Bem-vindo a Sociedade Gnóstica Internacional

30 dez 2012

Didáctica del Autoconocimiento

DIDÁCTICA DEL AUTOCONOCIMIENTO
SAMAEL AUN WEOR

PRIMERA EDICIÓN
FEBRERO DE 1980
ESPAÑA

Justificar o condenar no significa comprender. Quien quiere acabar con sus defectos no debe justificarlos ni condenarlos Es urgente COMPRENDER nuestros errores.

PRÓLOGO

Aquellos que en otro tiempo acudían a los templos de los Antiguos Misterios Iniciáticos para ser instruidos en secreto sobre los principios eternos de la Sabiduría Universal, debían pasar por diferentes etapas antes de alcanzar el Adeptado.

Purificación, Iniciación y Perfección eran los pasos obligados para aquel que deseaba traspasar el umbral de la Resurrección.

Tanto entonces como ahora, es inexcusable que antes de iniciar el Camino se debe disponer de la preparación precisa para afrontar las dificultades y superar los desfallecimientos que habrán de surgir a lo largo del mismo.

Todo aquel que accede a estos Estudios Gnósticos con el pretexto de conquistar grandes poderes, de despertar a lo desconocido de forma inmediata, está condenado al fracaso.

Antes de iniciar el Camino hemos de desprendernos de toda carga que resulte inútil y superflua, de algo tan terrible y pesado como nuestro propio subjetivismo. Hemos de PURIFICAR nuestra mente eliminando nuestra pluralidad psicológica, nuestros defectos. ¿Cómo? : muriendo en nosotros mismos de instante en instante.

Pero para lograr el éxito en este empeño, debemos disponer del conocimiento del Cuerpo de Doctrina adecuado para poder emplearnos a fondo en el Trabajo con el primer factor de la Revolución de la Conciencia: el MORIR.

Sólo con la Muerte adviene lo nuevo. Los temas que se incluyen en este libro nos mostrarán la manera única de llevar a término esa PURIFICACIÓN, nos permitirán llegar algún día a poseer la verdadera Sabiduría Universal de toda Perfección, siempre y cuando pongamos en práctica, desde ahora mismo, el Conocimiento que nos ofrece la Obra de SAMAEL AUN WEOR, que nos ofrece esta «Didáctica del Auto-Conocimiento».

Para ello tenemos que enfrentarnos con mente nueva a la realidad de los hechos, libres de las trabas del escepticismo materialista que tiene su origen en la mentira de aquel que se auto-estima desmesuradamente.

La cruda realidad de los hechos es que los eventos pueden estarse repitiendo una y otra vez, pero lo que nosotros tenemos que modificar es nuestra actitud frente a tales circunstancias.

Necesitamos cambiar nuestra actitud hacia la existencia, pero uno no puede cambiar su actitud hacia la vida si no elimina aquellos elementos perjudiciales que lleva en su Psiquis, es decir, necesitamos AUTO-CONOCERNOS profundamente. Si nos AUTO-CONOCEMOS descubrimos nuestros errores, y si los descubrimos los eliminamos, y si los eliminamos despertamos, y si despertamos venimos a conocer eso que no es del tiempo, eso que es la Verdad.

Ciertamente existe un elemento perjudicial en nosotros que es obstáculo para la adquisición de la verdadera Felicidad: la falsa personalidad. El Ser en sí mismo es feliz, inmensamente dichoso, cuando uno elimina la falsa personalidad.

Obviamente necesitamos provocar un cambio en nosotros. Con este propósito debemos proseguir en el estudio de este Compendio, de esta «Didáctica del Auto-Conocimiento»: El de poner en práctica cuanto nos apuntaba el V.M. SAMAEL AUN WEOR en sus Obras «Tratado de Psicología Revolucionaria» y «La Gran Rebelión». Ya entonces nos decía:

“Así pues, si realmente queremos un cambio radical, lo que primero debemos comprender es que cada uno de nosotros está en tal o cual Nivel de Ser”. ¿Cuál es nuestro Nivel de Ser? No sería posible pasar a otro nivel si ignoramos el estado en que nos encontramos.

Ciertamente el trabajo interior sobre sí mismos se refiere en forma enfática a los diversos estados psicológicos de la Conciencia. Dentro de nuestro País Psicológico, cada cual tiene sus acompañantes, sus YOES; éstos le llevarán a uno a donde deben llevarlo de acuerdo con sus características psicológicas.

Si de verdad queremos cambiar realmente, necesitamos con urgencia máxima e inaplazable modificar radicalmente esos estados equivocados de la Conciencia.

Transformar reacciones mecánicas es posible mediante la confrontación lógica y la Auto-Reflexión Intima del Ser. Uno puede cambiar la naturaleza de los eventos desagradables que nos ocurren, cuando se PURIFICA íntimamente.

Quien jamás corrige sus estados psicológicos absurdos creyéndose muy fuerte, se convierte en víctima de las circunstancias. Uno puede cambiar íntimamente cuando de verdad consigue modificar sus reacciones ante los diversos hechos que le sobrevienen diariamente.

Resulta evidente que quien no siente interés alguno por observarse a sí mismo, tampoco desea trabajar para lograr una verdadera transformación radical. El verdadero conocimiento que realmente puede originar en nosotros un cambio interior fundamental, tiene por basamento la AUTO-OBSERVACIÓN directa de sí mismo.

La observación es un medio para modificar las condiciones mecánicas del mundo. La AUTO-OBSERVACIÓN interior es un medio para cambiar íntimamente.

Pero el proceso del cambio, de la disolución, debe de ser metódico, didáctico y hasta dialéctico, de lo contrario nos hallaríamos desorientados. Necesitamos hacernos Auto-Conscientes de nuestros propios pensamientos, de nuestros propios sentimientos y de los efectos que otros producen en nosotros.

Obviamente, el trabajo de desintegración de los elementos de la falsa personalidad suele ser a veces muy difícil. La impaciencia en estos Estudios perjudica a quienes se inician en los mismos. Si estos quieren realizar avances serios deben volverse serios. No es concebible un hombre serio que no haya adquirido la paciencia. Jesús el Cristo dijo: “En paciencia poseeréis vuestras Almas”.

¿Qué se entiende por transformación? convertirnos en criaturas diferentes. Lo más grave es que si uno se identifica con la falsa personalidad, si vive en ella, fracasa.

La desintegración de tales o cuales errores en nosotros, no es cuestión meramente intelectual. Hay que pasar a veces por grandes crisis emocionales, se necesita del supremo arrepentimiento, del supremo dolor.

Para llegar a la Auto-Transformación, para conseguirla, se hace indispensable la continuidad de propósitos. Cuando no se ha establecido un Centro Permanente de Conciencia en nosotros, existe falta de continuidad de propósitos. Pero cuando se ha establecido un Centro Magnético en el fondo de la Esencia, entonces hay continuidad. Normalmente, el Centro Magnético de nuestra propia existencia se encuentra localizado en la falsa personalidad.

La personalidad en sí misma es Energía Pura, más cuando los YOES mecánicos vienen a utilizar esa Energía se convierte en la falsa personalidad. Pero si desintegramos tales Agregados Psíquicos, ya no es falsa, es un instrumento para Trabajar.

La personalidad debe equilibrarse con la Esencia, en caso contrario hay desequilibrio, Si no hay equilibrio entre el Ser y el Saber no puede haber comprensión perfecta. Cuando el Ser es más grande que el Saber, allí nos encontramos con un “santo estúpido”. Cuando el Saber es más grande que el Ser, allí está presente un “bribón del intelecto”.

Uno establece el equilibrio entre el Ser y el Saber a base de Meditación, mediante la Dialéctica Intima del Ser, mediante la Dialéctica de la Conciencia.

Una correcta AUTO-OBSERVACIÓN de sí mismo es premisa indispensable para adentrarnos en la Muerte Psicológica. Sólo con la Muerte alcanzaremos una nueva Vida. Dar origen a una nueva vida es un proceso de Creación, y toda creación es sexual, como lo fue aquella fuerza que nos trajo a este mundo. Únicamente la fuerza sexual consciente hará factible el Gran Cambio en nosotros. Con el Sexo concluye nuestro Trabajo, nuestra transformación íntima.

De la misma manera, este Compendio concluye con un capítulo dedicado al estudio de la Sexología, ya que es necesario saber usar las energías que fluyen en el interior del organismo humano.

El asceta de Acuario busca el Sexo, porque considera al Sexo como aquel poder maravilloso que puede transformarle radicalmente. Necesitamos hacer una Revolución de la Conciencia, hacer una transformación radical. Dentro de cada uno de nosotros existen poderes extraordinarios que se hallan dormidos, latentes, y necesitamos ponerlos en actividad, despertarlos.

Hay que avivar la llama del Espíritu con la fuerza del Amor. Desgraciadamente las gentes no entienden lo que estamos diciendo porque están dormidos.

Como resultado de tantos trabajos, surge al fin una criatura diferente, terriblemente divina, en el fondo de cada uno de nosotros. Por eso se ha dicho que mediante la Muerte se inicia la transformación.

Cuando uno establece esta Enseñanza Gnóstica de la «Didáctica del Auto-Conocimiento» en su mente y en su corazón, amigo lector, comprende la necesidad de sacrificar muchas cosas, la necesidad de luchar por muchas causas…

1
TRANSFORMACIÓN DE LAS IMPRESIONES

La Atención Consciente excluye eso que se llama Identificación. Cuando nos identificamos con las personas, con las cosas, con las ideas, viene la Fascinación, y esta última produce
SUEÑO EN LA CONCIENCIA.

Este tema trata de la transformación de uno mismo. En pasadas pláticas tratamos sobre la importancia que tiene la vida en sí misma. Dijimos también que un hombre es lo que es su vida y que ésta es como una película. Al desencarnar nos la llevamos para vivirla en forma retrospectiva en el Mundo Astral y que al retornar nos la traemos para proyectarla otra vez en la pantalla del Cuerpo Físico

Es claro que la Ley de Recurrencia existe y que todos los acontecimientos se repiten, que todo vuelve realmente a ocurrir como sucedió más las consecuencias buenas o malas. Es claro que la transformación de la vida es posible si uno se lo propone profundamente.

Transformación: Significa que una cosa cambia en otra cosa diferente. Es lógico que todo es susceptible a cambios.

Los Alkimistas de la Edad Media hablaban de la transformación del plomo en oro. Sin embargo, no siempre aludían a la cuestión metálica meramente física. Normalmente querían indicar con tal palabra, la transformación del Plomo de la Personalidad en Oro del Espíritu. Así pues, conviene que reflexionemos en todas estas cosas.

En los Evangelios, la idea del hombre terrenal comparable con una semilla capaz de crecimiento, tiene la misma significación. Como la tiene también la idea del renacimiento: un hombre que nace otra vez. Es obvio que si el grano no muere, la plante no nace.

EN TODA TRANSFORMACIÓN EXISTE MUERTE Y NACIMIENTO.

En la Gnosis consideramos al hombre como una fábrica de tres pisos que absorbe normalmente tres alimentos:

1.- El Alimento común. Normalmente corresponde al piso inferior de la fábrica, a la cuestión esta del estómago,

2.- El Aire. Está en el segundo piso, que se halla relacionado con los pulmones.

3.- Las Impresiones. Indubitablemente están íntimamente asociadas al cerebro o tercer piso.

Tenemos; IMPRESIÓN-CEREBRO, AIRE-PULMONES, ALIMENTO-ESTOMAGO.

El alimento que comemos sufre sucesivas transformaciones. Esto es incuestionable. El proceso de la vida en sí misma, por sí misma, es transformación. Cada criatura del Universo vive mediante la transformación de una sustancia en otra. El vegetal, por ejemplo, transforma el aire, el agua y las sales de la tierra en nuevas sustancias vitales, en elementos vitales para nosotros (frutas, etc.) Así pues, todo es transformación.

Por la acción de la luz solar, varían los fermentos de la Naturaleza. Es incuestionable que la sensible película de la vida que normalmente se extiende sobre la faz de la tierra, conduce a toda la fuerza Universal hacia el interior mismo del Mundo Planetario. Pero cada planta, cada insecto, cada criatura, el mismo “Animal Intelectual” equivocadamente llamado hombre, absorbe, asimila determinadas fuerzas cósmicas y luego las transforma y las transmite inconscientemente a las capas interiores del Organismo Planetario. Tales fuerzas transformadas, se hallan íntimamente relacionadas con toda la economía del Organismo Planetario en que vivimos. Indubitablemente, cada criatura según su especie, transforma determinadas fuerzas que luego retransmite hacia el interior de la Tierra para la economía del Mundo. Así pues, cada criatura que tenga su existencia cumple la misma función.

En todo existe transformación. Así pues, la epidermis de la Tierra es un órgano de transformación. Cuando comemos un alimento tan necesario para nuestra existencia, éste es transformado, claro está, en etapas tras etapas. ¿Quién realiza dentro de nosotros ese proceso de transformación de sus sustancias? El Centro Instintivo, tan sabio es tal Centro, realmente es asombroso la sabiduría de dicho Centro. La digestión en sí misma es transformación. El alimento en el estómago, es decir, en la parte inferior de la fábrica de tres pisos de este organismo humano, sufre transformaciones. Si algo entra sin pasar por el estómago, el organismo no podría asimilar sus principios vitamínicos, ni sus proteínas. Eso sería sencillamente una indigestión. Así, conforme nosotros vamos reflexionando en esta cuestión, llegamos a comprender la necesidad de pasar por una Transformación.

Claro está que los alimentos (físicos) se transforman. Pero hay algo que nos invita a la reflexión, y es la Transformación adecuada de las Impresiones. Para el propósito de la Naturaleza propiamente dicho, no hay necesidad alguna de que el “Animal Intelectual” transforme las Impresiones por sí mismo. Resultaría magnífico transformar las Impresiones. La mayoría de las gentes como ven el terreno de la vida práctica, creen que este mundo físico les va a dar lo que buscan y anhelan. Realmente ésta es una tremenda equivocación. La vida en sí misma entra en nosotros, a nuestro organismo, en forma de meras Impresiones. Uno no podría realmente transformar su vida si no transforma las Impresiones que llegan a la mente.

No existe realmente tal cosa como la vida externa. Estamos hablando de algo muy revolucionario, pues todo el mundo cree que el físico es lo real. Pero si nos vamos un poquito más a fondo, lo que realmente estamos recibiendo a cada momento, a cada instante, son Impresiones. Si viéramos a una persona que nos agrada o desagrada, lo primero que obtenemos son Impresiones de esa naturaleza. La vida es una sucesión de Impresiones. No como creen muchos ignorantes ilustrados: una cosa física de tipo exclusivamente material.

La realidad de la vida son sus Impresiones. Claro está que las ideas que estamos emitiendo resultan muy difíciles de captar, de aprehender. La persona que vemos sentada, por ejemplo, en una silla con tal o cual traje de color, aquél que nos saluda, aquél que nos sonríe, etc., son para nosotros cosas reales, ¿verdad? Pero si meditamos profundamente en todas ellas, llegamos a la conclusión que lo real son las Impresiones. Estas, naturalmente, llegan a la Mente por la ventana de los sentidos. Si no tuviéramos los sentidos, por ejemplo, ojos para ver, oídos para oír, ni boca para gustar los alimentos, ¿existiría para nosotros eso que se llama Cuerpo Físico? Claro que no, absolutamente no. La vida nos llega en forma de Impresiones y es allí donde existe la posibilidad de Trabajar sobre nosotros mismos.

Ante todo, ¿qué debemos hacer? Hay que comprender el Trabajo que debemos hacer. ¿Cómo podríamos lograr una transformación psicológica en sí mismos? Pues efectuando un Trabajo sobre las Impresiones que estamos recibiendo a cada momento, a cada instante. Este primer trabajo recibe el nombre de Primer Choque Consciente. Este, se relaciona con esas impresiones, que son todo cuanto conocemos del mundo exterior que estamos recibiendo. ¿Qué tamaño tienen las verdaderas cosas o las verdaderas personas? Necesitamos transformarnos cada día internamente. Al querer transformar nuestro aspecto psicológico, necesitamos Trabajar sobre las Impresiones que entran en nosotros.

¿Porqué llamamos el Trabajo sobre la transformación de las Impresiones el Primer Choque Consciente? Porque el choque es algo que no podríamos observar en forma meramente mecánica. Esto jamás podría hacerse mecánicamente, se necesita un esfuerzo auto consciente.

Es claro que cuando se comience a comprender este Trabajo, se comienza a dejar de ser hombre mecánico que sirve a los fines de la Naturaleza. Y esto va en contra de nuestra Auto-Realización Intima. Ustedes pues, empiezan a comprender el significado ahora de todo cuanto digo. Si piensan ahora en el significado de todo cuanto se les enseña aquí por la vía del esfuerzo propio, empezando por la observación de sí mismo, verán que en el lado práctico esotérico todo se relaciona íntimamente con la transformación de las energías y lo que resulta naturalmente de las mismas.

El trabajo por ejemplo, de las reacciones negativas sobre los estados de ánimo enojosos, sobre la cuestión ésta de la identificación, sobre la auto-consideración, sobre los YOES sucesivos, sobre la mentira, sobre la auto-justificación, sobre la disculpa, sobre los estados inconscientes en que nos encontramos, se relacionan con la transformación de las Impresiones.

Así convendrán que en cierto modo el Trabajo en sí, se compara a la decisión en el sentido de que en una transformación. Es necesario, pues, que reflexionemos en esto, comprendamos lo que es el Primer Choque Consciente. Es necesario formar un elemento de cambio en el lugar de entrada de las Impresiones. ¡No lo olviden!

Mediante la Comprensión del Trabajo, ustedes pueden aceptar la vida como un Trabajo realmente. Entonces estarán en un estado constante de recuerdo de sí mismo. Este estado de Conciencia en sí mismo llevará a ustedes al terrible realismo de la transformación de las Impresiones.

Las mismas Impresiones normalmente, o supra-normalmente dijéramos mejor, los llevaría a una vida mejor en lo que a ustedes naturalmente respecta. Ya la vida no obrará más sobre ustedes como lo hacía antes. Comenzarán a pensar y a comprender de una manera nueva. Y ésta es, naturalmente, el comienzo de su propia transformación. Pero mientras ustedes sigan pensando de la misma manera, es claro que no habrá ningún cambio interior. Transformar las Impresiones de la vida, es transformarse uno mismo. Esta forma enteramente nueva de pensar, puede efectuarse.
Comprenderán ustedes naturalmente: Reaccionar continuamente. Todas esas reacciones forman nuestra vida personal. Cambiar la vida de uno no es cambiar realmente nuestras propias reacciones. Pero la vida exterior nos llega como meras Impresiones que nos obligan a reaccionar.

La vida consiste principalmente en una serie sucesiva de reacciones negativas que se dan como respuesta incesante a las Impresiones que llegan a la Mente. Luego, nuestra tarea consiste en transformar las impresiones de la vida de modo que no provoquen ese tipo de respuesta. Pero para lograrlo es necesario estarnos Auto-Observando de instante en instante, de momento en momento. Es urgente, pues, estar estudiando nuestras propias Impresiones.

No se puede dejar que las Impresiones lleguen de un modo subjetivo, mecánico. Si lo hacemos, equivale a empezar la vida, a empezar a vivir más conscientemente. El individuo puede darse el lujo de que las Impresiones lleguen mecánicamente, pero si no comete semejante error, si transforma las Impresiones entonces comienza a vivir conscientemente, por eso se dice que ese es el Primer Choque Consciente. Tal Primer Choque Consciente consiste en transformar las Impresiones que llegan a la Mente en el momento de su entrada, siempre se puede trabajar en el resultado de las mismas. Claro está que caducan sin efecto mecánico, que siempre suelen ser desastrosas en el interior de nuestra psiquis.

