo el sadismo criminoso de nuestra época se debe a las terribles irradiaciones de ese satélite. Esa es una octava esfera: allí vemos almas totalmente separadas del Intimo; completamente perdidas y en estado de desintegración. Esas almas tienen que pasar por la muerte segunda de la cual nos habla el Apocalipsis. Las almas que se alejan de su Intimo se desintegran.

Para el Alma no hay más salvación que seguir el camino que nos mostró el divino Redentor de la Humanidad, para unirnos con el Intimo y hacernos inmortales.

También existe un sol negro, que es el contrario del sol blanco y está hecho de materia Astral. Ese sol tenebroso es la sede de terribles y malvados seres. El diamante negro está influido por ese sol tenebroso.

Orhuarpa estableció el culto del sol tenebroso en la Atlántida y esa fue la causa del diluvio universal y del hundimiento de la Atlántida. En el corazón de ese sol moran seres de una malignidad terriblemente desconcertante. Seres tan monstruosos como jamás podremos imaginarlos. Un terrible abismo conduce al corazón del sol.

El mago negro Omar Cherenzi Lind tapa todas estas cosas a sus discípulos para que sus ingenuos discípulos sigan creyendo firmemente que es la auténtica reencarnación del Maestro de la sabiduría Kout Humi. A Omar Cherenzi Lind, no le conviene que sus discípulos aprendan a viajar en Cuerpo Astral, ni desarrollen la Clarividencia voluntaria, porque sabe muy bien que entonces quedaría descubierta su identidad y su doctrina se iría al suelo. Él, como punto de partida, empieza por correr un espeso velo sobre sus discípulos, a fin de ponerse a cubierto. Comienza por ridiculizar el desarrollo de los poderes ocultos del hombre.

Se burla de los iniciados y los califica de locos y de ilusos. Se burla de los clarividentes y los ridiculiza, con una fraseología ampulosa y acomodaticia. En una palabra, les cierra las puertas hacia los mundos interiores, para que no lo vayan a descubrir, y luego que les ha cerrado todas las puertas, les muestra una sola y única puerta, para entrar a ese mundo interior que él les ha cerrado.

Esa única puerta es el despertar del Kundalini a través del coito bellamente cantado por una literatura romántica y melosa y cuando ya el discípulo ha despertado el Kundalini por el procedimiento del coito, entonces claro está, y eso es perfectamente lógico, que al discípulo se le abren las puertas de los mundos interiores y entra al Astral ya convertido en un demonio; ya convertido en la bestia de 7 cabezas del Apocalipsis; ya convertido en un horrible mago negro.

Dice Cherenzi defendiendo al coito y a la fornicación, que él, dizque como médico, ha hecho la autopsia de muchos cadáveres y que nunca en ningún coitoso ha encontrado el Kundalini disecado. Pero yo le pregunto al señor Cherenzi: ¿se puede hacer disección sobre el Kundalini? Con esto lo que consigue el señor Cherenzi es probar una vez más su mala fe, pues el Kundalini es un fuego ígneo de naturaleza absolutamente espiritual y por lo tanto no puede ser hallado por ningún bisturí.

Si como él dice en su obra «El Kundalini»: Los Chacras sexuales generan hormonas duales, conservadoras y vitalizadoras, y si las vitalizadoras se convierten en conservadoras y viceversa, ¿Por qué no ahorrarlas a ambas, si ambas son la base de la vida? ¿Por qué quieren que se gasten en el coito unas y se conserven otras por increción, si ambas se trasmutan unas en otras y por lo tanto en esencia ambas vienen a ser lo mismo? ¿Por qué hemos de derrochar las hormonas, señor Cherenzi?

Nosotros los gnósticos, sabemos manejar nuestras hormonas, y las cuidamos porque sabemos que ellas son la base de la vida. Nosotros no las derrochamos señor Cherenzi; nosotros las cuidamos como oro. Y sabemos manejar nuestras glándulas sexuales científicamente.

