Bem-vindo a Sociedade Gnóstica Internacional

Descrição da Estrela 5 Cruz de San Andrés

Samael Aun Weor (1977) - Os Mistérios dos Antigos Maias - Capítulo V

Descrição da Estrela 5

Cruz de San Andrés

Rostro: fuerte.

 

Mitra: muy dañada. Podemos verlas tres fuerzas de la creación.

 

Brazos: en posición hacia arriba, indicando el ascenso de las fuerzas positiva y negativa. Como caso curioso hay entre los dos brazos una figurilla central, sin rostro, indicando claramente al alma humana, al hombre verdadero, al hombre causal. En esta forma, aventaja en mucho a una explicación en letras, la figurilla nos está hablando al centro emocional, al centro profundo de la conciencia.

 

Los adornos de los brazos, son brazaletes litúrgicos profundamente significativos.

 

El brazo derecho indica a CHESED.

 

El brazo izquierdo indica a GEBURAH. Todo está muy bien orientado con la Kábala hebraica. Geburah es el rigor de la Ley, lo indica con claridad meridiana.

 

En el centro, la figurilla indicando al alma humana, TIPHERETH.

 

Cintura: luce un magnífico cinturón, el HOD de los sabios. En cada extremo de este perfecto y maravilloso cinturón vemos la cruz en equis, la cruz de San Andrés. Como quien dice: “Cruza el mercurio y el azufre, para que nazca en tí el hombre solar”.

 

En cuanto al JESOD, está bien especificado, muy bien adornado, como para indicarnos que hay que trabajar muy duro sobre sí mismo.

 

Solamente con el manejo sabio de las fuerzas positiva y negativa, se resuelven los problemas de la tesis y antítesis, mediante la síntesis. La cruz de San Andrés explica el trabajo a realizar en la novena esfera, con el azufre y el mercurio. La dura lucha para lograr la eliminación de todos los agregados psicológicos a base de trabajos conscientes y padecimientos voluntarios.

 

Andrés, el eremita pescador, servía con humildad al Christus Juan, cuando entonces se convirtiera en discípulo del Gran Kabir Jesús. Andrés asistió al gran sacerdote gnóstico, Jesús de Nazaret, en la milagrosa pesca del lago Genezareth o Jainezareth, el simbólico lago Jina donde el fuego realizara tantos portentos.

 

El extraordinario suplicio de Andrés, lleno de enigmas y portentos, hizo muy célebre la cruz en X, sobre la cual en forma despiadada habían atado sus miembros separados. El hondo significado de las torturas de Andrés en la terrible X es “la aniquilación del querido ego en el laboratoríum-oratoríun del Tercer Logos”. (Ver el libro La Doctrina Secreta de Anahuac, Cap. IX., del mismo Autor)