Una vibración definida del Trabajo, una valoración de la Enseñanza, significa que este Trabajo Esotérico Gnóstico debe ser llevado hasta el punto donde entran las Impresiones y son distribuidas mecánicamente en lugares equivocados por la Personalidad para evocar las antiguas reacciones.

Voy a tratar de simplificar esto: Por ejemplo, si arrojamos una piedra a un lago cristalino, se producen en él Impresiones, y las respuestas a esas Impresiones dadas por la piedra se manifiestan en ondas que van desde el centro a la periferia, ¿verdad? Bueno, ahora este ejemplo. A la Mente, imaginémosla un momento como un lago, de pronto aparece la imagen de una persona. Esa imagen es como la piedra de nuestro ejemplo que llega al lago de la Mente, entonces la mente reacciona en forma de Impresiones, ¿verdad?; digo, en forma de Reacciones.

Las Impresiones son las que producen la imagen que llega a la Mente, las Reacciones son las respuestas a tales Impresiones. Si ustedes tiran una pelota contra un muro, el muro recibe la Impresión. Luego viene la Reacción, que consiste en el regreso de la pelota a quien la mandó. Bueno, puede que no llegue directamente pero de todas maneras rebota la pelota y eso es Reacción.

El mundo pues, está formado por impresiones. Por ejemplo, nos llega la imagen de una mesa a la mente a través de los sentidos. No podemos decir que ha llegado la mesa o que la mesa se ha metido a nuestro cerebro, eso sería absurdo. Pero sí está metida la imagen de la mesa. Entonces nuestra mente reacciona inmediatamente diciendo: esta es una mesa, que es de madera o de metal, etc. Bien, ahora, hay Impresiones que no son agradables, por ejemplo las palabras de un insultador, ¿no? Podríamos transformar esas palabras del insultador. Las palabras son como son. Entonces, ¿qué podríamos hacer? Transformar las Impresiones que tales palabras nos producen. Sí, eso es posible.

La Enseñanza Gnóstica nos enseña a cristalizar la 2ª fuerza del Cristo en nosotros mediante un postulado que dice: “HAY QUE RECIBIR CON AGRADO LAS MANIFESTACIONES DESAGRADABLES DE NUESTROS SEMEJANTES”. He ahí el modo de transformar las impresiones que producen en nosotros las palabras de un insultador. Este postulado nos llevará naturalmente hasta la cristalización de la 2ª fuerza (el Cristo) en nosotros, hacer que (el Cristo) venga a tomar forma en nosotros. Es un postulado sublime, esotérico en un cien por cien.

Si del mundo físico no conocemos sino las Impresiones, entonces propiamente el mundo físico no es tan externo como creen las gentes. Con justa razón dijo Emmanuel Kant: “Lo exterior es lo interior”. Así pues, si lo interior es lo que cuenta, debemos transformar lo interior. Las impresiones son interiores. Así pues, todos los objetos y cosas, todo lo que vemos existe en nuestro interior en forma de Impresiones que vibran incesantemente dentro de nuestra Psiquis. El resultado mecánico de tales Impresiones ha sido todos esos elementos inhumanos que llevamos dentro y que normalmente los hemos llamado YOES, y que en su conjunto constituyen el Sí Mismo.

Supongamos, por ejemplo, que un individuo vea una mujer provocativa y que no transforme sus Impresiones. El resultado será que las mismas, de tipo naturalmente lujurioso, producen en él el deseo de poseerla. Tal deseo viene a ser el resultado de tipo mecánico de la Impresión recibida, y se cristaliza, toma forma en nuestra psiquis. Se convierte en un agregado más; es decir, en un elemento inhumano que en su totalidad constituye el EGO.

Vamos a seguir reflexionando pues. En nosotros existe Ira, Codicia, Lujuria, Envidia, Orgullo, Pereza, Gula.

Ira. ¿Por qué? Porque muchas Impresiones llegaron a nuestro interior y nunca las transformamos. El resultado mecánico de tales Impresiones de Ira, forman los YOES que existen, y viven en nuestra Psiquis y que constantemente nos hacen sentir coraje.

Codicia. Indubitablemente, muchas cosas en nosotros despertaron Codicia: el dinero, las joyas, las cosas materiales de toda clase, etc. Esas cosas, esos objetos, llegaron a nosotros en forma de Impresiones, en otra cosa diferente, en una atracción por la belleza o la alegría, etc… Tales Impresiones no transformadas, naturalmente se convierten en YOES de Codicia.

Lujuria. Ya dije que distintas formas de Lujuria llegaron a nosotros en forma de Impresiones, es decir, surgieron en el interior de nuestra mente, imágenes de tipo erótico, cuya reacción fue la Lujuria. Como quiera que nosotros no transformamos esas ondas lujuriosas, esas Impresiones, ese sentir lujurioso, ese erotismo malsano, naturalmente que el resultado no se hizo esperar. Fue completamente mecánico, nacieron nuevos YOES en el interior de nuestra Psiquis, YOES morbosos.

Nadie podría decir que está viendo un árbol en sí mismo, está viendo la imagen del árbol pero no el árbol. La cosa en sí, como decía Emmanuel Kant, nadie la ve: se ve la imagen de la cosa; es decir, surge en nosotros la Impresión sobre un árbol, sobre una cosa y estas son internas. El resultado mecánico no se deja esperar. Es el nacimiento de nuevos YOES que vienen a esclavizar aún más nuestra Conciencia, que vienen a intensificar el sueño en que vivimos.

Cuando uno comprende realmente que todo lo que existe dentro de uno mismo, con relación al Mundo Físico, no son más que Impresiones, comprende también la necesidad de transformar esas Impresiones. Y al hacerlo, se produce la transformación de uno mismo. No hay cosa que más duela que la calumnia o las palabras de un insultador. Si uno es capaz de transformar las Impresiones que le producen tales palabras, pues esas quedan sin valor alguno; es decir, quedan como un cheque sin fondo. Ciertamente las palabras de un insultador no tienen más valor que el que les da el insultado. Así que si el insultado no les da valor, repito, quedan como un cheque sin fondo. Cuando uno comprende esto, transforma entonces las Impresiones de tales palabras, por ejemplo, en algo distinto, en Amor, en comprensión para el insultador. Esto, naturalmente, significa Transformación. Así, necesitamos estar transformando incesantemente las Impresiones, no sólo las presentes sino las pasadas.

Dentro de nosotros existen muchas Impresiones que cometimos el error de no haberlas transformado en el pasado. Muchos resultados mecánicos de las mismas son los tales YOES que hay que desintegrar a fin de que la Conciencia quede libre y despierta. Las cosas, las personas, dentro de ustedes, dentro de sus mentes. Si transforman esas Impresiones transforman la vida de ustedes. Cuando en uno hay, por ejemplo, una persona orgullosa de su posición social, de su dinero, pero si esa persona piensa, por ejemplo, que su posición social es una cuestión meramente mental, que son una serie de Impresiones que han llegado a su mente, Impresiones sobre su estado social, cuando piensa que tal estado no es más que una cuestión mental, o cuando analiza la cuestión de su valor, viene a darse cuenta que su posición existe en su mente en forma de Impresiones. Esa Impresión que produce el dinero y la posición social, no es más que las Impresiones internas de la Mente. Con el solo hecho de comprender que sólo son Impresiones de la Mente, haciendo transformación de las mismas, entonces el Orgullo por sí mismo decae, se desploma, nace en forma natural dentro de nosotros la Humildad.
Continuando así con estos procesos de la transformación de las Impresiones, proseguimos con algo más. Por ejemplo: una imagen de una mujer lujuriosa llega a la Mente. Tal imagen es una Impresión, obviamente. Nosotros podríamos transformar esa Impresión lujuriosa mediante la Comprensión. Bastaría con que pensemos en ese instante que esa mujer ha de morir y que su cuerpo se desintegrará en la sepultura. Sería esto más que suficiente como para transformar esa Impresión lujuriosa en Castidad. Si no se transforma, se convertiría en YOES de Lujuria.

Así pues, conviene que mediante la Comprensión transformemos las Impresiones que surgen en la mente. Creo que van entendiendo que el mundo exterior no es tan exterior como normalmente se cree. Es interior todo lo que nos llega del mundo. No son más que Impresiones internas. Nadie podría meter un árbol dentro de su mente, una silla, una casa, un palacio, una piedra. Todo llega a nuestra mente en forma de Impresiones, eso es todo.

Impresiones de un mundo que llamamos exterior y que realmente no es tan exterior como se cree. Conviene, pues, que nosotros transformemos las Impresiones mediante la Comprensión. Si alguien nos saluda, nos alaba, ¿cómo transformaríamos la Vanidad que tal o cual adulador podría provocar en nosotros? Obviamente las alabanzas, las adulaciones, no son más que Impresiones que llegan a la Mente y ésta reacciona en forma de Vanidad. Pero si se transforman esas Impresiones la Vanidad se hace imposible. ¿Cómo se transformarían pues, las palabras de un adulador? MEDIANTE LA COMPRENSIÓN.

Cuando uno comprende realmente que no es mas que una infinitesimal criatura en un rincón del Universo, de hecho transforma por sí mismo tales Impresiones de alabanza, de lisonja, en algo distinto. Convierte a tales Impresiones en lo que son; polvo, polvareda cósmica. Porque comprende su propia posición. Sabemos que nuestro planeta Tierra es un grano de arena en el Espacio. Pensemos que en la Galaxia en que vivimos, compuesta por millones de mundos, ¿qué es la Tierra? Es una partícula de polvo en el infinito y nosotros, dijéramos, somos unos micro-organismos dentro de esa partícula. ¿Entonces qué? Si nosotros comprendiéramos esto cuando nos adulan, haríamos una transformación de las Impresiones que se relacionan con la lisonja y la adulación o alabanza, y no reaccionaríamos como resultado en forma de Orgullo, ¿verdad? Tanto más reflexionemos en esto, vemos más y más la necesidad de una transformación completa de las Impresiones.

Todo lo que vemos externo es interior. Si no trabajamos con lo interior vamos por el camino del error, porque no modificamos entonces nuestros hábitos. Si queremos ser distintos necesitamos transformarnos Íntegramente. Y si queremos transformarnos, debemos empezar por transformar las Impresiones animales, bestiales, en elementos de la devoción. Entonces surge en nosotros la transformación sexual, la transmutación.

Incuestionablemente, esta cosa de las Impresiones merece ser analizada en forma clara y precisa. La Personalidad que hemos recibido o adquirido, recibe las Impresiones de la vida, pero no las transforma porque prácticamente es algo muerto. Si las Impresiones cayeran directamente sobre la Esencia, es obvio que serían transformadas porque de hecho, ella las depositaría en el Centro correspondiente de la Máquina Humana.

La Personalidad es el término que se aplica a todo cuanto adquirimos. Es claro que traduce todas las Impresiones de todos los lados de la vida de un modo limitado y prácticamente esteriotipado con arreglo a su calidad y asociación. A este respecto, en el Trabajo se compara a veces la Personalidad como una pésima secretaria que está en la habitación de enfrente, que se ocupa de todas las ideas, conceptos, preconceptos, opiniones y prejuicios. Tiene muchísimos diccionarios, enciclopedias de todo género, libros de referencia, etc., y está incomunicable en los tres Centros, es decir: el Mental, el Emocional y los Centros Físicos. Y como consecuencia o corolario, resulta de ello que se pone en comunicación casi siempre con centros equivocados. Esto significa que las Impresiones que llegan son enviadas a lugares equivocados, es decir, a Centros que no le corresponden y producen, naturalmente, resultados equivocados.

Pondré un ejemplo para que ustedes me puedan entender mejor. Supongamos que una mujer atiende con mucha consideración y respeto a un caballero. Claro, las Impresiones que el caballero está recibiendo en su mente son recibidas con la Personalidad y ésta la envía a Centros equivocados. Normalmente la manda al Centro Sexual. Entonces este caballero llega a creer firmemente que la dama está enamorada de él y, como es lógico, no tarda mucho tiempo en que él se apresure a hacerle insinuaciones de tipo amoroso. Indubitablemente, si aquella dama jamás ha tenido esa clase de preocupaciones por el caballero, no deja de sentirse con mucha razón sorprendida. Ese es el resultado de una pésima transformación de las Impresiones.

Vean ustedes cuan mala secretaria es la Personalidad. Indubitablemente, la vida de un hombre depende de esta secretaria que busca mecánicamente la transformación en sus libros de referencias, sin comprender en absoluto lo que significa en realidad, y la transmite, en consecuencia, sin preocupaciones por lo que pueda ocurrir, sintiendo únicamente que está cumpliendo con su deber. Esta es nuestra situación interior.

Lo que importa comprender en esta alegoría es que la Personalidad humana que nosotros adquirimos y debemos adquirir, empieza a hacerse cargo de nuestra vida. Esto es algo demasiado importante, incuestionablemente es inútil imaginar que esto sucede a ciertas y determinadas personas, les sucede a todos, quien quiera que sea.

Es obvio que estas reacciones ante los impactos del mundo exterior, constituyen nuestra propia vida. La humanidad en este sentido, podemos decir en forma enfática que es completamente mecanicista. Cualquier hombre, en la vida, se ha formado una cantidad de reacciones que vienen a ser las experiencias prácticas de su existencia. Es claro que como toda acción produce una reacción, acciones de cierto tipo vienen a producir reacciones de cierto tipo y a tales reacciones se les llama Experiencias.

Lo Importante sería, por ejemplo, conocer mejor nuestras acciones y reacciones, poder relajar la Mente. Esto de relajamiento mental es magnífico. Acostarse en su lecho o en un cómodo sillón, relajar todos los músculos pacientemente y luego vaciar la Mente de toda clase de pensamientos, deseos, emociones, recuerdos. Cuando la Mente esté en silencio podemos conocernos mejor a sí mismos. En tales momentos de quietud y silencio mental, es cuando realmente venimos a verificar en forma directa el crudo realismo de todas las acciones de la vida práctica.

Cuando la Mente se encuentra en reposo absoluto veremos a multitud de elementos y sub-elementos acciones y reacciones, deseos y pasiones, etc., como algo ajeno a nosotros. Pero esperan el instante preciso para poder realizar el control sobre nosotros mismos sobre nuestra Personalidad. He ahí el motivo por el cual vale la pena el silencio y la quietud de la Mente. Obviamente la relajación del entendimiento, en el sentido más completo de la palabra, nos conduce al Auto-Conocimiento individual.

Así es que de toda la vida, es decir, la vida exterior, lo que vemos, oímos y vivimos es para cada persona la reacción frente a las Impresiones que le llegan del Mundo Físico. Es un gran error pensar que lo que es llamado vida, sea una cosa fija, sólida; la misma para cualquier persona. Ciertamente, no hay una sola persona que tenga las mismas Impresiones que, con respecto a la vida existan en el género humano, son infinitas.

La vida, ciertamente, son nuestras Impresiones de ella y es claro que nosotros podemos, si nos lo proponemos, transformar tales Impresiones. Pero como se dijo, ésta es una idea muy difícil de comprender debido a que es tan poderoso el hipnotismo de los sentidos. Aunque parece increíble, todos los seres humanos se hallan en estado de Hipnotismo Colectivo.

Tal hipnosis es producida por el estado residual del abominable Órgano Kundartiguador. Cuando se eliminó del ser humano, quedaron los diversos agregados psíquicos o elementos inhumanos que en su conjunto constituyen el Mí Mismo, el Sí Mismo. Estos elementos y sub-elementos, a su vez, condicionan a la Conciencia y la mantienen en estado de hipnosis. Así pues, existe la hipnosis de tipo colectivo. TODO EL MUNDO ESTA HIPNOTIZADO.

La Mente está tan enfrascada en el mundo de los cinco sentidos, que no acierta a comprender como podría independizarse de ello. Cree firmemente que es un Dios. Así, nuestra vida interior, la verdadera vida de pensamientos, de sentimientos, sigue siendo confusa para nuestras concepciones meramente razonativas e intelectivas. No obstante, al mismo tiempo sabemos muy bien donde vivimos realmente, nuestro mundo de sentimientos y pensamientos. Esto es algo que nadie puede negar. La vida son nuestras Impresiones y éstas pueden ser transformadas.

Así pues, necesitamos aprender a transformar mejor las Impresiones. Empero no es posible transformar cosa alguna en nosotros si seguimos pegados al mundo de los cinco sentidos.

Como dije en pasadas pláticas, el Trabajo le enseña a uno que si el trabajo es negativo, se debe a la culpa propia. Desde el punto de vista sensorial es que ésta o aquella persona del mundo exterior, a quien uno ve y oye por medio de los ojos u oídos, tiene la culpa. Esta persona, a su vez, dirá que nosotros somos los culpables. Pero realmente, la culpa está en las Impresiones que nosotros tengamos sobre las personas.

Muchas veces pensamos que una persona es perversa cuando en el fondo esa persona es una mansa oveja. Conviene mucho aprender a transformar todas las Impresiones que nosotros tengamos sobre la vida. Aprender a recibir, dijéramos con agrado, las manifestaciones desagradables de nuestros semejantes. Hablando científicamente sobre las Impresiones que llegan a nosotros y del modo de transformarlas, diremos lo siguiente: Las Impresiones que llegan a nosotros corresponden al Hidrógeno 48.

MUNDO
EXTERIOR IMPRESIONES PERSONALIDAD

ESENCIA CENTROS
MAQUINA

LUZ
COMPRENSIÓN YOES

2
NECESIDAD DE CAMBIAR LA FORMA DE PENSAR

Cultivar la capacidad y la eficiencia sin la comprensión de la vida, sin el conocimiento de sí mismo, sin una percepción directa del proceso del MÍ MISMO sin un estudio detenido del propio modo de pensar, sentir, desear y actuar, sólo servirá para aumentar nuestra propia crueldad, nuestro propio egoísmo, aquellos factores psicológicos que producen guerra, hambre, miseria, dolor.

Ante todo es necesario conocer las leyes del Trabajo Esotérico Gnóstico, si es que en realidad de verdad queremos un cambio radical y concientivo.

En nombre de la Verdad diremos, que si por alguna parte hemos de empezar a trabajar sobre sí mismos, tiene que ser en relación con la mente y con el sentimiento.

Sería absurdo empezar a trabajar con el Centro Motor, por ejemplo, que como ustedes ya saben se relacionan con los hábitos, costumbres y acciones de tal órgano o de tal Centro; obviamente esto sería como empezar con un faquirismo absurdo. Y a propósito de fakires, en la India hay fakires que, por ejemplo, levantan un brazo en alto y lo sostienen por tiempo indefinido, hasta que llega a quedar rígido. Hay otros que permanecen firmes en un sólo lugar durante 20 y 30 años, hasta convertirse en verdaderas estatuas. Y después de todo, ¿qué es lo que ganan esos fakires? Desarrollar un poco la fuerza de la voluntad y eso es obvio. No podemos pensar que ellos vayan a crear el Cuerpo de la Voluntad consciente, es claro que no.

No se puede crear ningún Cuerpo fuera de la Novena Esfera. Si fuera posible crear algún Cuerpo en ausencia de la Novena Esfera, nosotros hubiéramos nacido pues, del aire, en algún lago, entre una roca, no seríamos hijos de un hombre y una mujer. Pero somos hijos en verdad de un hombre y de una mujer. Entonces, la Creación se realiza en la Novena Esfera, eso es obvio.

Así pues, ningún fakir podría crear el Cuerpo de la Voluntad Consciente lejos de la Novena Esfera. Nada ganan pues los que se dedican al faquirismo, excepto que desarrollan un poco la fuerza de la voluntad, Empezar pues con el Centro Motor sería absurdo. Empezar a trabajar con el Centro Sexual sin tener una información correcta del Cuerpo de Doctrina Gnóstica, aún más, porque el que comienza en esas condiciones no sabe lo que está haciendo, no tiene conciencia clara del Trabajo en la Forja de los Cíclopes, puede caer, es obvio, en gravísimos errores.