Los magos negros de los llanos de Arauca en Colombia, practican la Magia Sexual de Cherenzi.

Ellos se reúnen en salones para fornicar, y todo el erotismo pasional lo enfocan en el Kundalini; hacen subir la corriente de hormonas vitalizadoras que se escapan de las glándulas sexuales por increción, de las glándulas ya mencionadas al tórax, y de éste a la cabeza; luego de esta última hacia abajo, por la columna vertebral hasta dar con el Kundalini el cual al fin se despierta hacia abajo, convirtiendo al hombre en el monstruo de siete cabezas de que nos habla el Apocalipsis, en un terrible y monstruoso mago negro.

Así es como le convienen a Cherenzi las cosas, él les tapa todos los caminos hacia los mundos interiores con una fraseología irónica y ampulosa, y sólo les permite la entrada cuando ya sean demonios, que claro está, quedarán bajo sus servicios en los Mundos Astrales.

Así entró Ernesto Lamí el venerable Anagarika Hamsa Instructor Titular de la Universidad Espiritual de Colombia, fundada por Cherenzi. Ernesto Lamí murió loco y demente, ese es el camino que Cherenzi le ofrece a sus discípulos. Ese es el resultado de la magia negra.

Enseña Cherenzi en su curso general a desarrollar el Kundalini al revés, a la inversa por medio de la fornicación, y en la décima lección dizque ya sus discípulos pueden transformar el agua en vino. ¿Pero cuál de los discípulos de Cherenzi ha llegado a transformar el agua en vino? ¿Cuál de ellos ha podido hacer en Colombia el milagro que el divino Rabí de Galilea hizo en las bodas de Canaán?

Para hacer ese milagro que el Cristo hizo en las bodas de Canaán se necesita poseer la fuerza Crística, y Cherenzi y todos los magos negros odian la fuerza Crística. La fuerza Crística es el vino de luz; es la fuerza sexual, es el semen, que nosotros los gnósticos cuidamos, porque sabemos que en ese vino de luz está la redención del hombre. Nosotros los gnósticos sabemos que el semen es sol cristalizado, vidrio flexible maleable, Cristo en estado líquido.

Nosotros cuidamos esa fuerza cristónica con la cual el divino Rabí de Galilea hizo milagros y maravillas en la vieja y antigua Palestina. Pero Cherenzi justificando la fornicación dice: “la fuerza sexual por sí sola es realmente perjudicial porque embota las facultades mentales, y agota las reservas de energía vital”.

Ningún mago negro gusta de la fuerza Crística, es decir, de la fuerza sexual, como no sea para fornicar y dar rienda suelta a sus apetitos desordenados.

Si el investigador ocultista, armado de sus poderes clarividentes penetra en la casa de Yahvé situada en el Astral será muy bien recibido por este demonio, el cual tiene la apariencia de un elegante caballero, muy decente y formidable intelectual. Lo primero que comenzará a hablar aquel demonio, es contra la fuerza Crística, él es pues totalmente enemigo de la fuerza Crística.

Naturalmente, no es de extrañar que Cherenzi trate de extraviar a sus discípulos hablando contra la fuerza Crística, es decir, contra la fuerza sexual. Se disfraza Cherenzi a la maravilla, y se adapta a sus discípulos haciéndoles creer que él es mago blanco; y ellos como están ciegos y sordos a los mundos interiores, que él les ha tapado convenientemente, le creen y le obedecen en todo.

Todo mago blanco es casto. Cristo es casto. Y toda la fraternidad blanca es casta. No se deje meter gato por liebre, querido lector. Ningún coitoso es Maestro de la Logia Blanca; cuídese de los magos negros, ellos son lobos vestidos con piel de ovejas.

Cherenzi afirma que las hormonas vitalizadoras y conservadoras son la base de la vida, y luego se contradice así mismo en la forma más estúpida hablando contra la fuerza sexual. ¿Cómo es posible semejante adefesio? Sencillamente lo que trata Cherenzi es de defender el coito, y de hacer la guerra a la fuerza Crística, tal como lo hace Yahvé, su dios, su señor al cual él obedece.

