Bem-vindo a Sociedade Gnóstica Internacional

Descripción de la Estela “A”

Samael Aun Weor (1977) - Os Mistérios dos Antigos Maias - Capítulo XVI

Descripción de la Estela “A”

Ruach Elohim

La piedra, en sí misma, es muy imponente, muy simbólica.

 

La mitra, Vemos en ella, en forma de triángulos al Tetragrammaton, representado aquí en forma de escalerillas.

 

¿Qué es el Tetragrammaton?

 

Respuesta:

 

Primera fase: Adhi-Budha, el Incognoscible, el Inmanifestado.

 

Cada uno de nosotros tiene su propio Adhi-Budha, incognoscible e Inmanifestado

 

Segunda fase: los tres aspectos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, que pertenecen al Demiurgo Creador manifestado.

 

Estas son las cuatro formas del Tetragrammaton. Por eso es tan terrible la pronunciación de esta palabra.

 

Cuando se pronuncia el TETRAGRAMMATON, dice Eliphas Levi y así lo evidenciamos nosotros, se asoman rostros de todos los rincones y lugares del universo, para ver quien ha osado pronunciar el nombre del Eterno en vano.

 

El Tetragrammaton jamás se debe pronunciar en vano, sino con algún propósito, para recibir una ayuda especial. Al ser representado en esta estela, nos está indicando: Acuérdate de las tres fuerzas de la creación.

 

Muy encima de la mitra aparece la cabeza del Anciano de los siglos, maravillosamente cincelada.

 

Más hacia atrás, aparece una especie de semblanza aparentemente humana, muy atrevida. Nos indica algo sobre la Seidad incognoscible.

 

Para hablar más claro, indican al Adhi-Budha.

Vemos pues, al Anciano de los Días, y otra especie de cabeza humana, especie de semblanza con ojos, algo desdibujada, indicando al Adhi-Budha.

 

Brazos. Se pueden ver los dos brazos hacia arriba, indicando las dos fuerzas y una especie de cetro, que indica la tercera fuerza neutralizante, la fuerza del Espíritu Santo, muy bien relacionada con Hod y Jesod.

 

Abajo se ve un rostro o figurilla, en la parte superior del cetro.

 

El cetro se fundamenta, indudablemente, en la energía sexual, la cual hay que elevar hacia dentro y arriba. Es un trabajo muy consciente.

 

Nos habla claramente esta estela de los dos cordones ganglionares, conocidos en el oriente con los nombres de Idá y Pingalá. Estos son los dos famosos testigos del Apocalipsis, cuya misión es hacer que el aceite sagrado de nuestro semen suba hasta el cerebro. Las trenzas en esta estela lo indican claramente.

 

Orejas. Nos hablan de saber escuchar al Verbo, la Palabra, la Voz, el Sonido.

 

Desde el punto de vista hebraico, se llamaría un Ruach Elohim, un sacerdote que trabajó en estas tierras de Copán dando las enseñanzas esotéricas solares, un deiduso.

 

En Honduras existió un Avatara, que enseñó y formó a un grupo de hombres y discípulos solares, quienes dejaron a la humanidad sus libros en piedra.

 

Son tan valiosas estas esculturas, que jamás volverá a haber otras, ¿quiénes serían capaces de hacerlas? Cada estela es un libro de piedra que habla por sí mismo de la grandeza del universo. Cada monumento es anterior a la época de Jesús de Nazaret, Son antiquísimas, pertenecen a la edad de bronce. Su origen es atlante-maya.