Recordemos que primero es el Centro Intelectual, segundo el Emocional, tercero el Motor, cuarto el Instintivo, quinto el Sexual. Existe también el sexto que es la Emoción Superior, y el séptimo que es el Mental Superior. Pero si no empezáramos en realidad de verdad con los centros inferiores de la máquina humana, caeríamos en el error.

Antes que todo, en estos estudios debemos empezar con los Centros Intelectual y Emocional. Necesitamos en verdad cambiar nuestra forma de pensar, de lo contrario marcharemos por el camino del error.

¿De qué serviría, por ejemplo, que ustedes asistieran a estas cátedras y no cambiaran su forma de pensar? Aquí se les dan ejercicios esotéricos, se les orienta doctrinariamente, pero si ustedes no cambian su forma de pensar, ¿de qué les sirve todo lo que aquí se les dice?

Se les dice que hay que disolver el EGO, que hay que sacrificarse por la humanidad, se les dice que hay que crear los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser; pero si ustedes continúan pensando como antes, con los mismos hábitos mentales de otros tiempos, ¿de qué sirve todo lo que aquí están escuchando? Se les dice que tienen que desintegrar el EGO pero ustedes continúan con sus viejos hábitos mentales, con sus formas y sistemas caducos de pensar, entonces, ¿de qué les sirve la información que se les está dando?

En las Sagradas Escrituras se habla muy claramente y precisamente sobre aquello del “vino viejo y el vino nuevo”; que nadie echaría, por ejemplo -dice el Cristo- “vino nuevo en odre viejo”, porque los odres viejos se romperían. Así pues, que para el vino nuevo se necesita odres nuevos. También dice el Gran Kabir Jesús que a nadie se le ocurriría remendar o poner remiendos en ropa vieja con pedazos, dijéramos, de ropa nueva. Es ingrato, por ejemplo, romper un traje nuevo para remendar uno viejo. Eso sería absurdo, ¿verdad?

Así también esta nueva Enseñanza es como el vino nuevo, necesita odres nuevos. ¿Cuál es este ODRE? La Mente, Si no abandonamos las formas caducas de pensar, si seguimos pensando en los hábitos que antes teníamos, sencillamente, estamos PERDIENDO EL TIEMPO.

Se necesita CAMBIAR la forma de pensar. Para vino nuevo, odre nuevo se necesita. Así pues, necesitamos cambiar completamente nuestra forma de pensar a fin de recibir esta Enseñanza: ese es el punto grave de la cuestión. Porque si recibimos esta Enseñanza y la añadimos a la vieja forma de pensar que teníamos antes, a nuestros viejos hábitos mentales, nada estamos haciendo. Lo que estamos es engañándonos a sí mismos.

Querer enganchar “«el carro” de la Enseñanza Gnóstica a nuestro viejo “carro”, todo dañado por el tiempo, lleno de basuras e inmundicias.

Toca ante todo de preparar un recipiente para recibir el vino de la Enseñanza Gnóstica. Ese recipiente es la MENTE. Sólo así, con un recipiente nuevo, transformado, puede recibirse el vino de la Enseñanza Gnóstica. Y eso es lo que quiero que todos los hermanos vayan comprendiendo.

Necesitamos que las emociones negativas sean eliminadas de nosotros, porque esas emociones negativas pues no permiten un cambio de fondo. Es imposible transformarnos si aún poseemos dentro de nosotros emociones negativas. Nosotros tenemos que erradicar de nuestro corazón las emociones de tipo negativo, que son verdaderamente perjudiciales en todo sentido. Una persona que se deja llevar por emociones negativas, se vuelve mentirosa en un cien por cien, de manera que las emociones negativas lo tornan a uno mentiroso. Pónganse ustedes atentos como mienten, lanzan juicios falsos y luego se arrepienten. Pero ya es tarde.

Así pues, debemos eliminar de nuestra naturaleza las emociones negativas, la MENTIRA ciertamente es una conexión falsa, porque mermamos la Energía del PADRE, la vida del Anciano de los Días, es decir, de nuestro Ser Interior Profundo que fluye a través de la Organización Cósmica interior hasta llegar a la Mente. Si nosotros hacemos una conexión falsa, entonces ya no puede fluir esa Energía. Es como si se cortara el alambre eléctrico, entonces la energía eléctrica no llega al foco que nos iluminaría.

Así pues, la mentira, ya les dije y repito, es una conexión falsa. Cuando joven uno se llena de emociones negativas, se torna mentiroso. Esa es la cruda realidad de los hechos. Si nosotros verdaderamente comprendemos todo esto, y empezamos por cambiar nuestra forma de pensar y de sentir, muy pronto esto se reflejará en nuestra persona.

Una vez que uno ha cambiado su forma de pensar, sentir y actuar, entonces está perfectamente listo para empezar a Trabajar en los Misterios del Sexo. Cometeríamos un grave error si permitiéramos que las gentes comiencen de una vez a Trabajar en la Novena Esfera sin conocer siquiera el Cuerpo de Doctrina. Eso es absurdo, porque las gentes que no han cambiado su forma de pensar, que continúan con sus mismos hábitos, las gentes que tienen su misma forma de sentir, que son víctimas de las emociones negativas, no comprenden estos Misterios del Ser sin destrozarlos. Entonces, ¿por qué no se insiste en que primero se conozca la Ciencia, para luego entrar a Trabajar en la Novena Esfera? Tiene razón en esto Felipe Teofrasto Bombasto de Hohenheim, Aureolo Paracelso.

Empecemos pues por cambiar nuestra forma de pensar, de sentir. Muchos reciben enseñanzas esotéricas pero si continúan pensando como antes, como pensaban hace 20 años. ¿Qué esperan entonces? Estamos perdiendo el tiempo. Si se les ha dado a las gentes las Enseñanzas para que se Auto-Realicen, para que cambien y si continúan pensando como antes, obviamente marchan muy mal.

Conozco el caso de algunas personas que tienen 20 ó 30 años en la Enseñanza Gnóstica. Y todavía piensan como pensaban hace 20 ó 30 años. Muy ilustrados, sí, manejan muy bien las ideas pero si uno les examina detenidamente todas sus costumbres, verá que son las mismas que tenían antes. Conozco otros hasta muy juiciosos, cumplidores de sus deberes, que platican muy bien sobre el amor, que manejan el Cuerpo de doctrina en forma extraordinaria, pero los he estado observando y resulta que actúan como cuando no eran Gnósticos. Actúan como actuaban hace años atrás, tienen las costumbres viejas que tenían cuando nada sabían sobre estos Estudios, continúan con esas mismas viejas costumbres, ¿qué están haciendo estas personas, entonces? Obviamente se están auto-engañando miserablemente, eso es obvio.

Así pues, hemos de empezar por cambiar nuestra forma de pensar y después la forma de sentir, tener el vino nuevo, el vino Gnóstico en odre nuevo, no en odre viejo.

Una Mente decrépita, llena de hábitos viejos, de hábitos de hace 20 y 30 años atrás, no está preparada para recibir el vino de la Gnosis. Una mente así necesita forzosamente pasar por un cambio total, de lo contrario, está perdiendo el tiempo miserablemente.

En el mundo oriental no se ignora que la gente está dormida, nadie lo ignora, pero en el mundo occidental la gente cree que está despierta y, sin embargo, hacen cosas que no quieren hacer. Se lanzan a la guerra, más no quieren ir a la guerra, pero siempre van aunque no quieran, ¿por qué? Porque están HIPNOTIZADOS. Ustedes saben que si a un sujeto hipnotizado, por ejemplo, le ordenamos que vaya a matar a alguien, va y lo mata. Eso ya está previsto en el Código Penal de todos los países de la Tierra. Así también sucede con las gentes de todas las latitudes, están HIPNOTIZADOS pero creen que están despiertos.

Si se les dice que ha llegado la hora de ir a la guerra, van a la guerra, no quieren ir, pero van. ¿Por qué? Porque están hipnotizados. Eso es gravísimo, tremendamente bestial. ¿Que necesitamos salirnos del sueño hipnótico? Es verdad, pero vamos a ver, ¿cómo salimos del sueño hipnótico? Si estamos contentos con nuestros hábitos mentales, con nuestros sistemas de razonar, con nuestros hábitos sentimentales, con nuestros hábitos o costumbres adquiridas, por la herencia y por la familia, entonces, aunque escuchemos las Enseñanzas, sencillamente, estamos perdiendo el tiempo.

Pregúntense ustedes a sí mismos, ¿para qué han venido?, ¿Con qué objeto recibimos las Enseñanzas? Si están aquí reunidos por mera curiosidad, vale más que no hubieran venido. Si de verdad les ha nacido el anhelo de cambiar, pero continúan muy contentos con sus viejas formas de pensar, sencillamente se están auto-engañando.

Si ustedes quieren enganchar el “carro” de la Gnosis a sus viejos códices carcomidos por el tiempo y podridos hasta el tuétano de los huesos, pues, están haciendo un juego muy tonto, que a nada les conduce. Así pues, no nos engañemos a nosotros mismos. Ustedes quieren cambiar, ya lo sé; empecemos por cambiar nuestra forma de pensar.

Cada cual tiene su forma de pensar y cada cual cree que su forma de pensar es la más correcta. En realidad, de verdad, las diversas formas de pensar de cada cual o de todos en conjunto, de correcto no tienen nada, porque están hipnotizados. ¿Cómo puede pensar correcto una persona hipnotizada? Pero ustedes creen que están pensando correctamente. He ahí su error.

Hábitos mentales no sirven. Si es que quieren cambiar de verdad, aquí tienen la Enseñanza nueva, aquí tienen el vino de la Gnosis. Pero por favor, traigan odres nuevos para ese vino, no odres viejos; porque el vino nuevo rompe los odres viejos.

Me interesa darles clara la Enseñanza a los hermanos, pero darla seriamente, y por eso les invito a cambiar su forma de pensar.

¿Han reflexionado acaso ustedes sobre qué es la Conciencia? ¿Es que acaso podríamos comparar la Conciencia? Mas, hay un poco de luz que se dirige de un lugar a otro, eso es obvio.

La Conciencia debemos aprender a aprovecharla donde debe ser colocada. Donde esté nuestra Conciencia, allí estaremos nosotros. Ustedes me escuchan en este momento, pero, ¿están seguros de que la Conciencia de cada uno de ustedes está aquí? Si está aquí me place, pero, ¿estamos seguros de que está aquí? Puede ser que esté en la casa, en la cantina, puede ser que esté en el supermercado y que aquí tan sólo estemos viendo la Personalidad de tal o cual hermano.

Así pues, donde esté la Conciencia, allí estamos nosotros. Lo que hay que hacer es aprender a aprovecharnos inteligentemente de donde debe de ser colocada. Si colocamos nuestra Conciencia en una cantina, se procesará en virtud de la cantina; si la colocamos en una casa de citas, se procesará allí; si la colocamos nosotros en un mercado, tendremos un buen mercado o un mal mercado. Donde quiera que esté la Conciencia, allí estaremos nosotros.

La Conciencia está desgraciadamente embotellada. Y un YO de la lujuria podrá llevar nuestra Conciencia pues a una casa de citas; un YO de la borrachera, se la podrá llevar a una cantina; un YO codicioso se la llevará por allá, a algún mercado; un YO festivo se la llevará por allá a la casa de algún amigo, etc. ¿Acaso a ustedes les parece correcto no saber orientar la Conciencia?

Tengo entendido que es absurdo llevarla a lugares donde no debe estar, y eso es obvio. Desgraciadamente, repito, nuestra Conciencia está actualmente enfrascada y embotellada dentro de los distintos elementos inhumanos que en nuestro interior cargamos.

Necesitamos quebrar todos los elementos indeseables dentro de los cuales se haya embotellada la Conciencia. Pero díganme, ¿haríamos eso si no CAMBIÁRAMOS NUESTRA FORMA DE PENSAR, si estamos contentísimos con nuestros viejos hábitos caducos y extemporáneos que tenemos en la Mente?, ¿Nos preocuparíamos, acaso, por despertar la Conciencia? Es claro que no.

Si se quiere cambiar vamos a cambiar desde ahora mismo, a cambiar nuestros hábitos mentales, nuestra forma de pensar. Cuando uno cambia de verdad, origina cambios interiores. Cuando uno cambia su forma de pensar, puede entonces cambiar totalmente en su interior.

¿Cómo puede uno decir que va a provocar un cambio en su Conciencia interior si la deja llevar para donde los YOES quieren? Nosotros realmente no sabemos usarla y eso es verdaderamente lamentable. Si queremos un cambio, pero de fondo, debemos también ir aprendiendo a saber que cosa es eso que se llama Conciencia.

En el Mundo Oriental se nos ha dicho que antes que nazca el Bodhisattva debe existir en nosotros el Bodhisita. Pero antes de todo, ¿qué cosa es eso que se llama Bodhisattva? Algunos de ustedes lo sabrán y otros no.

H.P. Blavatsky dice que una vez que se posee los cuerpos Causal, Mental, Astral y Físico se es un Bodhisattva. El Alma Humana, el Alma Causal, vestida con tales Cuerpos, es un Bodhisattva, es el Alma humana, revestida con los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser.

En el Budhismo del Mahayana o Mahayani, no reconocen como Bodhisattva sino a aquellos que se han sacrificado por la Humanidad a través de sucesivos Mahamvantaras.

Hay dos clases de Bodhisattvas, dice el Budhismo Mahayánico. Primero, los Buddhas Prayetas, o mejor dicho, los aspirantes a Buddhas Prayetas. Estos no se sacrifican por la Humanidad jamás, nunca dan su vida por sus hermanos, y es claro, jamás encarnan al Cristo Intimo. Los otros son verdaderamente los Bodhisattvas, aquellos que han renunciado a la felicidad del Nirvana por Amor a la Humanidad, aquellos que en distintos Mahamvantaras han entregado su sangre por la humanidad. Prefiriendo vivir felices en el Nirvana, han renunciado a cualquier felicidad por sus hermanos en la Tierra; son los únicos que verdaderamente pueden encarnar al Cristo.

Pero volvamos a esto del Bodhisita. ¿Qué es el Bodhisita? La Conciencia ya despierta, desarrollada, convertida en el Embrión Áureo. Es pues, la verdadera armadura argentada que nos puede proteger de las potencias de las tinieblas y que nos da la Sapiencia y la Experiencia.

Antes de que surja el Bodhisattva en el interior de alguien, surge el Bodhisita; es decir, la Conciencia despierta y desarrollada. Vean ustedes pues, cuánto vale ese don que se llama Conciencia. Es lástima que la humanidad tenga la Conciencia enfrascada dentro del EGO. Y es claro, que mientras las gentes continúen pensando como piensan, sintiendo como sienten y con sus mismas viejas costumbres rancias, no podrán despertar la Conciencia, continuará aquélla hipnotizada. Y como secuencia o corolario diremos que nunca surgirá entonces el Bodhisita.

Cuando el Bodhisita, que es la conciencia desarrollada y despierta, surge en uno, en el aspirante, entonces pronto aparece el Bodhisattva. Obviamente el Bodhisattva se va formando dentro del clímax psicológico del Bodhisita. Es grandioso el Bodhisita.

En realidad, de verdad, mis caros hermanos, es grande cuando uno verdaderamente cambia su forma de pensar, porque entonces, y sólo entonces, trabajará para despertar la Conciencia. Entonces, y sólo entonces hará un Trabajo serio que lo conduzca al nacimiento del Bodhisita; antes no es posible.

Vivimos en un mundo desgraciadamente doloroso, todos ustedes están llenos de dolor, de sufrimientos. Felicidad no existe en este mundo, no es posible. Mientras haya EGO, tiene que haber dolor.

Mientras continuemos con nuestra forma rancia no podemos ser dichosos. Mientras seamos víctimas de las emociones negativas, cualquier género de felicidad se hace imposible. Nosotros necesitamos en verdad, llegar a la Felicidad.

No podríamos conseguir tal logro si no despertáramos la Conciencia. Y no despertaríamos la Conciencia si continuáramos con la forma que actualmente tenemos de pensar. Así pues, conviene que veamos cómo estamos pensando, cambiemos esa forma anticuada del pensamiento y preparemos nosotros odres nuevos, para el Vino nuevo que es la Gnosis, y así trabajaremos de verdad.

Este mundo se sostiene con las Leyes de Causa y Efecto, que son las Leyes del Karma. También se les llama, Acción y Consecuencia: tal acción, tal consecuencia. Este es un mundo bastante complejo, es un mundo de asociaciones, combinaciones múltiples y abismos incesantes, lucha de los opuestos, etc. En estas circunstancias no es posible que exista en este mundo la Felicidad.

Cada uno de nosotros tiene que pagar su Karma, estamos llenos de deudas. Ese Karma obviamente nos trae mucho dolor, mucha amargura, no somos dichosos.

Muchos piensan que podríamos llegar a la Felicidad a través de la mecánica de la Evolución. Es un concepto falso, porque la mecánica es mecánica. La Ley de la Evolución, y también la de la Involución, constituyen el eje mecánico de esta maquinaria que se llama Naturaleza.

Hay Evolución en el grano que germina, en la planta que se desarrolla y, al fin, da frutos. Hay Involución en la planta que ya entra en decrepitud y, por último, se convierte en un montón de leños. Hay Evolución en el niño que se forma en el claustro materno, en la criatura que nace, que crece, que se desarrolla y vive a la luz del sol. Más también existe la Involución en el ser humano que envejece, decrece, entra en decrepitud y, al fin, muere. Eso es completamente mecánico.

También es mecánica la Ley del Karma en cierto sentido, mirado a la luz de las doce Nidanas. Lo que necesitamos es liberarnos, precisamente, de la Ley del Karma; Necesitamos liberarnos de ese movimiento mecánico de la Naturaleza. Necesitamos hacernos libres, y no será posible mediante la Evolución mecánica.

La Evolución mecánica se procesa de acuerdo con Leyes de Causa y Efecto, la Ley de las Asociaciones y Combinaciones Múltiples, etc. Lo que es mecánico es mecánico. Nosotros necesitamos liberarnos de la ley de la Evolución y también de la Involución, necesitamos dar un gran salto para caer en el Vacío Iluminador.

Obviamente pues, existe una antítesis entre la teoría de la Relatividad que predicara Albert Einstein y el Vacío Iluminador. Lo relativo es relativo, la maquina de la Relatividad funciona con la Ley de los opuestos. En la lucha de las antítesis hay dolor, y eso no es felicidad. Si queremos la auténtica Felicidad debemos salirnos de la ley de la mecánica ésta de la Relatividad.

Apenas si tendría unos 18 años cuando quise dar el gran salto, pasar más allá del tiempo y evidenciar eso que no es del tiempo, eso que podríamos llamar la experiencia del Prajna Paramita en el más crudo realismo. No está de más enfatizarles a ustedes la noticia de que tales vivencias tuve que repetirlas tres veces.

En el Vacío Iluminador no existe dualismo conceptual de ninguna especie; la maquinaria de la Relatividad no funcionaría en el Vacío Iluminador, la Ley de las Mutuas Combinaciones, de Asociaciones Mecánicas no es posible en el Vacío Iluminador. Toda la Relatividad de Einstein quedaría, destruida en el Vacío Iluminador.

Indubitablemente la experiencia del Vacío Iluminador sólo es posible en el estado del Shamadi, o como se dijera también en el Indostán, de Prajna Paramita.

En el Vacío Iluminador no existen formas de ninguna especie. Podría decirse que allí pasa uno más allá del Universo y de los Dioses. En el Vacío Iluminador podría haber una respuesta correcta a aquello de que «Sí todo el Universo se reduce a la Unidad, ¿a qué se reduciría la Unidad?»