Si la fuerza sexual embotara los sentidos, y agotara las reservas de energía vital, entonces los grandes santos y los grandes Maestros de la Logia Blanca que son absolutamente castos, serían unos seres débiles y enclenques. Pero muy al contrario, ni Cristo, ni los Maestros de la Logia Blanca, jamás han sido débiles ni enclenques, Cristo sanaba a los heridos y curaba a los enfermos y resucitaba a los muertos.

Cristo podía hacer maravillas de esta clase porque él pertenece a la Orden de Melquisedec, los miembros de esta Orden son absolutamente castos y hermafroditas perfectos. Ellos tienen los dos polos; masculino y femenino de su energía sexual hacia arriba, hacia la cabeza, tal como los ángeles y como los primeros hombres que existieron en el mundo.

La humanidad paradisíaca era hermafrodita y la futura humanidad volverá a ser hermafrodita. El fin es siempre igual al principio, más la experiencia del ciclo.

Un hermafrodita divino crea con la palabra. Los miembros de la Logia Blanca son hermafroditas, los miembros de la Logia Negra tienen un polo de su energía sexual para arriba como los ángeles y otro para abajo como los hombres.

En el mineral la energía sexual se expresa como electricidad y magnetismo, tiene su modus operandi propio de ese reino. En el vegetal, la energía sexual se expresa en otra forma, a través de sus pistilos y de sus sistilos. En el animal hay épocas de celo en que el animal busca su actividad sexual para reproducirse.

En el hombre el acto sexual depende de su voluntad. Y en el ángel, la sexualidad se expresa en forma creadora a través de la palabra.

El órgano sexual del ángel es la laringe; el ángel tiene sus dos polos sexuales hacia arriba, y por eso crea sin necesidad de cooperación con ningún sexo opuesto. Él es creador por sí mismo. Él se ha elevado hasta la dicha de sentir todos los goces del Amor sin contacto carnal, y entonces crea con el poder del verbo, porque él es varón y hembra al mismo tiempo.

Si el hombre quiere convertirse en ángel, tiene que organizar sus fuerzas sexuales como el ángel, de lo contrario es imposible. Pero a Cherenzi no le interesan los ángeles. Él dice cínicamente que más vale ser un buen hombre y no un mal ángel. Para Cherenzi los ángeles son malos.

La fuerza sexual es la vida, es el poder de los poderes; vemos un paralítico que no puede moverse, un anciano decrépito, muchas veces basta ponerlos en contacto con una mujer para que se llenen de vida y desaparezcan los achaques. La Biblia nos enseña el camino de todas las conquistas con ese mandamiento que está escrito en las tablas de la Ley y que dice: “no fornicar”. Pero no quiere decir que debemos abandonar nuestros órganos sexuales, sino que debemos aprender a manejar nuestra energía sexual.

Para lograr la Iniciación, que es lo más grande que podemos conseguir en la vida, esto lo hablaremos más adelante en el capítulo que trata sobre el Matrimonio Perfecto.

Sucede que al final de cada periodo planetario, la humanidad se divide en dos mitades, una que sigue el sendero blanco, y otra que sigue el sendero negro. Y hay una pequeña minoría que ni son blancos, ni negros, sino sencillamente rezagados.

Al finalizar la época de Saturno, la humanidad se dividió entre los poderes de la luz y los poderes de las tinieblas. Belcebú el mago negro de treceava iniciación es de aquella época. Ha podido pasar las pequeñas Noches Cósmicas, pero la gran Noche Cósmica no la pasará. Este ser terriblemente monstruoso, está totalmente perdido. Tiene la apariencia de un gigante, todo peludo como gorila. Su boca es cómo de mula, su nariz como de caballo, sus ojos como de toro, sus manos y sus pies enormes y desproporcionados. Lleva capa pequeña de mago negro, y es para los magos negros un dios. Tiene el Kundalini despierto negativamente, lo mismo que Cherenzi, y juega con la mente a la maravilla.