Tal respuesta no es posible para la Mente Lógica, o por lo menos con la Mente que funciona de acuerdo con la Lógica Formal. En el Vacío Iluminador no es necesaria tal respuesta sino que admite una realidad potente en sí misma. «Todas las cosas se reducen hacia la Unidad, la Unidad también se reduce a todas las cosas». Entonces se penetra en ese estado de Maha-Shamadi dijéramos, se vive en todas las cosas desprovisto de todo, y esto, de por sí, ya es grandioso, sublime e inefable.

El Vacío Iluminador sólo es posible mediante el gran salto y a condición de haber pasado por la Aniquilación Budhista total, de lo contrario no sería posible.

En aquella época aún no había pasado yo por la Aniquilación Budhista, y, obviamente, a medida que me acercaba a la Gran Realidad, la Conciencia se expandía en forma desmesurada. Es obvio que en esta situación, no habiendo pasado por la Aniquilación Budhista, sentí indecible terror, motivo por el cual regresé a mi Universo de la Relatividad de Einstein. Repito, tres veces experimenté pues el Vacío Iluminador.

Existe una Intuición de tipo trascendental, porque en el terreno de la Intuición, o en el Mundo de la Intuicionalidad, hay distintos grados de Intuición. Incuestionablemente, el más elevado grado Intuicional es el de las mentes filosófico-religiosas o filosófico-místicas, es el tipo de Intuición que corresponde al Prajna Paramita.

Tal facultad pues, me permitió pasar más allá del Mundo del Vacío Iluminador, a la Gran Realidad.

Quiero afirmarles a ustedes en forma enfática que este Camino de la Gnosis conduce a la Gran Realidad, está más allá del Universo de la Relatividad; es decir, está más allá de las leyes mecánicas de la Relatividad, más allá, mucho más allá del Vacío Iluminador. Mientras tanto, para nosotros es necesario pasar por una suprema Aniquilación a fin de que la Conciencia convertida en Bodhisita, totalmente despierta, pueda dar el gran salto al Vacío Iluminador.

Ya les digo: tenemos que empezar por cambiar nuestra forma de pensar para trabajar correctamente sobre sí mismos. No podríamos concebir nosotros el Despertar de la Conciencia, el desarrollo del Bodhisita, si antes no cambiamos nuestra forma de pensar.

Es necesario saber Meditar, comprender lo que es la Técnica de la Meditación, el Objeto de la Meditación. ¿Qué es lo que queremos nosotros a través de la Meditación? Nadie podría tener su mente en santa paz con ese pensar caduco y extemporáneo que carga. Nadie podría tener paz en su corazón sino hubiese eliminado de sí mismo previamente las emociones negativas y perjudiciales.

Cuando un Arhat Gnóstico se sumerge en sí mismo, en esos instantes se pone a trabajar sobre algún elemento inhumano que ha descubierto mediante la Auto-Observación.

Vamos a suponer que descubrió la Ira. Entra entonces a comprender el agregado psíquico de la Ira con la ayuda de su Divina Madre Kundalini, podrá invocarla para que le ayude una vez descubierto agregado psíquico. Entonces Ella se propondrá desintegrar tal agregado para que venga en su sustitución el Amor.

A medida que se vayan desintegrando todos esos agregados psíquicos inhumanos que cargamos en nuestro interior, la Conciencia irá despertando.

Mucho se ha hablado en la Gnosis sobre el Sexo, mas debemos primero cambiar nuestra forma de pensar para que nos hagamos más conscientes de la Enseñanza. Sólo así trabajaremos con éxito en la Forja Encendida de Vulcano.

3
LA CORRIENTE DEL SONIDO

Comprender es algo inmediato, directo, algo que vivenciamos intensamente, algo que experimentamos muy profundamente y que inevitablemente viene a convertirse en el verdadero RESORTE intimo de la acción consciente.

Ante todo considero que es necesario cambiar, debemos salir del estado este en que nos encontramos, urge una transformación total dentro de sí mismo.

Indubitablemente ningún cambio se procesa sin un “shock” especial. Obviamente las siete notas DO, RE, MI, FA, SOL, LA, SI, se hallan relacionadas con todos los eventos de la vida. DO-RE-MI, implican de hecho una serie de sucesos. Pero observen ustedes que entre el mismo MI y FA existe realmente una pausa. Así pues, FA, SOL, LA, son las notas siguientes. Entre LA y SI hay otra pausa.

Si uno se propone en la vida realizar un programa, habrá de comenzar inevitablemente por la nota DO, seguirá con la RE y llegará a la nota MI. Al llegar a esa parte tiene dificultades, inconvenientes: es una pausa entre la nota MI y la nota FA. Entonces la Corriente del Sonido tiende a regresar al punto de partida original.

Como consecuencia o corolario, es apenas normal que el esfuerzo inicial, el proyecto que se puso en marcha, zozobre. Pero si uno lanza un nuevo esfuerzo para atravesar la pausa, es obvio, apenas normal, que se mantendrá en línea recta y hasta en ascensión el impulso que inició y el negocio triunfará.

Continuando con todo esto, vemos que vienen luego las notas FA, SOL, LA, pero entre el LA y el SI existe una nueva pausa. Si no se refuerza el impulso original, la Corriente del Sonido regresará al punto de partida original y fracasará la empresa, el proyecto o el negocio. Así que es muy importante esto de las siete notas de la escala musical, es formidable esta cuestión de la Corriente del Sonido.

Hay que darle un “shock” al sonido entre las notas MI y FA y otro entre las notas LA y SI. Siempre se necesita de un “shock” qué le permita a uno existir, para lograr un cambio, una transformación.

Un niño nace, viene al mundo. El primer “shock” que percibe es el del aire que inhala, que recibe. Al llegar el aire, al recibirlo por primera vez, el niño vive. De manera que nosotros necesitamos de ese “shock”, meramente físico para existir. También es cierto que si, por ejemplo, en vez de respirar nosotros Oxígeno, Nitrógeno, etc., respiramos Monóxido de Carbono, se produciría el “shock” pero no sería recibido por el cuerpo, el cuerpo no aceptaría ese “shock” y vendría la muerte.

En cuanto a nuestra tan cacareada civilización moderna, sucede que necesitaría un “shock” para no morir, para no ser destruida. Ese “shock” sólo podría ser a través de otra civilización inmensamente superior a la nuestra, sólo así podría esta civilización no morir. Habría que inventar el tipo de “shock” para dárselo a esta civilización agonizante, pero no se ha inventado ese tipo de “shock” que permita a esta civilización transformarse y existir. Obviamente, esta civilización tendrá que morir por falta de ese “shock”, eso esté claro.

Siguiendo hacia adelante, tendremos que contemplar al hombre a la luz del Génesis, sólo así comprenderemos que clase de “shocks” nos llevarían a la Auto-Realización Intima del Ser. ¿Qué nos dice el Génesis, Dice que: “En el principio creo Dios los Cielos y la Tierra…”, Los ignorantes ilustrados suponen que se refiere exclusivamente a los Cielos macrocósmicos y a la Tierra meramente física, la Tierra ésta en que vivimos.

No niego que se refiera también a ella, entre otras cosas, pero específicamente se está refiriendo en forma concreta al Microcosmos Hombre. Los Cielos son los estados de conciencia dentro de nosotros mismos, dentro del hombre mismo. En cuanto a la Tierra, es el cuerpo físico del hombre, la Tierra Filosófica citada por los alquimistas medievales, la Tierra Filosofal. Así es que en el principio creó Dios los Cielos, los estados de conciencia superiores del Hombre, y la Tierra, el cuerpo físico.

El Génesis añade: “La Tierra estaba desordenada y vacía y el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas…”. ¿A qué se está haciendo alusión aquí? Simplemente al bípedo tricerebrado o tricentrado equivocadamente llamado Hombre, al “Animal Intelectual”, que es Tierra desordenada y vacía, que tiene su Mente en el más completo desorden. Es un verdadero caos que únicamente cree lo que le informan los cinco sentidos, que vive en el mundo de las pasiones animales, que nada sabe sobre lo Real, sobre lo Esotérico, que es absolutamente ignorante, que nunca ha recibido un rayo de Luz, etc. Es el hombre común y corriente, el hombre del mercado, el hombre de la plaza pública, el hombre vulgar de la Tierra, el tipo sensual y grosero. Ese es el promedio de la vida humana, el promedio de todos los millones de seres humanos o humanoides que viven actualmente sobre la Tierra.

Pero, ¿cómo salir de ese estado? Imaginémonos por un momento que nos subimos a una torre para ver las multitudes humanas, ¿cómo hacer para que salgan de ese estado en que se encuentran? No hay duda de que cada una de esas personas que en general componen las multitudes es Tierra desordenada y vacía, eso es obvio. ¿Cómo hacer? Se necesita de un “shock” especial, sólo así podría darse el caso de que hubiera cambio, sólo así es posible ese “shock”.

El Génesis dice que creó Dios la Luz y dijo: “Hágase la Luz y la Luz fue hecha…”, y que separó Luz de las Tinieblas. ¿A qué Tinieblas se refiere el Génesis? Pues a las Tinieblas que están dentro de uno mismo, dentro de esta Tierra Filosófica. Pero, ¿qué clase de Tinieblas son esas? Pues esas Tinieblas constituyen los Agregados Psíquicos inhumanos que personifican a nuestros defectos de tipo psicológico, IRA, CODICIA, LUJURIA, ENVIDIA, ORGULLO, PEREZA, GULA, etc., etc., etc. Bueno, he citado únicamente los siete pecados capitales, éstos se multiplican por otros siete y otros tantos, más y más, son legión.

Pensemos en lo que son los Agregados Psíquicos. Ya Virgilio, el Poeta de Mantua, dijo: “Aunque tuviéramos mil lenguas para hablar y paladar de acero, no alcanzaríamos a enumerar todos nuestros defectos cabalmente”. Ellos mismos constituyen las Tinieblas que cargamos en nuestro interior.

Separar la Luz de las Tinieblas, eso es muy difícil. Esa Luz es la Conciencia Superlativa del Ser, hay que arrancársela a las Tinieblas, de ese modo, extraerla de entre cada Agregado Psíquico inhumano. De hecho implica terribles superesfuerzos que hay que realizar en sí mismo y dentro de uno mismo, aquí y ahora.

¡Arrancarle la luz a las tinieblas!, Eso significa destruir todos esos receptáculos dentro de los cuales esta metida la Esencia, desintegrar esos Agregados, pulverizarlos, para que la Luz esencial se haga libre. Eso es lo que se quiere decir con separar la Luz de las Tinieblas. Y a la Luz llamó día, y a las Tinieblas de la ignorancia y del error llamó noche. Hay que saber comprender, creo que los hermanos van reflexionando.

Así para poder transformarnos en Hombres hechos a imagen y semejanza de Dios, necesitamos de un “shock”, es decir, del Conocimiento Esotérico Oculto. Obviamente, para convertirnos en Hombres vivientes necesitamos de un tercer “shock” especial. Concretemos: para que exista el hombre físico, necesitamos de un “shock” físico, que es el aire que se respira en el momento de nacer.

Para que exista el Hombre hecho a imagen y semejanza de Dios, se necesita otro “shock”, que está definido con aquellas palabras que dicen: «Dijo Dios: hágase la Luz, y la Luz fue hecha, y separó a la Luz de las Tinieblas». El hombre ignorante necesita de un “shock” especial, necesita de alguien que le lleve el Conocimiento, necesita de alguien que le lleve la Enseñanza, necesita recibir las luces del Esoterismo, eso produce en él un “shock” especial. Sólo ese “shock” especial puede transformarlo más tarde, puede convertirlo, dijéramos, en lo que se llama «El Hombre hecho a imagen y semejanza de Dios» en el sexto día.

En el séptimo día ya cambian las cosas. Para llegar a ser un Hombre Viviente, un Hombre del séptimo día, se necesita un último “shock” muy especial. Un Hombre del sexto día es un hombre hecho a imagen y semejanza de Dios, pero no un Hombre Viviente, se necesita de un tercer “shock” para convertirse en un Hombre Viviente. Si un Hombre del sexto día, hecho a imagen y semejanza del Eterno, quiere convertirse en Hombre Viviente, debe hacerse Resurrecto. No podría hacerse Resurrecto sin un “shock” especial: necesita descender, bajar a los mundos infiernos, a la novena esfera, a desintegrar los demonios de la Luna Negra.

Ya les he explicado muchas veces que la Luna Psicológica tiene dos caras, la que se ve y la que no se ve. Así como la Luna visible tiene dos caras, la que se ve y la oculta, que está del otro lado, así también tengo que decirles que la Luna Psicológica dentro de nosotros mismos tiene dos caras: la que se ve, es decir, los defectos que se ven a simple vista y la que no se ve, la oculta.

Muchos santos que progresaron demasiado, quedaron estancados creyendo que habían acabado con el Ego. Sí, habían destruido muchos elementos inhumanos de la parte visible de la Luna Psicológica, más no habían desintegrado los elementos inhumanos de la cara oculta de la Luna Psicológica. Se absorbieron en el Nirvana o en el Maha-Paranirvana convencidos de que los elementos indeseables de su Psiquis habían sido desintegrados, pulverizados. Más tarde se dieron cuenta de que no habían llegado todavía a la meta, les quedaban muchos elementos indeseables en la parte oculta de la Luna Psicológica.

Dentro de nosotros están las 12 Potestades, están los 24 Ancianos, están los 4 Elementos, etc. El Ser de cada uno de nosotros parece un ejército de niños inocentes, de infantes. Cada una de las partes del Ser goza de Autonomía, Autoconciencia y Auto independencia.

Que necesitamos nosotros perfeccionar cada una de las partes del Ser, eso es cierto y de toda verdad. Pero eso solamente es posible eliminando los elementos subjetivos de las percepciones.

Perfeccionar la parte superior del Ser, eso es muy difícil. Quien logre perfeccionar la parte superior de su propio Ser recibe el grado ISMESH. Son pocos los que llegan a esas alturas. Debemos empezar ya a crear dentro de nosotros mismos al HOMBRE hecho a imagen y semejanza del Creador. Este Hombre no podría surgir a la existencia sin un “shock” especial. Este “shock” es el de la GNOSIS, es el de la Luz, que lo va a sacar del estado caótico y lo va a convertir en un Hombre Auto-Realizado.

Pero si ahí “no más” nos quedáramos, andaríamos mal, necesitamos crear, hacer surgir dentro de nosotros al Hombre Viviente del séptimo día. Para eso se necesita también de un “shock” especial que los ignorantes ilustrados no entienden. Cuando un Iniciado, que es un Hombre hecho a imagen y semejanza del Creador, trata de convertirse en un Hombre Viviente, no es entendido. Ahora se explicarán ustedes por qué motivo los 12 Apóstoles son calumniados.

Los calumnian los “virtuosos”, los calumnian los “sacerdotes” del templo y los calumnian los “ancianos”. ¿Quiénes son los “virtuosos”? ¿Quiénes son los “sacerdotes” del templo?, ¿Quiénes son los “ancianos”? Eso vale la pena explicarlo.

Los “escribas”, los intelectuales, los que están apegados a tantos códigos rancios y podridos, esos son los falsos virtuosos que condenan a los Iniciados. ¿Quiénes son realmente los “ancianos”? Pues sencillamente las gentes muy llenas de experiencia, muy “juiciosas”, no entienden jamás a los Iniciados. Por último, ¿quiénes son los “sacerdotes”? Las gentes de cada culto.

De manera que los 12 Santos, las 12 Potestades, los 12 Apóstoles suelen ser calumniados, pero ellos marchan firmes hacia donde tienen que marchar.

Así que, mis queridos hermanos, vean ustedes, esos “«shocks”» que se reciben son necesarios para la transformación, son vitales.

Volviendo al Génesis, diremos que es una Obra que tampoco entendemos. La Biblia comienza por el Génesis y concluye con el Apocalipsis. ¿Quién entiende el Génesis? ¿Quién entiende el Apocalipsis? Nadie. Hay autores que suponen que todo el Génesis se relaciona exclusivamente con el hombre. No seamos exagerados, no exageremos la nota, se relaciona también con el Universo.

Cuando alguien está Creando dentro de sí mismo al Hombre hecho a imagen y semejanza de Dios, obviamente está Trabajando con la misma fuerza con la que Dios creó al mundo. Es como una pequeña parcela del mundo dentro de la cual tiene que hacerse una Creación. Allí es como uno viene a saber de qué modo creó Dios al mundo. Así pues, el Génesis es aplicable a lo Microcósmico, pero en forma simbólica, alegórica.

Nadie podría entender el Génesis si no fuera Alquimista. Los Alquimistas saben que esto es así. Por ejemplo, para poder crear al Hombre hecho a imagen y semejanza de Dios necesitamos forzosamente la Sal, el Azufre y el Mercurio, y esto sucede allá arriba en el Macrocosmos.
Del espacio sin fin surge el ARCHEUS compuesto de Sal, Azufre y Mercurio, y es de ese ARCHEUS que viene a surgir una nueva Unidad Cósmica, un nuevo Sistema Solar. Aquí abajo hay que crear un ARCHEUS dentro de nosotros mismos con Sal, Azufre y Mercurio para que de ese ARCHEUS brote, no una nueva Unidad Cósmica, sino un Hombre hecho a imagen y semejanza del Creador.

4
DIDÁCTICA CONCRETA PARA LA DISOLUCIÓN DEL EGO

Sólo comprendiendo cada defecto por separado, sólo estudiándolo, observándolo directamente, no sólo en la región intelectual, sino también en todos los niveles subconscientes de la Mente, va desapareciendo cada defecto, vamos muriendo de momento en momento. Así y solo así lograremos la desintegración del YO.

Lo importante es llegar a cristalizar Alma en nosotros. ¿Qué se entiende por ALMA? Por Alma se entiende ese conjunto de cuerpos, atributos, poderes, virtudes, cualidades, etc., que subyacen en el SER. Los Evangelios dicen: «En paciencia poseeréis vuestras Almas». Hoy por hoy nosotros no poseemos nuestras Almas; antes bien, el Alma nos posee. Somos una carga pesada para eso que se llama Alma, un fardo realmente abrumador.

Llegar a poseer Alma es un anhelo, ser dueño de nuestras propias Almas es formidable; aún más, el mismísimo cuerpo físico debe llegar a transformarse en Alma.

Quien posee su Alma dispone de poderes extraordinarios. Aquellos que han llegado a Cristalizar Alma, se han convertido por tal motivo en criaturas absolutamente diferentes. Esto está escrito como testimonio en los Libros Sagrados de todas las Religiones del mundo. Pero bien sabemos que si el AGUA NO HIERVE A CIEN GRADOS, no cristaliza lo que tiene que cristalizar, no se desintegra lo que debe desintegrarse; así que en todo caso se necesita que el agua hierva a cien grados. Obviamente, si no pasamos por grandes crisis emocionales, tampoco podemos lograr cristalizar Alma.

Para la disolución radical de cualquier Agregado Psíquico inhumano se necesita pasar inevitablemente por muy graves crisis emocionales. He conocido gentes capaces de pasar por tales crisis. Me viene a la memoria el caso de cierta hermana Gnóstica de la Sede Patriarcal de México, quien pasara por tribulaciones espantosas, por horribles crisis morales al recordar graves errores de sus vidas anteriores. Gentes así, con esa tremenda capacidad de remordimiento, personas así, tan capaces para pasar por tan gravísimas crisis emocionales, obviamente pueden cristalizar Alma.

Lo que nos interesa a nosotros es precisamente eso: la Cristalización de todos los principios anímicos dentro de nosotros mismos, AQUÍ Y AHORA.

En el Oriente hay instructores que, desafortunadamente, no han eliminado todo ese conjunto de elementos indeseables que se lleva en la Psiquis. No está de mas decirles a ustedes pare su información, que a esos elementos en el Tibet se les denomina Agregados Psíquicos. En realidad, tales Agregados son los mismísimos YOES que personifican a nuestros errores. Cuando un instructor de esos, que todavía no ha eliminado los Agregados Psíquicos, tiene a su cargo un grupo de discípulos, incuestionablemente, éstos tienen que tener una gran paciencia, aguantarle todo el día al citado instructor sus patanerías. Los discípulos o Chelas ven tan sorprendidos que tales Agregados Psíquicos van pasando en procesión continua por la personalidad del instructor. Habrá al fin un instante en que la procesión habrá de terminar, y entonces, podrá expresarse el Maestro para dar la Enseñanza.

Esa es la causa causorum por la cual los discípulos de cualquier instructor de esos que todavía no ha eliminado el EGO, tienen paciencia elevada hasta el máximo. Esta clase de Chelas tienen que aguantar, aguantar y aguantar porque en cualquier instante el Maestro, al fin, toma posesión de su vehículo y les da las enseñanzas.

No es nada delicioso estarle aguantando todo el día insultos al instructor, ser víctima de todas sus patanerías; pero al fin llega el Maestro y eso es lo que importa. Son Bodhisattvas, hay que aguantarles hasta que llegue el Maestro y dé la Enseñanza. Así piensan todos esos Chelas o discípulos tibetanos.

Prosiguiendo, diremos que cada Agregado Psíquico es como una persona dentro de nosotros. No hay duda de que esos Agregados poseen los tres cerebros: el Intelectual, el Emocional y el Motor-Instintivo-Sexual; es decir, cada YO o Agregado, que es lo mismo, entre paréntesis, es una persona completa. Cada YO, cada Agregado, tiene su criterio propio individual, tiene sus ideas, sus conceptos, sus deseos, realiza determinados actos. Llega a cada Agregado a gozar de cierta autonomía.

Mirada la cosa desde este ángulo, estudiada a fondo, llegaremos a la conclusión lógica e inevitable que dentro de nuestra persona habitan muchas personas. Lo más grave es que todas éstas riñen entre sí, se pelean por la supremacía, cada cual quiere ser el amo, el señor. ¿A qué se parecería nuestra casa interior? Yo diría a una horripilante mansión en donde hubiera muchos criados y cada cual se sintiera señor.

Es claro, mirada tal casa a la luz de estos razonamientos, resulta espantosa e insólita. Lo curioso del caso son precisamente los conceptos que se forjan cada uno de los señores de la casa. El uno dice: «voy a comer, tengo hambre». Entra un segundo en conflicto y dice: «al diablo con la comida, yo voy a leer el periódico». Surge más allá un tercero en conflicto y en forma irrevocable, dice: «qué comida ni qué lectura, voy a la casa de mi amigo fulano de tal». Dice así estas palabras, incongruentes todas. La humana personalidad movida por este resorte íntimo, abandona pues la morada para irse por allí, por esas calles.

Si nos pudiéramos ver de cuerpo entero, tal como somos ante un espejo, puedo asegurarles que quedaríamos perfectamente locos. Estamos todos llenos de horripilantes contradicciones. Esto es nefasto para todos, no tenemos verdadera existencia real.

Al nacer todos somos hermosos porque disponemos de un porcentaje, un 3% de Conciencia libre, como lo dije en mi obra titulada «Tratado de Psicología Revolucionaria». El 97% restante está enfrascado entre la multiplicidad del Ego. Eso que hay de elemento libre, impregna el huevo fecundado, surge a la existencia reincorporado nuevamente. Así que el niño recién nacido posee eso precisamente, un 3% de Conciencia libre, no embutido entre ningún Ego. El porcentaje de Esencia manifiesto en el niño es AUTO CONSCIENTE.

¿Cómo vería un recién nacido a los adultos, a sus padres, hermanos, parientes? En la misma forma como ustedes verían a un drogadicto. Pero vean ustedes como los adultos se sienten hasta con autoridad para educar al niño, creen ellos que pueden educarle. El niño, a su vez, se siente completamente mal, víctima de tales que quieren enseñarle. El los ve desde su propio ángulo, está despierto, percibe los Agregados Psíquicos de sus parientes, de los hermanos, visualiza también a sus propios Agregados que entran y salen del recinto, dando vueltas a la cuna. A veces las visiones son tan espantosas que el niño no puede menos que llorar aterrorizado. Entonces los padres no entienden estas ocurrencias del infante. A veces acuden al médico, en el peor de los casos van en busca de algún espiritista o médium de mal agüero y logra «arreglar» el caso.

Ese es el estado insólito en que vive la Humanidad dormida. En todo caso, el pobre infante es víctima de todas esas locuras de los mayores. Él, con paciencia, no le toca más que soportar el látigo de los verdugos: esa es la cruda realidad de los hechos. Posteriormente, cuando ya la humana personalidad está formada en verdad, comienzan a entrar en el cuerpo del infante todos esos Agregados Psíquicos inhumanos que le pertenecen. Entonces se notan cambios en la criatura, se vuelve molestosa, celosa, iracunda, etc., etc., etc., Y otras tantas cosas más. Es lamentable esto, ¿verdad? Pero al fin, el que era niño se volvió adulto.

Las cosas cambiaron, ya no es el niño juguetón, auto consciente de otros tiempos. Ahora es el bribón de la cantina, el negociante, el lujurioso, el hombre celoso, etc., y en fin, se ha convertido en eso que el niño miraba con horror. Es claro que la criatura se horrorizaba al ver al adulto. Ahora el niño se ha vuelto adulto y lo peor del caso, es que se le ha dormido la Conciencia. Ya no es capaz de mirarse con horror a sí mismo.
En realidad de verdad, hermanos, cada uno de los Agregados Psíquicos que surge en nosotros tiene determinados compromisos. Podríamos decir sin exageración alguna que el ladrón, por ejemplo, lleva dentro de sí una cueva de ladrones, cada uno de ellos con múltiples compromisos en distintos días, horas y lugares. Que el fornicario irredento carga en su interior para colmo de los colmos con una casa de citas. El homicida obviamente lleva en su Psiquis un club de asesinos. Bueno, cada uno de éstos en el fondo lleva sus compromisos: el mercader lleva en el fondo una plaza de mercados.

Más ¿cómo se teje y desteje nuestro propio destino? Mucho dijeron Gurdjief, Ouspenski, Nicoll, etc., comentaron tales aspectos sobre la Ley de Recurrencia; mas nosotros, en el terreno de la investigación hemos ido más lejos, conocemos a fondo la mecánica viva de la Ley de Recurrencia. Esto es muy importante.

Un sujeto X, por ejemplo, en una pasada existencia fuera, dijéramos, adúltero y hubiese dejado a su mujer por otra dama. Es claro que al renacer trae en su psiquis al YO del Adulterio, al mismo que cometiera el delito. Este no podrá expresarse en los primeros años de la infancia, imposible, pues si el suceso fue a la edad de 30 años, por ejemplo, indubitablemente el YO del Adulterio aguardará en el fondo de la Psiquis dentro del terreno de lo infrahumano, en las esferas subjetivas, a que llegue la edad consabida de los famosos 30 años. Cuando esa edad llegase, ese YO resurgirá con gran fuerza, se apoderará del Intelecto, del Centro Emocional, del Instintivo-Motor y Sexual de la máquina, para ir a buscar a la dama de sus ensueños. Antes se habrá puesto en contacto telepático con el Ego de aquella dama. Posiblemente hasta se hubieran dado cita en algún lugar de la ciudad, tal vez en un parque o en una fiesta. Es obvio que viene después el reencuentro.

Pero lo interesante es ver cómo ese Ego puede jalar al Intelecto, mover a los centros Emocional y Motor de la máquina, y llevarse la máquina precisamente al lugar donde tiene que encontrarse con la dama de sus ensueños. Inevitablemente, el mismo proceso se realizará en ella, y la escena se repetirá otra vez tal como sucedió.

Supongamos que un caballero XX, en una cantina, se peleó en la pasada existencia con otra persona, con otro hombre por tal o cual motivo. ¿Creen ustedes que por el hecho de que el cuerpo físico deje de existir aquél YO va a desaparecer? No, simplemente continuará en la Dimensión Desconocida. Pero al renacer el Ego, al retornar, al volver a tomar un nuevo cuerpo, llegará el momento en que podrá entrar en actividad, aguardará la edad en que sucedió el hecho en la pasada existencia. Si fue a los veinticinco años aguardará los consabidos veinticinco años y permanecerá en el fondo de la Psiquis entre tanto y cuando llegase el momento, obviamente se apoderará de los centros de la máquina para repetir la hazaña. Antes, se habrá puesto en contacto telepático con el otro sujeto ZZ y se habrán dado cita posiblemente en otra cantina. Allí, al mirarse, se reconocerán, se herirán mutuamente con la palabra y el hecho se repetirá.

Vean ustedes como por debajo de nuestra zona conscientiva y de nuestra capacidad razonativa se realizan distintos compromisos. Así es como la Ley de Recurrencia trabaja, esa es la mecánica de tal Ley. Claro está que miradas las cosas de este modo, de esta manera, no tenemos en verdad lo que podríamos denominar libertad total, libre albedrío. Es muy poco el margen que tenemos de libre albedrío, es muy poco el margen de libertad que nosotros poseemos. En realidad de verdad, estamos metidos dentro de la mecánica de la Ley de Recurrencia y esto es lamentable.

Si un hombre no trabaja su propia vida, ese hombre está perdiendo el tiempo miserablemente. ¿De qué modo podemos nosotros libertarnos de la Ley de Recurrencia? Pues trabajando en nuestra propia vida. Incuestionablemente nuestra propia vida está compuesta de comedias, dramas y tragedias. Las comedias son para los cómicos, los dramas para las personas normales y corrientes, y las tragedias para los perversos. En los misterios de antaño no se aceptaba a ningún trágico, se sabía que éste era castigado por los Dioses, y obviamente el Guardián le rechazaba con la punta de la Espada.

¿Que necesitamos disolver los Yoes? Eso es lógico, estos son los actores de las comedias, dramas y tragedias. ¿Podría haber acaso una comedia sin cómicos? ¿Podría existir un drama sin actores? ¿Creen ustedes que podría desarrollarse en cualquier escenario del mundo alguna tragedia sin trágicos, sin actores? Obviamente que no, ¿verdad? Entonces, si queremos cambiar nuestra propia vida, ¿qué debemos hacer? No queda más remedio que disolver a los actores de comedias, dramas y tragedias. Y, ¿quiénes son esos actores? ¿Dónde viven?, ¿Por qué?.

Yo les digo a ustedes en verdad que esos actores son del tiempo. En realidad cada uno de esos actores viene de antiguas edades. Si decimos que el YO es un libro de muchos tomos, estamos asegurando una gran verdad. Si afirmamos que el Ego viene de muchos ayeres, es cierto. Entonces el Ego es tiempo, los YOES personifican al tiempo, son nuestros propios defectos, nuestros propios errores contenidos en el reloj del tiempo, son el polvo de los siglos en el fondo mismo de nuestra Psiquis.

Cuando uno conoce la Didáctica precisa para la disolución de esos elementos indeseables que llevamos dentro, consigue insólitos progresos. Se hace indispensable, urgente e inaplazable conocer con exactitud la Didáctica. Sólo así se hace posible la desintegración de esos elementos indeseables que se llevan dentro.

En alguna ocasión nació un niño en la Atlántida. Este se desenvolvió en un hogar delicioso donde solamente reinaba la armonía, la sabiduría, la riqueza, la perfección, el amor. Llegó el momento en que aquel hombre a través de las diversas técnicas y disciplinas de la mente consiguió el Auto-Descubrimiento. Entonces, con horror, se dio cuenta de que llevaba en su interior elementos abominables; comprendió que necesitaba de un gimnasio especial, de un gimnasio psicológico. Es claro que en aquel ambiente de perfección no existía tal gimnasio.

No le quedó más remedio que abandonar la casa de sus padres y situarse por allí en los suburbios de cualquier ciudad atlante. Se creó a sí mismo el gimnasio psicológico, un gimnasio que le permitió el Auto-Descubrimiento de sus propios defectos. Claro, desintegró los Agregados Psíquicos y se liberó.

En verdad mis estimables hermanos, que las peores adversidades nos ofrecen las mejores oportunidades. Constantemente llegan hasta mí cartas de distintos hermanitos del M.G.I. Unos se quejan de su familia, de su papá, de su mamá, de sus hermanitos; otros protestan contra la mujer, contra los hijos; aquéllas hablan con horror de su marido, etc. Y piden naturalmente un bálsamo para consolar su adolorido corazón. Hasta ahora, entre tantas cartas, no he visto ni una siquiera de alguien que esté contento con tales situaciones tan adversas. Todos protestan, y eso es lo lamentable. No quieren el Gimnasio Psicológico, antes bien, quisieran huir del mismo, y a mí, como instructor, no puede darme menos que dolor. Digo: pobre gente, no saben aprovechar el gimnasio psicológico, quieren un Paraíso, no quieren entender la necesidad de las adversidades, no quieren sacar partido de las peores oportunidades. En verdad que no desean el Auto-Descubrimiento.

Cuando uno quiere Auto-Conocerse, es en esos gimnasios del dolor donde los defectos que uno lleva escondido afloran inevitablemente. Defecto descubierto en tales situaciones debe ser trabajado profundamente en todos los niveles de la mente. Cuando en realidad de verdad ha comprendido tal o cual error de tipo psíquico, está listo ciertamente para la desintegración.

Puede apelar a Dios Madre, a Stella Maris, la Virgen del Mar, a ese fuego viviente y filosofal que se halla latente en toda materia orgánica e inorgánica: Kundalini le llaman en el Indostán. Si uno apela a ese tipo de energía, si concentra su corazón, su mente y sentimientos más profundos en ella, será asistido. Estoy seguro que ese ígneo poder podrá reducir a cenizas, a polvareda cósmica, el Agregado Psíquico en cuestión.

Ahora bien, conviene saber que el poder serpentino anular que se desarrolla en el cuerpo del Asceta Gnóstico, multiplica su poder en la Forja de los Cíclopes. Entonces sólo le basta la debida concentración en Devi Kundalini, ella es la Cobra Sagrada de los antiguos misterios, puede de verdad aniquilar, pulverizar, reducir a cenizas en forma muy rápida, cualquier Agregado Psíquico inhumano que previamente hayamos comprendido.

En todo caso mis estimables hermanos, antes que todo se necesita descubrir el defecto que vamos a reducir a polvo; tal defecto no podría ser descubierto si no usáramos EL SENTIDO DE LA AUTO-OBSERVACIÓN PSICOLÓGICA.
Cualquier situación adversa nos ofrece riquísimas oportunidades. Desafortunadamente las gentes quieren huir de las situaciones adversas, protestan en vez de dar gracias por tan brillantes ocasiones. Ese gimnasio psicológico resulta dificilísimo, imposible o casi imposible. Pero mientras más difícil sea el gimnasio, tanto mejor para el AUTO-DESCUBRIMIENTO.

Supongamos que tuvimos que pasar por una situación delicada: encontrar de pronto a su mujer platicando muy quedito, muy quedito en cualquier rinconcito de la casa con otro sujeto. Nada agradable pues, aquel encuentro en verdad pero magnífico para el Auto-Descubrimiento. Posiblemente durante el hecho surgiera no solamente los celos, posiblemente hubo ira, amonestaciones a la mujer, tal vez despecho, un YO del amor propio pudo sentirse herido, ofendido. En fin, ¿qué hacer?

Muy tranquilos, en la noche, acostados en nuestra cama en decúbito dorsal, es decir, boca arriba, con el cuerpo relajado, con los ojos cerrados, respirando rítmicamente, debe reconstruirse la escena tal como sucedió. Visualizando recabaremos datos psicológicos, hallaremos al YO de los celos como primera causa, segundo al de la tremenda ira, tercero al del amor propio herido mortalmente. Descubiertos esos tres que en la escena entraron en acción, ahora tendrá que disolverlos. Una vez comprendidos no queda más remedio que reducirlos a cenizas. Se entrará a trabajar en todo caso de inmediato. Claro es que en esos momentos nadie tiene ganas de Trabajar, está ofendido. Lo único que le convendría sería un buen baño y echarse kilos de jabón, a ver si así se le pasa.

Pero si a pesar de todo logra tener cierta autonomía como para trabajar, tanto mejor, eso es proceder. Invocar precisamente a Kundalini Shakti, suplicarle primero elimine ese asqueante monstruo de los celos, segundo después de haber trabajado a fondo en el de los celos hay que suplicarle que destruya el monstruo de la ira, tercero al del amor propio.

Ciertamente la gente se quiere demasiado a sí misma, ese YO del amor propio esta muy arraigado en todo el mundo. Si nos dan dos palmaditas en el hombro sonreímos deliciosamente, pero si nos dicen alguna palabrita humillante nos volvemos serios y terribles. Ese YO del amor propio hay que aniquilarlo, es el tercero que habría que cargarle todo el poder de la Divina Shakti. Lo qué viene en subsiguientes días y horas es el mismo Trabajo, hasta que los tres «colegas» de tan fatal escena fuesen aniquilados.

Obviamente, es en la vida práctica en donde debemos sacar el material para la disolución del Ego. Las personas tienen la tendencia a escaparse de la vida práctica, quieren disolver el Ego huyendo de la vida práctica lo cual es manifiestamente absurdo.

Recuerdo cuando estaba en el Trabajo de la disolución del Ego, que en cierta ocasión un hijo mío cometiera un error absurdo, cual fuera el de atropellar con su coche a otra persona, a un obrero. Ciertamente me costó determinada suma, unos 2.000 pesos para el herido y otra tanta cantidad para evitar que ese pobre muchacho fuese a dar a la cárcel.

Pero allí no termina la cuestión. La realidad es que cuando hube de ir a cancelar la deuda, el hijo aquel, en vez de agradecer, protestaba con cierta violencia. El no estaba de acuerdo en que yo le diera esos 2.000 pesos a ese pobre e infeliz obrero. Pero a mí me pareció justo el dárselos, se los di. En la protesta hubo palabras, sino por los menos de carácter grotesco, sí ingratas. Ira no sentí debido al hecho de haberla disuelto. Cierto dolor en el corazón sí.

De inmediato me entregué a la Meditación para saber en qué consistía ese dolor que había sentido en el corazón y pude verificar claramente el crudo realismo de un YO del amor propio que había sido herido. Como quiera que el Sentido de la Auto-Observación Psicológica lo tengo bien desarrollado, no me fue difícil percibir en forma directa tal YO. De inmediato lancé unas cargas de electricidad sexual trascendente contra el desdichado, le trabajé por unos días y al fin se fue reduciendo poco a poco hasta tomar la forma de un niño. Y siguió reduciéndose hasta volverse polvareda cósmica.

Así es como se trabaja, mis estimables hermanos. Pero, ¿de dónde saqué yo el material para trabajar? Fue un hecho concreto, claro y definitivo, pero en las personas la tendencia es huir de los hechos prácticos de la vida. Y eso es absurdo, completamente ABSURDO. En alguna otra ocasión (y me gusta citar ejemplos vividos con propósitos de orientación colectiva), estoy yo muy afectado con cierta irritabilidad, por palabras de aquel hijo que, por cierto, no eran hermosas. Mantuve siempre control sobre mi mente y jamás exploté, jamás rasgué mis vestiduras. En verdad esto fue un triunfo, pero no hay duda de que allí adentro, muy adentro, no dejaban de producirse algunas reacciones nada agradables.

Cuando exploré con el Sentido de la Auto-Observación Psicológica, con gran asombro descubrí un YO fornido, robusto, bastante gordito por cierto, peludo como un oso, andando por el corredor de mi vieja casa señorial. Ah, cuan escondido estabas, condenado, le dije. Ahora sí que te voy a dar chicharrón, ya conmigo no puedes. Conclusión: apelé a Devi Kundalini Shakti. Conforme lo trabajaba iba perdiendo aquel monstruo pues volumen, se iba empequeñeciendo en forma didáctica y, a medida que se empequeñecía, se embellecía también. Así parecía como un niño muy hermoso. Hasta que un día la Divina Madre Kundalini le dio chicharrón, lo decapitó. Posteriormente se redujo a polvo, no quedó nada del mismo; pero, eso sí, me dediqué de lleno a acabarle trabajando de día y de noche, a todas horas y a cada momento, hasta que dejó de existir.