El autor valiéndose de sus facultades clarividentes conferenció con el Intimo de aquel demonio. Lo insté a hacer algo por su Alma. “No puedo, –me contestó– he hecho mucho, y no me obedece”. Y así afligido se alejó del investigador.

Ese Intimo viste túnica, y es alto y delgado, tiene grandes ojeras, nariz aguileña, pies y manos gigantescos y feos. Ese Intimo al llegar la Noche Cósmica, llamada la gran noche, tendrá que entrar al Absoluto sin su Alma, porque su Alma se desintegrará en la octava esfera. En las tinieblas exteriores donde sólo se oye el llanto y el crujir de dientes.

Al final de la época Solar también la oleada humana se bipolarizó en dos tendencias: Una positiva y otra negativa, Cristo es el mayor Iniciado blanco de la época Solar, y Yahvé es el mayor Iniciado negro de la época Solar. Al finalizar la época Lunar sucedió lo mismo; la humanidad se dividió entre ángeles y luciferes.

Los luciferes son demonios, magos negros, y no rezagados, como sostienen Max Heindel y Steiner. A estos iniciados les ha faltado tener conciencia filosófica. Una cosa es ser filósofo y otra cosa es tener conciencia filosófica. Ser filósofo, puede ser cualquier buen lector, pero tener conciencia filosófica, es otra cosa. La conciencia filosófica es una función del Intimo y no del intelecto. Para observar en lo suprasensible hay que tener conciencia filosófica.

El hombre si no hubiera sido por los luciferes se habría elevado hace ya mucho tiempo al reino Angélico, sin perder su condición paradisíaca. Los mismos ángeles le hubieran dado auto independencia; para ello no se hubiera necesitado de luciferes, como erradamente sostienen Heindel y Steiner.

El clarividente que observe a Lucifer, el jefe de los Luciferes, podrá ver un terrible y maligno personaje de cabeza gigantesca y formidable intelecto, es terriblemente coitoso y destructivo, es un mago negro, criminoso, estimula el intelecto y las guerras, y es enemigo del plan cósmico por convicción religiosa.

En la luna blanca viven los seres que realmente son rezagados y no magos negros, sino sencillamente rezagados.

En la luna negra, los enemigos del plan cósmico, los rezagados terrícolas viven en la cara de la luna que nunca vemos. Y los magos negros más depravados, en la luna negra. Los rezagados viven en la luna blanca, son gentes vulgares, demasiado ignorantes e incultas, aman mucho la costura, y no son malas, sino atrasadas. No hay pues que confundir a los rezagados con los magos negros.

La vida siempre se bipolariza al final de cada gran período cósmico, y eso fue lo que le faltó saber al Maestro Steiner y nuestro querido hermano Max Heindel.

Una cosa es ser rezagado, y otra cosa es ser enemigo del plan cósmico. De esa palabra “rezagado”, han abusado mucho nuestros escritores teosofistas y rosacrucistas.

En nuestro periodo Terrestre la oleada humana ya se biporalizó desde la época Atlántida.

Pero el mal no hace sino darle fuerza al bien. Si no fuera por las tinieblas, no aspiraríamos a la luz. La virtud se hace fuerte por medio de la tentación. Y hasta los dioses más elevados tienen siempre el peligro de caer. Sólo cuando ya nos hemos libertado de las leyes de la Naturaleza, y hemos entrado al Absoluto, hemos ganado la verdadera felicidad eterna, porque el Absoluto es nuestro verdadero hogar.

La gran batalla de que nos habla la Biblia es la gran batalla de Gog y de Magog, que se realizará cuando venga Yahvé, el cual nacerá en Palestina. En ese entonces definitivamente se sabrá quiénes siguen con Yahvé y quienes con Cristo. Esa es la batalla final de que nos habla la Biblia. Ese es el profeta que aguardan los judíos, ellos siguen a Yahvé, y Yahvé los llamó mi pueblo predilecto.