El Sentido de la Auto-Observación Psicológica se va desarrollando y se irá desarrollando en cada uno de ustedes conforme lo vayan usando. No olviden que sentido que no se usa, se atrofia. Un día llegará en que el Sentido de Auto-Observación en ustedes se habrá desarrollado de tal manera que podrán percibir a tales Agregados Psíquicos; aún más, podrán darse cuenta del resultado del Trabajo sobre tales agregados.

En nombre de la verdad tengo que decirles que así como allá en el firmamento existe una Luna, así también mis queridos hermanos, dentro de nosotros existe una Luna Psicológica. Así como la Luna que brilla en el firmamento tiene dos caras, la que se ve y la que no se ve, así también dentro de nosotros la Luna Psicológica tiene dos aspectos: el que es visible a simple vista mediante el Sentido de la Auto-Observación Psicológica, y aquel que a simple vista no es visible: oculto, desconocido, incógnito. Sin embargo, éste último se torna visible cuando el Sentido psicológico se ha desarrollado hasta el máximo. Creo que ustedes pues, van entendiendo todas estas cosas.

Ahora tienen que lanzar toda la carga contra los Agregados Psíquicos de la parte visible de su Luna Psicológica. Mucho más tarde en el tiempo, habrán de lanzarse contra los elementos indeseables de la Luna Negra, esos que a simple vista no se ven. Muchos santos lograron aniquilar los Agregados Psíquicos de la parte visible de su Luna Psicológica, más nunca supieron nada sobre los elementos indeseables de la otra cara de su Luna, y aunque se sumergieron en el Nirvana, en el Maha Para-Nirvana, debieron retornar más tarde, continuar su Trabajo con la cara oculta de su Luna Psicológica.

En todo caso, que se trate del aspecto meramente visible de la Luna Psicológica o de la oculta, los elementos para el Trabajo tenemos que encontrarlos en los hechos concretos de la vida práctica. Así que no se me escapen, no traten de evadirse de la vida real, deben ser más prácticos si es que quieren en verdad desintegrar el Ego. Conforme lo vayan haciendo, a medida que el Agregado Psíquico se vaya pulverizando, la Esencia contenida en los mismos se irá emancipando. Ese es el camino para cristalizar en nosotros eso que se llama Alma.

Habrán de pasar ustedes todos por grandes crisis morales. No es esto cuestión de mero intelecto, no. No se trata de simple demagogia, de vana palabrería, de charla ambigua, no. Repito lo que ya dije y aunque me haga cansón: si el agua no hierve a cien grados, no se cocina lo que tiene que cocinarse, no se desintegra lo que debe desintegrarse. Así que si no pasamos por espantosas crisis emocionales, no se desintegran esos YOES. Cuando vi a ese yo del amor propio que muy escondido estaba en los repliegues de mi Psiquis más profundo, sentí gran dolor, hube de pasar por grandes crisis emocionales. Sufrí mucho, sí, mucho. Y me arrepentí de verdad. Entonces conseguí que Devi Kundalini Shakti pulverizara tal elemento indeseable.

Cuando descubrí que había por ahí un demonio muy perverso que sentía ira y que venia de tiempos muy antiguos, sufrí lo indecible, pasé por horribles crisis emocionales, sentí vergüenza de mí mismo, conseguí que Kundalini Shakti pulverizara tal elemento psíquico abominable. Así pues, no se escapen; los elementos indeseables los encontrarán ustedes en el terreno de la vida práctica. Todo lo que necesita es estar alertas y vigilantes como el vigía en época de guerra.

Estamos hablando sí, estamos hablando, pero tal vez, ¿qué palabras estoy diciendo? Así que debemos estar alertas con nuestras palabras. Tenemos emoción sí, tenemos. ¿Qué clase de emoción? Tal vez estamos emocionados por algún tango cuando escuchamos las canciones de Carlos Gardel. ¿Qué clase de emociones tenemos?, ¿Son buenas?, ¿Son malas?, ¿Serán emociones altas o, simplemente inferiores? Eso de salir en una fiesta movidos por emociones inferiores, bailando algo meramente profano ¿qué está indicando?

De manera que en los hechos de la vida práctica debemos descubrir las emociones inferiores. Estas acusan, indican, YOES emocionalmente inferiores que hay que desintegrar. Si nosotros no extirpamos, no hacemos sangrar con el cuchillo de la auto-critica las emociones inferiores, no será posible que se desarrolle en nosotros el Centro Emocional Superior que tan necesario es, precisamente, para recibir los mensajes que vienen de los mundos superiores. Así que es en la vida donde debemos Auto-Descubrirnos, tenemos que estar acechando nuestras propias palabras, nuestros propios pensamientos, nuestras propias ideas.

Que de pronto llega la Mente a un pensamiento lujurioso, una escena morbosa, ¿ustedes creen, que habrá llegado así porque sí?, ¿Qué indica esto? No hay duda que tras ese cine nefasto de la Mente, tras de esa procesión de formas morbosas, algún YO de la lujuria está en actividad. Si hay YOES de lujuria y se apoderan de los rollos esos que almacenamos en el cerebro, cuadros de recuerdos, y de formas pasionarias, luego proyecta el cine tales rollos sobre la pantalla del entendimiento. Si uno se identifica con esas escenas morbosas fortifica también a los YOES. Así que si en un instante de esos somos asaltados por pensamientos de esa clase se hace indispensable invocar a la Divina Kundalini Shakti para que con su flamígero poder extraordinario, reduzca a polvo a tal YO.

Si no procedemos así, si antes bien nos identificamos con el mismo, si las escenas de lujuria nos encantan, entonces en vez de ser disuelto, tal yo se fortificará extraordinariamente. Cada uno de nosotros tiene la Conciencia embotellada entre todos esos personajes de los distintos dramas, escenas y comedias de la vida. Cada uno de nosotros tiene la Conciencia embotellada entre los EGOS. Reduzcamos los Egos a polvo, y la Conciencia será libre. Una Conciencia libre es una Conciencia iluminada, es una Conciencia que puede ver, oír y palpar las grandes realidades de los mundos superiores, es una Conciencia omnisciente y divinal.

El día en que ustedes hayan aniquilado el EGO en su totalidad, lo último que deberán aniquilar es ¿qué?: los gérmenes del EGO. Muerto el EGO quedan los gérmenes, son terriblemente malignos. Esos gérmenes también deben ser desintegrados, reducidos a cenizas.

Necesitamos tomar posesión de sí mismos si es que queremos ser Reyes y Sacerdotes de la Naturaleza según la Orden de Melquisedec. Y no podríamos tomar posesión de sí mismos en tanto continuara la Conciencia embutida entre los diversos elementos indeseables de la Psiquis.

La Conciencia que ha tomado posesión de sí misma es una Conciencia libre, una Conciencia que ha tomado posesión de sí misma es admitida en la Orden de Melquisedec; es una Conciencia iluminada, perfecta. Eso es lo que nosotros necesitamos.

El día que ustedes hayan tomado, dijéramos, Conciencia iluminada, el día en que ustedes se hayan hecho libres de verdad, ese día también habrán cristalizado eso que se llama Alma y serán todo Alma. Hasta sus cuerpos físicos se volverán Alma, estarán cargados de atributos y poderes cósmicos, poderes que divinizan.

Les he enseñado hoy, pues, una Didáctica práctica a través de una Dialéctica definitiva. Y en este preciso instante vamos a entrar en Meditación. Pero antes, es necesario saber sobre qué vamos a trabajar, de lo contrarío no tendría sentido lo que vamos a hacer. Como quiera que ustedes son personas que luchan por el auto-descubrimiento, es obvio que estarán trabajando sobre tal o cual error psicológico. ¿Hay alguno de ustedes que todavía no sepa sobre lo que va a Trabajar? ¿Es posible que exista aquí en este grupo algún hermano que no esté ocupado en desintegrar algún defecto? Si así fuere, me gustaría conocerlo. ¿Cuál de ellos?

V.M.- ¿Sobre cuál estás trabajando tú?

R.- Yo estaba tratando de Trabajar en la Meditación sobre la lujuria, ira, miedo, y entonces se confunde uno.

V.M.- ¿Pero sobre cuál estás trabajando, específicamente? Veo que eres un hombre juicioso y, por lo tanto, ya habrás especificado tu Trabajo.

R.- Yo he querido trabajar sobre la lujuria.

V.M.- El de la lujuria es capital y se trabaja durante toda la vida, pues allí está el pecado original, la raíz de todos los defectos. Pero siempre hay que trabajarlo asociado con algún otro.

Que se trabaje la ira, pero la lujuria continúa; que se trabaje la envidia, pero la lujuria continúa; que se trabaje el orgullo, pero continúa la lujuria. Ese es capital.

P.- O sea, en una Meditación. ¿Hacer todo lo que se recuerda del YO?

V.M.- Eso de lo que se recuerda me suena incoherente, vago, impreciso, inodoro, insípido, insustancial, incoloro. Pensemos con exactitud cuál defecto acabas de descubrir en la práctica. Si estás alerta y vigilante como el vigía en época de guerra, tienes que haber descubierto algún defecto.

¿Cuál acabas de descubrir? ¿En qué situación te has visto ahora metido? ¿Tuviste alguna palabra de ira? ¿Tuviste algún impulso lujurioso? ¿Cuál fue el último que descubriste? ¿En qué situación? ¿Fue en casa, en un bar? ¿Qué te sucedió cuando estabas durmiendo?

R.- La ira.

V.M.- Un arranque de ira. Me gusta que seas sincero ¿sabes? Está bien. Pues eso es lo que uno tiene que hacer, vivir alerta y vigilante como el vigía en época de guerra. ¿Dónde fue la ira? ¿Cuál fue el momento? ¿Puedes tú visualizar el instante en que sentiste ira? ¿Puedes hacerlo? ¿Puedes visualizar, recordar cómo fue la cosa?

Pues ahora vamos a trabajar sobre eso. Es de hechos incoloros, insípidos, inodoros, insubstanciales. Vamos a partir de hechos concretos, claros y definitivos, vamos a ser prácticos en un cien por cien. Reconstruye, visualiza esa escena de ira, y sobre eso vas a Trabajar ahora en la Meditación.

P.- Maestro, sucede que cuando uno descubre a un defecto que le está atacando, por ejemplo la ira, y uno suplica a su Divina Madre que se lo ayude a eliminar…

V.M.- ¿De qué situación partiste? ¿Cuándo sucedió eso? ¿En qué calle, en qué número de casa? Yo quiero hechos, no me vengas con vaguedades.

R.- Sucedió ayer precisamente, cuando en un ataque de ira, pues yo quería ir a escuchar su conferencia. Ese anhelo que tengo se sintió herido porque mi esposa no quería ir, entonces me airé, pero en ese mismo instante supliqué a mi Divina Madre. Y lo acusé, pero no sé si logré algo.

V.M.- Vamos a ser más prácticos. Te airaste contra tu pobre esposa, pero, ¿tú ya sabes por qué te airaste?

R.- Porque no me dejó ir a la conferencia.

V.M.- De manera que hubo ira, no te dejó ir a la conferencia. ¿Qué se sintió herido en ese momento en ti?

R.- EL orgullo.

V.M.- Entonces hay dos defectos: hay uno, ira, y otro, el orgullo. Sobre esos dos yoes vas a Trabajar ahora concretamente, prácticamente.

La petición que hiciste en ese momento está bien pero fue un poco a la ligera. ¿Ya reflexionaste sobre eso? ¿Ya reconstruiste la escena? ¿Cuántas horas estuviste en tu cama con tu cuerpo relajado, haciéndote consciente de lo que sucedió? ¿Me podrías decir exactamente? Pues está muy a la ligera y necesitamos ser más profundos.

El agua que corre turbia es el agua de poco fondo, necesitamos agua de mucho fondo. Los pozos, dijéramos, con poca profundidad, a la vera del camino, se secan bajo la luz del sol y se convierten en ciénagas, llenas de podredumbre. Pero en las aguas profundas donde habitan los peces y hay vida, son diferentes. Nosotros necesitamos ser más profundos. ¿Cuántas horas permaneciste en Meditación reconstruyendo la escena?

P.- Me gustaría saber sobre el Rasgo Psicológico Principal.

V.M.- Sí, es fundamental el Rasgo Psicológico Principal, porque cuando uno lo conoce lo trabaja, y entonces se hace más fácil la desintegración del EGO. Pero voy a decirles a ustedes una gran verdad: antes de explorarnos para conocer el Rasgo Psicológico Principal, debemos haber trabajado bastante, unos cinco años, por lo menos; porque no es tan fácil podernos descubrir el Rasgo Psicológico Principal.

En verdad, uno sobre su propia personalidad tiene falsos conceptos. Uno se ve a través de la fantasía, uno piensa sobre sí mismo siempre en forma equivocada. Más bien los demás pueden a veces verlo a uno mejor pero uno sobre sí mismo tiene conceptos falsos. No podría uno descubrir su Rasgo Psicológico Principal en tanto no haya eliminado un buen porcentaje de Agregados Psíquicos inhumanos. Por eso, si quieren conocer el Rasgo Psicológico Principal, que se trabaje por lo menos unos cinco años.

Después de unos cinco años podemos darnos el lujo de usar el sistema retrospectivo para aplicarlo tanto a nuestra vida actual presente, como a nuestras vidas anteriores. Entonces veremos con gran asombro que una y otra vez cometemos el mismo error. Descubriremos un error clave que en toda existencia ha cometido siempre los peores errores, y que siempre está especificado por un determinado delito y que ha sido el eje de todas nuestras existencias anteriores.

Pero obviamente, para practicar con cierta lucidez ese ejercicio retrospectivo hay que eliminar primero muchos yoes. De ninguna manera podría yo creer que se pudiese descubrir el Rasgo Psicológico Fundamental si uno no ha usado inteligentemente el sistema retrospectivo. Para usarlo de verdad con lucidez, también necesitamos ser sinceros. Cuando se está la Conciencia demasiado metida entre los YOES no hay lucidez. Entonces, el ejercicio retrospectivo en esas condiciones resulta incipiente, si no fantástico o equivocado. Ese es pues mi concepto.

P.- En la mañana sentí cierta reacción, más luego otra reacción que obedece a otro YO. En la Meditación ¿deberé dedicarme a los dos o sólo a uno?

V.M.- Bueno, en la Meditación debes dedicarte a uno, al primero. Más tarde te dedicas al otro. Ahora, con fines de Trabajo, dedícate al primero.

P.- Ese YO que se dejó fuera de la Meditación, ¿no se engorda?

V.M.- Tú lo dejas para otro evento, pero si no quieres que se engorde, no le des más alimento y verás que se vuelve flaquito.

P.- Maestro, usted nos ha enseñado un orden en el trabajo. Pero durante el día se le manifiestan a uno muchos defectos, por eso tal vez ha habido un mal entendimiento nuestro al buscar un Rasgo Psicológico. ¿Cómo podemos entender eso, y sobre qué se debería Trabajar?

V.M.- Hay que tener un orden en el Trabajo, claro está que sí. Y estoy de acuerdo. Pero al llegar la noche con tu cuerpo relajado, pasarás a practicar tu ejercicio retrospectivo sobre tu actual existencia o existencias anteriores, por lo menos sí sobre el día. Entonces vas a visualizar, a reconstruir los eventos del día. Ya reconstruidos, numerados, clasificados debidamente, proceder a hacer el trabajo. Primero un evento al que se puede dedicar 15 o 20 minutos, otro evento al que le puedes dedicar media hora, otro evento 5 minutos. Todo depende de la gravedad de los eventos. Y así, ya ordenados, puedes trabajarlos en la noche tranquilamente y por orden.

P.- ¿Y para eliminarlos?

V.M.- También por orden, porque en cada trabajo sobre tal o cual evento entran los factores de descubrimiento, enjuiciamiento y ejecución. A cada elemento le aplicas los tres instantes. Descubrimiento: tú lo descubriste. Comprensión: cuando tú lo comprendiste. Y eliminación, con la ayuda de la Divina Madre Kundalini.

Así se trabaja, porque si vas a trabajar uno por uno, piensa cómo se te va a poner la cosa. Se te va a poner muy de «para arriba», porque en realidad de verdad te digo, o voy a repetirte, aquélla frase de Virgilio el Poeta de Mantua, en su divina Eneida: «Aunque tuviéramos cien lenguas para hablar y paladar de acero, no alcanzaríamos de enumerar nuestros defectos cabalmente».

De manera que si te propusieras a Trabajar un defecto dos meses, otro defecto otros dos meses y si son miles ¿cuándo los vas a eliminar a todos? Además, un defecto está asociado a otro, y el otro está asociado a otro. Rara vez aparece un defecto sólo, siempre a un defecto se le asocia otro. Así es que hay que trabajarlos con orden pero debidamente clasificados. Diariamente, hasta triunfar.

P.- Usted nos habla sobre el desorden de la casa. El Maestro G. -habla sobre el desorden de la casa y habla sobre un Mayordomo interno, y sobre el cual unos YOES que gustan del trabajo y unos YOES que no gustan del trabajo. Para formar un Centro de Gravedad Permanente, ¿cómo podríamos entender esto?

V.M.- Pues, francamente eso de tal “Mayordomo” tan citado por Nicoll, y por G. y por Ouspenski, pues me parece una tontería. No tiene ningún valor. Por mi parte, jamás, o mejor dicho, éste que está aquí dentro que disolvió el Ego, con sinceridad, nunca usó eso del sistema del “Mayordomo”.

Un día me decía un amigo que tenia una fabrica de pantalones por allá en El Salvador: «Maestro, si yo desintegro el Yo útil que hace pantalones en mi fábrica, entonces, ¿quién va a seguir haciendo pantalones?, ¿Va a fracasar mi fábrica?» No te preocupes -le dije- buen amigo, si tú desintegras ese YO, una parte del Ser correspondiente a toda clase de artes, se encargará de la labor de hacer pantalones. Y lo hará mejores que tú. Mi amigo se mostró satisfecho y continuó a su cargo.

Los YOES buenos hacen buenas obras, pero no saben hacer buenas obras. Hacen el bien cuando no se debe hacer. Le dan una limosna a un marihuanero para que vaya a comprar más marihuana, le dan limosnas a un borracho para que siga emborrachándose, le dan limosna a un rico que pide limosna, y cosas por el estilo. Los YOES del bien no saben hacer el bien.

En última instancia, nosotros tenemos que pelear contra el bien y contra el mal. Francamente, en última síntesis, nosotros tendremos que pasar más allá del bien y del mal y empuñar la Espada de la Justicia Cósmica. Al fin y al cabo, ¿qué es lo que llamamos bien? Hagámonos conscientes de eso que llamamos bien. Bueno es todo lo que está en su lugar. Malo es lo que esta fuera de lugar.

Por ejemplo: el fuego es bueno pero, ¿qué tal si quemase las cortinas o los asara a ustedes vivos?, ¿Cómo les parecería?, ¿Les gustaría sentirse convertidos en teas encendidas? Veo que no, ¿verdad?.

Ahora el agua: en ese vaso está bien, todavía en la cocina sirve para lavar los platos. Pero, ¿qué tal el agua inundando todas las habitaciones? Sería mala, ¿verdad?

Una virtud, por muy santa que sea, si queda fuera de lugar, se vuelve mala. A ustedes, ¿les gustaría ya como Instructores Gnósticos dar las Enseñanzas en alguna cantina? Ustedes, como Instructores Gnósticos, ¿irían a una casa de citas o a un prostíbulo?, ¿Les gustaría? Creo que no. Y si les gusta, pues no se lo recomiendo, pues eso ya seria malo, absurdo.

Así que bueno lo que está en su lugar y malo lo que está fuera de lugar. Entonces, al fin y al cabo, las palabritas vienen mal marcadas, fuera de uso. Podríamos más bien decir correcto e incorrecto. Así que lo importante en la vida es, dijéramos, disolver los YOES, sean buenos o malos, no importa.

5
IMAGINACIÓN Y FANTASÍA

Es urgente comprender que el verdadero contento del corazón tranquilo no se compra ni se vende, y sólo nace en nosotros con entera naturalidad y en forma espontánea cuando hemos comprendido a fondo las causas mismas del descontento: celos, envidia, codicia, etc…

Obviamente conviene hacer una plena diferencia entre la imaginación dirigida voluntariamente y lo que es la imaginación mecánica. Incuestionablemente la imaginación dirigida es la Imaginación Consciente; para el Sabio imaginar es ver. Imaginación Consciente es el traslucido medio que refleja el firmamento, los Misterios de la Vida y de la Muerte, el SER.

Imaginación mecánica es diferente, está formada por los deshechos de la memoria, es la fantasía. Conviene investigarla profundamente. Obviamente las gentes con su fantasía, con imaginación mecánica, no se ven a sí mismos tal cual son, sino de acuerdo con sus formas de fantasía. Existen varias formas de la misma; incuestionablemente una de ellas consiste precisamente en eso de no verse uno a sí mismo tal cual es. Pocos son los que tienen el valor de verse a sí mismos, en su crudo realismo.

Estoy absolutamente seguro de que los aquí presentes nunca se han visto a sí mismos tal cual son: la imaginación mecánica les hace Confundir gato con liebre, se ven con unas formas que no coinciden con la realidad. Si yo en verdad le dijera a cada uno de Uds. como es ciertamente, cual es su característica psicológica distintiva, estoy absolutamente seguro de que se sentirían heridos. Es claro que Uds. sobre sí mismos tienen un concepto equivocado, nunca se han visto a sí mismos. Su forma de fantasía les hace ver como son.

Hablando en forma alegórica, simpática, trataré únicamente de hacer una exploración psicológica a groso modo sin citar nombres ni apellidos, usando simbólicos nombres y que cada uno entienda: ¿Qué diríamos por ejemplo, de Cicerón? Qué gran varón, de tirante, quién lo negaría, grande, elocuente como ninguno, lapidario terrible, estamos seguros de que todo en él es «benevolencia». Reflexionemos, si dijéramos la gravedad de sus fantasías se sentiría herido, si le señaláramos protestaría violentamente, nunca asesinó a Popea, esa labor se la dejamos a Nerón, hizo sangrar el corazón de su Popea, él en modo alguno se sentiría realmente aludido.

Nosotros ante este hecho nos sentiríamos bondadosos, eso diría nuestra característica fantástica, el verse equivocadamente a través del prisma de una benevolencia extraordinaria, eso es obvio.

Y, ¿qué diríamos nosotros por ejemplo, de aquél que anhelando la Luz del Espíritu fallara en su base? ¿No dicen que Icaro se elevó al cielo con alas de cera, se le derritieron, entonces fue precipitado al abismo? Sin embargo, no piensa él de sí mismo así, supone que es fiel en las filas, está seguro de que marcha por el camino recto, que es hombre cual ninguno. Continuando así por este camino, ¿qué le quedaría pues a Icaro, después de precipitarse al averno? ¿No dicen que Ganímedes subió hasta el Olimpo al ver el fin? Pero Ganímedes también puede ser arrojado al fondo del precipicio.

El discípulo, llamémosle ahora Justiniano, como simbolismo, ¿cuántas veces se ha justificado a sí mismo? Está convencido de que marcha «muy bien», tal vez en los últimos tiempos ha mejorado algo, pues ¿acaso no ha protestado en determinados momentos? ¿Acaso no ha protestado ante el ARA del Sacrificio?

Mas él seguro está de que nunca ha protestado; desde siempre todo lo ha hecho en favor de la Gran Causa, sin fallar jamás. En nombre de la verdad, aunque les parezca a ustedes un poquito difícil, son raros los que se han visto tal cual son.

Aristóteles una y otra vez en su filosofía, convencido de que su sapiencia es formidable, lo ha hecho más inútil, ha hecho sufrir; mas él vive convencido de que jamás ha procedido mal, está seguro de ser magnífico, benevolente, dulce, etc.

En nombre de la verdad podría decirles a ustedes así: Sólo hay una persona que se ha visto a sí misma tal cual es, nada más que una de entre todos los aquí presentes, una sola. Los demás, todos tienen sobre sí mismos una imagen fantástica; su imaginación mecánica les hace verse, no como son, sino como aparentemente son. Así pues mis queridos hermanos, los invito a la reflexión. Piensen Uds. si alguna vez se han visto tal cual son.

Los historiadores por ejemplo, ¿qué es lo que han escrito?: fantasía y nada más. ¿Qué dicen de Nerón?, Que era un homosexual y que llegó a casarse con otro homosexual. ¿De dónde sacaron eso los historiadores?, ¿Les consta acaso? En nombre de la verdad les he de decir que yo estuve reencarnado en la época de Nerón, y que de homosexual nada tenía. Muchas veces lo vi salir por las puertas de la vieja Roma, sentado en su litera sobre los hombros de sus esclavos. Hombre de amplia frente y robusto cuerpo hercúleo. No así afirman los historiadores, ellos enfatizan la idea de un poeta abominable. En vez de vérsele rodeado, como muchos creen de gentes homosexuales, al contrario, le conocí siempre rodeado de sus mujeres. Yo viví en la época de Nerón y doy testimonio de ello, los historiadores han falseado la verdad con respecto a ese hombre.

¿No acusan acaso a Maria Antonieta de prostituta, adúltera y no sé qué más? Nadie ignora que se le hizo un gran escándalo por lo del collar de la Reina, joya que ella había regalado para ayudar a otros. Pero de eso, a que ella le haya sido infiel a Luis XVI hay una gran distancia: la sometimos a prueba en los mundos superiores y resultó terriblemente casta, con derecho a usar la Túnica Blanca. Yo la vi pasar heroica por París; nada debía, nada tenía que temer. Entregó su vida por Francia, nunca se le ha sabido apreciar como realmente vale.

Mucho se ha escrito en la Historia, está deformada, no vale la pena estudiar la Historia, apenas si son fechas lo único útil que hay allí. Y eso no siempre, porque, qué absurdo sería que nosotros aceptáramos la fecha aquella del año 1325 o algo así, como principio de la fundación del Imperio de Anahuac, para que en el año de 1500 y tantos desaparezca bajo la bota de Hernán Cortés y sus secuaces. ¿Creen ustedes que en dos siglos se hubiese levantado una poderosa civilización como la de la gran Tenochitlan, si para levantar una sola pirámide pasaron generaciones enteras? ¿Creen Uds. que una poderosa civilización de estas se va a levantar en dos siglos? Y así los historiadores adulteran las fechas, las falsifican; por eso es que en materias históricas hay que andar con mucho cuidado.

Entiendan ustedes la memoria mecánica y la memoria del Trabajo Esotérico Gnóstico. La memoria mecánica lo lleva a uno a conclusiones erróneas. ¿Están ustedes seguros de recordar su vida tal cual fue? No les estoy preguntando por sus vidas pasadas, sino por la presente. Imposible, hay cosas que aparecen desfiguradas en la memoria mecánica. Si uno de pequeño, aunque haya nacido en una clase media, ha vivido por lo menos en casa limpia, aseada, rodeado de pan y abrigo y refugio, ha visto unas cuantas monedas. Puede suceder que a la vuelta del tiempo y de los años, guarde en su memoria mecánica algo deformado.

De niños, unos cuantos billetes nos parecen millones, unos pequeños pinos en nuestro jardín, o cerca de nuestra ventana pueden parecemos colosales. Yo diría que nuestro cuerpo está chico, pues no sería extraño que ya grandes dijéramos: “de chiquito, de niño, vivía en tal parte, mi casa estaba magníficamente arreglada, con grandes parques, qué mesa tan preciosa, cuánto dinero”. Es la memoria mecánica, es absurda; así pues, que la única memoria real es la del Trabajo.

Sí por medio del ejercicio retrospectivo recordáramos en parte, veríamos que esa casa de muchachitos de la clase media no era el palacio que antes pensábamos que fuera, sino una humilde morada de un padre trabajador y sincero. Esas fabulosas sumas que nos rodeaban eran apenas pequeñas sumas para pagar la renta de la casa, comprar los viáticos. La memoria mecánica es más o menos falsa. Si un grupo de ustedes hace una excursión a Yucatán y ven exactamente los mismos monumentos y piedras, al regresar aquí cada uno de ustedes dará una versión diferente. ¿Qué prueba eso? que la memoria mecánica es infiel.

A ustedes les consta muchas veces lo mismo, han contado algún relato, se lo han dicho a tal o cual amigo, el que a su vez lo ha contado a otro, pero al contarlo ya le añadió más, y le quitó un poquito, ya no es el mismo relato, lo ha desfigurado. Y ese otro a su vez se lo cuenta a otro y entonces el relato se sigue desfigurando más y a la larga ni ustedes mismos conocen el relato, ha quedado tan desfigurado que en nada se parece a lo que ustedes relataron.

Así es la memoria mecánica, no sirve y es que en la memoria mecánica existe la fantasía. Memoria mecánica y fantasía están muy asociadas. ¿Cómo controlar pues la fantasía? No hay sino un modo de controlarla: mediante la Memoria del Trabajo. La memoria mecánica nos hace ver nuestra vida como no es, como no ha sido. Por medio del Trabajo vamos descuartizando nuestra propia vida y llegamos a descubrirla tal cual es. Entonces, ¿qué quiere decir esto? Que con la memoria que guardamos después del Trabajo realizado es imposible controlar la fantasía, eliminarla. Y eliminarla radicalmente, sí.

Es conveniente pues eliminar esa imaginación mecánica, porque en modo alguno nos permite el progreso esotérico. Vean a la dama que se arregla ante el espejo, que se pinta sus grandes ojeras, que se afina las cejas, que se pone unas enormes pestañas postizas, los labios los tiñe con un color rojo. Véanla vestida al último modelo, cómo se mira ante el espejo, enamorada de sí misma; está convencida de que es bellísima. Si le dijéramos que es espantosamente fea, se sentiría herida en su vanidad, y mortalmente. Ella tiene una fantasía terrible, su forma de fantasía le hace ver como no es.

Entonces cada cual tiene sobre sí mismo un concepto equivocado, totalmente equivocado, eso es terrible. Uno se pueda sentir genial, capaz de dominar el mundo, chispeante intelectualidad, está convencido de sus capacidades. Si comprendiera que lo que tiene en su personalidad no es propio sino ajeno, que sus ideas no son propias porque las leyó en tal o cual libro, que está lleno de terribles lacras morales. Mas pocos son los que tienen el valor de desnudarse a sí mismos para verse tal cual son.

Cada cual proyecta una forma de fantasía sobre si mismo y es en esa forma como la realidad nunca se ha visto jamás. Y eso es terrible, espantoso.

Pensando en voz alta, para compartir con ustedes diremos que en tanto no vaya uno disolviendo las formas de la fantasía, permanecerá muy lejos del Ser. Conforme uno desintegre todas las formas de la fantasía, el Ser se irá manifestando más y más en sí mismo.

Cuando uno ahonda en lo que es la vida, el mundo, descubre que francamente no ha visto el mundo como es verdaderamente, lo ha visto a través de las formas de la fantasía, nada más. Imaginación mecánica, cuán grave es. Sueños de la fantasía, pues algunas veces en los sueños permanece callada, otras veces los platica y otras veces quiere llevarlos a la práctica. Obviamente en el tercer caso la cuestión es grave.

Cuando un soñador quiere llevar sus sueños a la vida, comete locuras espantosas, pues sus sueños no coinciden con la mecánica de la vida. El soñador silencioso gasta mucha energía vital, pero no es tan peligroso. El que platica sueños, sueños fantásticos, puede contagiar a otras psiquis, a otras personas; pero el tercero, el que quiere convertir sus sueños en hechos francos de la vida, ese está bien rematado de la mente, está loco, eso es obvio. Continuando con esta exposición, vemos claramente que la imaginación mecánica o fantasía, nos mantiene muy lejos de la realidad, del Ser, y eso es verdaderamente lamentable.

Les gentes deambulan por las calles soñando, van en sus fantasmas, trabajan soñando, se casan soñando, viven una vida soñando y mueren soñando. En el mundo de lo irreal, nunca se vieron a sí mismos, jamás; siempre vieron una forma de su fantasía. Quitar esa forma de la fantasía resulta espantosamente fuerte. Hay varias formas de la fantasía naturalmente; así pues que cada uno de nos tiene un yo fantasía, una persona fantasía que no coincide con la realidad. La persona fantasía de ustedes ha existido desde un principio, y si ahora están ustedes convencidos que esa persona fantasía es la realidad y resulta que no es, he ahí lo grave.

Repito, ¿cómo controlar la fantasía? No hay sino una forma de controlarla: la Memoria Trabajo, ser sinceros consigo mismos, trabajar por eliminar de sí mismos los elementos indeseables que tenemos. Y a medida que los vamos eliminando, vamos descubriendo un orden en el Trabajo. ¿Quién viene a establecer ese orden en el Trabajo Esotérico? : el SER. Esa Memoria Trabajo nos permite eliminar de nosotros la fantasía, su persona fantasía.

Hay instantes raros en la vida, muy raros, en los que uno logra ver su propia ridiculez, momentos que logra percibir su Yo fantasía, su persona fantasía. Cuando eso sucede, existe un dolor moral muy profundo, pero luego viene el sueño nuevamente, busca la manera de enderezar el entuerto y al fin se consuela de cincuenta mil maneras, olvida la cuestión y el mundo sigue «en paz» como siempre.

Vale la pena que nosotros seamos sinceros con nosotros mismos. Se trata de auto-conocernos, si es que de verdad queremos nosotros hacer manifiesto al SER que llevamos dentro, si es que de verdad aspiramos nosotros a la realidad y nada mas que la realidad, sin un átomo de fantasía. Necesitamos el valor de desgarrarnos, de romper esa persona fantasía que no existe. Los demás saben que no existe, pero que uno cree que existe.

Claro que se necesita utilizar el bisturí de la auto-crítica, de lo contrario no sería posible la autocrítica. Si procedemos así, lograremos romper el Yo fantasía, lograremos destrozarlo, reducirlo a cenizas, a polvareda cósmica. Objetivo: descubrir el SER que mora en nuestras profundidades; Pero el Yo fantasía eclipsa al SER, lo mantiene a uno en sí mismo tan fascinado con lo que no es real, que no lo deja a uno descubrir al SER.

No olviden ustedes, mis queridos hermanos, que el Reino de los Cielos está dentro de nosotros mismos, que tiene distintos niveles, y también el Reino de la Tierra está aquí en nosotros y el nivel más alto del Reino de la Tierra no le da por los pies al más pequeño que vive en los Cielos. Pero, ¿cómo poder salir de los distintos niveles de la Tierra, para entrar siquiera en el Reino inferior del Reino de los Cielos? La primera escala del Reino de los Cielos dentro de nosotros está, y no fuera de nosotros. El de la Tierra tiene distintos niveles, unos mas elevados, otros más refinados; pero el mas refinado de los niveles de la Tierra no es el Reino de los Cielos.

Para pasar del mas alto escalón del Reino de la Tierra al mas bajo escalón del Reino de los Cielos, se necesita un cambio, una transformación, se necesita renacer del Agua y del Espíritu, se necesita desdoblarse en dos: la personalidad terrena y el Hombre Psicológico, el Hombre Interior.

¿Cómo podría producirse ese desdoblamiento en dos? Un Hombre Interior terrenal colocado en el nivel común y corriente y otro en una octava superior dentro de sí mismo. ¿Cómo podría producirse en verdad esa separación en nosotros de esos dos tipos de hombres? ¿Creen ustedes que esto sería posible si continuásemos con esta personalidad fantástica que creemos que es la verdadera y no lo es? Mientras uno está convencido de que la forma que está viendo es verdadera, no será posible el desdoblamiento psicológico, no será posible que el Hombre Interior se separe del exterior, no será posible pues, penetrar en el primer escalón del Reino de los Cielos.

Obviamente la fantasía es la que tiene a la humanidad sumida en el estado de inconsciencia en que se encuentra. Mientras exista la fantasía, la Conciencia continuará dormida: hay que destruir la fantasía.

En vez de la fantasía debemos tener nosotros la Memoria del Trabajo. Así que el que practique el ejercicio retrospectivo para revisar su vida, acaba con la memoria mecánica y establece dentro de sí mismo la Memoria Consciente, la Memoria del Trabajo. Así que con el ejercicio retrospectivo podemos recordar las vidas anteriores, acabamos con la fantasía; de este modo, la Memoria Trabajo y la Imaginación Consciente nos permitirán meternos por el camino del auto-descubrimiento. Hasta aquí mis palabras, si alguno de ustedes tiene algo que preguntar, puede hacerlo con la más absoluta libertad.

P.- Maestro, ¿cuales podrían ser los mejores ejercicios para desarrollar bien la Glándula Pineal?

V.M.- Como quiera que la Imaginación Consciente es la imaginación dirigida, indubitablemente pues, hay que aprender a dirigir la imaginación. Por ejemplo: relajamos nuestro cuerpo y luego enfocamos nuestra atención sobre el proceso de nacer y del morir de todas las cosas: se desarrollará la Imaginación Consciente.

Imaginemos la semilla de un rosal, por ejemplo, como va germinando, como va luego creciendo el tallo, como va echando espigas, ramas, hojas y flores. Pensemos luego en el proceso a la inversa, en el proceso involutivo: como se van dormitando los pétalos, cómo las hojas van cayendo y al fin el rosal queda convertido en un montón de leños. Es un ejercicio maravilloso con el que se logra el desarrollo de la Imaginación en forma positiva.

P.- ¿Cómo eliminar la fantasía de nosotros?

V.M.-Sencillamente, primero que todo, al Yo fantasía. Tenemos que empezar por vernos como somos, no como aparentemente somos o como creemos que somos; es difícil verse uno así como es. Uno normalmente se ve como no es, se ve como cree uno que es, de acuerdo con su fantasía. Por ahí tiene uno que empezar para romper su fantasía.

Cuando se ha visto de verdad como es, en su más crudo realismo, por lo común se sufre una terrible decepción de sí mismo, una espantosa decepción. Si uno acaba con la memoria mecánica y establece la Memoria del Trabajo, pues elimina la fantasía, porque en la memoria mecánica hay fantasía.

Ya dije el caso de los historiadores queridos de nuestra historia: es pura fantasía. ¿Estuvieron acaso los historiadores presentes en la Revolución Francesa?, ¿Conocieron a Carlos V de España, a Felipe el Hermoso? Ellos escriben versiones desfiguradas por el tiempo, producto de la fantasía. Si nosotros en vez de la imaginación mecánica, que es pura fantasía, establecemos la Memoria Trabajo, trabajamos sobre si mismos, disolviendo los elementos indeseables que llevamos, obviamente se va adquiriendo la Memoria Consciente, la Memoria del Trabajo.

Esta Memoria Consciente o Memoria del Trabajo, es maravillosa, y al aplicarla a la Historia Universal nos permitirá estudiar las distintas cosas, la cruda realidad de la Revolución Francesa, de María Antonieta, o de cualquier página de la Historia en general.

Así pues, la Memoria Consciente aplicada sobre sí mismos, nos lleva muy lejos; aplicada sobre el universo, nos permite conocer en los Registros Akáshicos, cualquier suceso de la Historia. Así, a medida que uno vaya eliminando todo lo que tiene de fantasía, la Imaginación Consciente se irá haciendo más y más activa.

6
LAS REPRESENTACIONES DE LA MENTE

Es necesario comprender profundamente todos los procesos de la Mente, todas las reacciones, ese MÁS psicológico que acumula, etc. Sólo así brota en nosotros en forma natural y espontánea la llamarada ardiente de la INTELIGENCIA.

Bien mis queridos hermanos, hemos venido estudiando los distintos aspectos relacionados con la Mente, después seguiremos ahondando en el terreno practico del Amor, de hechos interesantes que consisten en la eliminación de los Agregados Psíquicos. Resulta en verdad bastante difícil, sin embargo no es todo, hay algo más que nosotros necesitamos vigilar. Quiero referirme en forma enfática a LAS REPRESENTACIONES DE LA MENTE. Para el mundo de los sentidos existen las representaciones difíciles cuales son, los objetos que nos rodean, los remordimientos, etc., mas también existen las Representaciones de la Mente.

En la Mente hay muchas representaciones que debemos tener en cuenta: supongamos que tenemos en mente la representación de un amigo a quien estimamos. Alguien muy importante nos habla contra ese amigo, se levantan toda clase de murmuraciones, calumnias, etc. Nosotros le damos oído a toda esa chismografía. Entonces la imagen que tenemos de nuestro amigo, la representación, queda de hecho alterada. Ya no vemos en él el sujeto amable que antes veíamos lleno de armonía, etc., sino que esta imagen adquiere en nuestro entendimiento la figura que otros te han dado; posiblemente la del bandido, la del ladrón, la del falso amigo, etc., etc.

En la noche puede suceder que soñamos con ese amigo. Ya en modo alguno soñaremos con armonía, vemos que nos ataca, vemos que lo atacamos, soñamos que él empuña arma contra nosotros, etc. Queda completamente alterada la imagen del amigo: una representación que ha sido alterada. Puede darse el caso que aquellos que hablaron contra nuestro amigo lo enjuiciaron equivocadamente, calumniaron consciente o inconscientemente, etc., pero la representación de la Mente queda alterada. Eso es GRAVÍSIMO porque esta representación se convierte de hecho en un demonio que viene a obstaculizar nuestro avance esotérico, es un demonio que nos sale al paso, es un demonio que es óbice para el desarrollo interior profundo. He ahí pues el error grave: dar oídos al chisme, a la calumnia, a las murmuraciones, al dice que se dice, etc.

Obviamente dentro de nuestra mente existen miles de representaciones que pueden ser alteradas si tomamos parte en conversaciones negativas, si damos oído a la calumnia, si escuchamos al dice que se dice, etc. Por todas estas y otras cosas no es conveniente darle oídos a las palabras negativas de las gentes, eso es grave y en el fondo es un error. De la misma manera que no solamente los Agregados Psíquicos, viva representación de nuestros defectos psicológicos, constituyen un fardo que en nuestro interior cargamos, tampoco debemos nunca olvidar la cuestión de la representación del entendimiento.

Caminantes del Sendero, por dar oído a conversaciones negativas, por estar en corrillos donde sólo se escuchan frases negativas, suelen deformar unas veces muchas representaciones del entendimiento y éstas, en el Mundo de la Mente, se constituyen en verdaderos demonios que conforman un obstáculo o una serie de obstáculos infranqueables para el DESPERTAR DE LA CONCIENCIA. Así podemos citar el caso de muchos hermanos gnósticos que en las noches suelen siempre tener innúmeros sueños de tipo negativo, a veces sueñan que matan a otra persona, etc. Lo más grave es cargar tales enemigos dentro de sí mismo, en su propia mente. Obviamente lo más indicado para nuestras representaciones negativas es apelar al PODER SERPENTINO ANULAR, invocar a DEVI KUNDALINI SHAKTI para que destruya tales representaciones de tipo negativo.

Incuestionablemente no deberíamos tener tales representaciones de tipo negativo o positivo en la mente. La mente debería crear ciertas actitudes serenas a disposición del SER, pero para ello se necesitaría que la personalidad humana se tornara pasiva. Una personalidad pasiva es una personalidad receptiva: recibe los mensajes que vienen de las partes más elevadas del SER.

Incuestionablemente, tales mensajes pasan a través de los Centros Superiores del SER antes de entrar en la Mente. He ahí la ventaja de tener una personalidad pasiva. Esta, desgraciadamente, se encuentra controlada por elementos muy pesados o Agregados muy difíciles relacionados con el mundo de 96 leyes; es decir, la región del Tártarus.

La personalidad de las gentes es activa porque está controlada por Agregados del odio, orgullo, envidia, de la espantosa lujuria. En realidad de verdad nosotros no somos sino míseros gusanos del lodo de la tierra. Si logramos eliminar de nuestra Psiquis tan pesados elementos psicológicos, nuestra personalidad humana se torna fácil y la Mente se vuelve receptiva para los mensajes que descienden de las partes más elevadas del SER a través de los Centros Superiores de nuestra Psiquis.

Ahora van comprendiendo ustedes, mis queridos amigos, la necesidad de eliminar esos elementos gestados que de por sí son PESADOS. Con DEVI KUNDALINI SHAKTI, o sea, la Serpiente ígnea de nuestros Mágicos Poderes, podemos eliminar de hecho esos elementos pesados. Es el triunfo, porque así podemos recibir el mensaje directo que viene de las partes mas elevadas del SER. Por eso les digo que hay que Trabajar sobre sí mismo.

Hay que crear una Mente receptiva, una Mente que nunca proyecte, que siempre reciba en vez de proyectar. Obviamente no tendría el mal uso de aceptar representaciones de tipo positivo o negativo en los distintos fondos del entendimiento; una Mente así solamente traería los mensajes que vienen de la parte más alta de nuestros semejantes. En tanto nosotros continuemos dándole alimento a las distintas representaciones del entendimiento, jamás será una Mente pródiga, una Mente progresista. En realidad, de verdad, está condicionada por el tiempo y por el dolor. Así analizando, de esta forma veremos que no solamente debemos eliminar Agregados Psíquicos indeseables, sino que tenemos un problema muy difícil con la cuestión de las REPRESENTACIONES. El problema que veo difícil para la iluminación interior, es que cargamos tantas representaciones, además de los Agregados Psíquicos inhumanos.

Si estudiamos cuidadosamente la vida de los sueños, hallaremos en ellos tantas cosas vagas e incoherentes, varios aspectos subjetivos, imprecisos, tantas cosas absurdas, personas, hechos que no tienen realidad. El sólo motivo de resultar incoherentes, nos debe invitar a reflexionar.

Como gnóstico, uno debe tener conceptos claros e ideas lúcidas, iluminación radical sin vaguedades, sin subjetivismo de ninguna especie. Desgraciadamente las representaciones que en nuestro interior cargamos y los diversos AGREGADOS, condicionan en tal forma a la CONCIENCIA, que la mantienen dentro del carril nada agradable de la SUBCONCIENCIA y hasta de la INFRACONCIENCIA e INCONCIENCIA. Les invito a la reflexión, les invito a comprender estas cosas tan indispensables.

En el mundo oriental se habla muy en síntesis. Por ejemplo, el Budhismo Zen o Chan sólo dice que hay que llegar a la quietud de la Mente, al silencio de la Mente con el propósito de lograr la irrupción del VACÍO ILUMINADOR. Se nos dice que en el Satori hay verdadera felicidad. Se tiene que conseguir en la Sala de Meditación la quietud de la Mente por dentro, por fuera y por el centro. Se nos dice que la Mente debe quedar como un muro absolutamente quieto.

Bueno, me di cuenta que en la Sala de Meditación del Japón cuesta para conseguir el Satori. Tanto si digo que cuesta tan sólo unos cuantos minutos en el mejor de los casos una o varias horas, después la Mente vuelve a estar tan agitada como siempre. Sale uno de aquél estado de felicidad para enfrentarse al mundo, dichoso, embriagado para luchar. Claro, interviene el YO para darle unas cuantas bofetadas, para sacarlo de ese estado, conseguir que se elimine…

Si nosotros queremos ser algo más que lo que se pueda lograr en una Sala de Meditación Zen o Chan, debemos tener también un DESPERTAR de la Mente, Una Mente receptiva para los infinitos que vienen de allá arriba del cielo de Urania, una Mente iluminada. ¿Seria esto posible si nosotros le permitiéramos a los Agregados Psíquicos continuar existiendo en nuestra Psiquis? ¿Sería esto posible si nosotros diéramos oído a la chismografía para alterar las REPRESENTACIONES que cargamos en nuestro entendimiento? ¿Sería esto posible, me digo a mí mismo y lo comparto con ustedes al pensar en voz alta, si nosotros continuáramos dando prioridad a las representaciones positivas o negativas…?

H.P. Blavatsky tiene una frase en «La Voz del Silencio» que me ha gustado. Dice: “Antes que la llama de oro pueda arder con luz serena, la lámpara debe estar bien cuidada, al abrigo de todo viento, los pensamientos terrenales deben caer muertos a la puerta del Templo”… Esa frase de H. P. Blavatsky en su maravillosa obra titulada «La Voz del Silencio», es portentosa, es maravillosa. Sólo así, digo, sería posible que en verdad la Mente quedara quieta y en silencio por dentro, por fuera y por el centro, no por un rato ni dentro de una Sala de Meditación, sino en forma continua…

Cuando uno va estudiando los distintos repliegues de la Mente, va comprendiendo también que la quietud y el silencio total del entendimiento no son posibles en tanto la Mente esté ocupada por los Agregados Psíquicos y por las Representaciones. Podría objetarse diciendo que existen representaciones loables, claras, magníficas. Eso se supone aceptable, pero eso no lo es. Nosotros, el total, debe ser el SER. ¿Por qué tenemos que tener entre nuestra mente cosas que no son del SER? No veo por qué tengamos que cargar en nuestra mente intrusos. He comprendido que en la Mente sólo debe estar el SER, que la Mente debe convertirse en un Templo donde oficie el SER y nada más que el SER, eso es todo. Pero mientras ese Templo esté lleno de elementos extraños, cosas, juegos, escaparates gigantes, representaciones, agregados; puede decirse que existe un sueño profundo en la Conciencia, es inconsciencia…

Al hombre se le conoce por sus sueños, dijo Platón en su libro. El día en que nosotros dejemos de soñar, entonces las «cucarachas» que cargamos en el cerebro se vuelven fuego. Que todas esas incoherencias absurdas no existan, que todos esos estados morbosos, vagos, imprecisos, insípidos, insubstanciales, inodoros, no tengan existencias de ninguna clase. Dichoso el día en que ya no soñemos, en que dejemos de soñar. Cuando un hombre deja de soñar ha triunfado. Mientras existan los sueños en la Mente, mientras se vaya para el Espacio Psicológico a proyectar Sueños imprecisos, absurdos, esto nos indica que vamos muy mal, esto nos indica que tenemos una mente llena de mucha basura, de mucha pacotilla.

Como les decía, el verdadero iluminado no tiene sueños, los sueños son para los dormidos. El verdadero iluminado vive en los mundos superiores fuera del cuerpo físico en estado de intensificada vigilia, sin soñar jamás. El verdadero iluminado después de la muerte del cuerpo físico está despierto en el Espacio Psicológico. Así pues, reflexionen en la necesidad de llegar a la quietud del silencio de la Mente.

¿Qué diremos nosotros aquí sobre los Tres Alimentos? Ya expliqué como nos alimentamos, cual es el primer alimento. No pienso referirme a nada de eso. Ya hablamos también sobre el segundo alimento que es la respiración, más importante que aquel que va al estómago. Pero hay un tercer alimento que les dije a ustedes que es el de las IMPRESIONES. Nadie puede vivir sin impresiones siquiera un minuto. Ustedes me están escuchando aquí, yo estoy rascándome y a sus mentes está llegando una serie de impresiones. Ven una figura humana vestida con una Vestidura Sagrada de la Orden de los Caballeros del Santo Grial. Esto llega pues a través de las impresiones o por medio de impresiones, todo esto son impresiones para ustedes.

Desgraciadamente el ser humano es negativo. ¿Qué le dirían ustedes, por ejemplo, ahora que estamos en este salón, si les abriéramos la puerta aquí a unos ladrones para que entraran? A ustedes, hermanos que nos acompañan en esta plática, ¿les parecería correcto que abriera la puerta para que entrara la gente, qué sucedería? Sin embargo, no hacemos lo mismo con las impresiones, le abrimos las puertas a todas las impresiones negativas del mundo.

Estas penetran en nuestra Psiquis y hacen desastres allá dentro, se transforman en Agregados Psíquicos y desarrollan en nosotros el Centro Emocional Negativo y, por último, nos llenan de lodo. ¿Será correcto eso?, ¿Es correcto que una persona, por ejemplo, que esté llena de impresiones negativas que emanan del Centro Emocional Negativo, tenga cabida entre nosotros, que le abramos las puertas a todas las impresiones negativas de esa persona?

Si no sabemos seleccionar las impresiones, mucho menos cerrarlas. Nosotros tenemos que aprender a abrir y cerrar las puertas de nuestra Psiquis a las impresiones, abrir las puertas a las impresiones nobles, cerrarlas a las impresiones negativas y absurdas, porque las impresiones negativas causan daño, desarrollan el Centro Emocional Negativo en nosotros, nos perjudican.

Vean ustedes lo que uno hace estando en multitud: yo les aseguro que ninguno de ustedes, por ejemplo, se atrevería a salir a la calle a lanzar piedras por ahí, ¿verdad? Sin embargo en grupo puede que alguien se meta: surge una gran manifestación pública que está enardecida contra el Gobierno. Las multitudes lanzan piedras y también resulta uno lanzando piedras, aunque después se diga a sí mismo: ¿por qué las lancé? ¿Por qué hice eso?

Yo conozco apenas hace unos cuatro años, cuando los maestros de escuela se levantaron en muchas huelgas, protestas, manifestaciones. Entonces vimos ahí cosas insólitas. Aquí en pleno Distrito Federal, hace unos 10 o 15 años, vimos profesores muy decentes, muy dignos, muy cultos, que en multitud agarraban piedras y las lanzaban contra vidrios, contra gentes, contra quienes podían. Esos profesores de escuela nunca lo hubieran hecho a solas pero sí en grupos. En grupos el ser humano se porta muy distinto, hace cosas que nunca haría a solas, ¿a qué se debe eso? Se debe a las impresiones negativas a las que ha abierto las puertas; entonces éstas lo ponen de mal genio y resulta haciendo lo que nunca haría solo. Por eso es necesario que nosotros aprendamos a ser ciudadanos cultos.

Cuando uno abre las puertas a las impresiones negativas, no solamente altera el orden del Centro Emocional, que está en el corazón, sino que lo torna negativo. Si abre uno las puertas, por ejemplo, a la emoción negativa de una persona que viene llena de ira porque alguien le ocasionó daño, entonces termina uno pues aliado con esa persona, contra aquella persona que ocasionó el daño y termina uno lleno de ira y tomando parte en el asunto.

Supongamos que uno le abre las puertas a las impresiones negativas de un borracho que se encuentra en una pachanga y termina uno aceptándole una copita al borracho y luego dos, tres, diez. Y en conclusión, borracho también. Supongamos que uno le abre las puertas a las impresiones negativas de una persona de sexo normal, termina uno fornicando con toda clase de sexos. Supongamos que le abrimos las puertas a las impresiones negativas de un drogadicto, resultamos también fumando marihuana, y con semilla, y con todo. Conclusión: FRACASO.

Así es como los seres humanos se contagian unos a otros mediante las impresiones negativas. El borracho contagia al borracho, los ladrones vuelven ladrones a los otros, los grandes homicidas contagian a otros, los drogadictos contagian a otros; en fin, se multiplican los drogadictos, se multiplican los asesinos, se multiplican los ladrones, ¿por qué? Porque cometemos siempre el error de abrirle las puertas a las impresiones negativas y eso no está correcto.

Seleccionemos las emociones. Si alguien nos trae emociones positivas de luz, armonía, de belleza, de sabiduría, de amor, de poesía, de perfección, abrámosle las puertas del corazón. A los seres que nos traen impresiones negativas de odio, de violencia, de celos, de drogas, de alcohol, de fornicación, de adulterio, no tenemos que abrirles las puertas de nuestro corazón. Cerrémoslas, cerremos las puertas a las impresiones negativas. Cuando uno reflexiona en todo esto puede perfectamente modificarse, hacer de su vida algo mejor.

Vemos nosotros la representación de un gran amigo que siempre nos ha servido, bondadoso, caritativo, maravilloso. De pronto, alguien emocionado, lleno de impresiones negativas, viene a dar con tanto problema. Nosotros abrimos las puertas a esas impresiones negativas, está murmurando, está diciendo que nuestro amigo es un ladrón, un bandido, un salteador de banco, cuarenta mil cosas. Todas esas impresiones negativas entran dentro de nuestra mente. Tal representación alterada se convierte en un verdadero DEMONIO que obstaculiza el Trabajo sobre sí mismo: Por todo esto y muchas otras cosas, verán ustedes que esto de limpiar el Templo de la Mente es bastante difícil, más no imposible.

Necesitamos tener una mente clara, un Templo limpio, sin suciedades, sin abominaciones de ninguna especie. Pero hay que saber vivir, es necesario saber vivir. En la vida práctica, desgraciadamente, las gentes no saben vivir, todos echan la culpa de sus sufrimientos, de sus amarguras, a los demás. Y el único que verdaderamente tiene la culpa somos nosotros mismos.

Veamos el caso de que alguien nos robe una cantidad de dinero. Supongamos que uno de ustedes tiene guardado por ejemplo, $50.000 en un mueble, en una caja cualquiera de su casa y un familiar de ustedes, les roba esos $50.000. Claro que sufrirían horriblemente, ¿verdad? Perderlos así no es agradable, nos causaría mucho dolor, llorarían, irían a la Policía, pondrían la demanda contra él, tal vez no procederían así por ser un familiar, pero el sufrimiento no lo callarían del todo. Pero, ¿por qué sufrir así por $50.000? Ya que le costó mucho trabajo por eso sufren. Si no tuvieran el YO del apego a las cosas, al dinero, perdería esos $50.000 y quedarían riendo, no sufrirían.

Pongamos que de pronto un hombre encuentra a su mujer con otro, un caso difícil, sobre todo si la llega a encontrar en pleno adulterio. No hay duda que confundido por el dolor saque la pistola y ahí mismo darle de balazos, ¿por qué hace eso? Se justificaría ante las autoridades que la encontró en su propio lecho de adulterio y claro, tenía yo razón. Eso es una locura, una completa locura, porque si el hombre no tiene el YO de los celos dentro, si ese hombre no tiene el YO de los apegos ni de los celos, no hay quien sufra. Sencillamente, da la espalda y se retira, se va, vive su mundo más allá, cada cual es cada cual, se siente libre de ese rayo porque ella lo reemplazó, lo retiró. Si no tiene celos no hay dolor.

Supongamos que un insultador nos insulta. Por un ruin insultador nosotros sufrimos horriblemente y contestamos el insulto con el insulto. Pero si no hay nadie que se entere aquí dentro, ¿quién protesta? Pongamos que el insulto de 10 palabras iba a herirlo en su amor propio, pero si el YO del amor propio no existe, ¿quién sufre? Supongamos que las palabras tenían por objeto calumniarlo, es decir, que era un ladrón, y supongamos que nosotros en realidad de verdad no somos ladrones. En segundo lugar, no tenemos el YO ese que se quiere a sí mismo, el del amor propio, ¿quién sufriría?

Muchas veces alguien sufre porque ve a un amigo que tiene una linda casa y una bella esposa. Eso se llama ENVIDIA, ¿verdad? Pero si no tiene el YO de la envidia, ¿por qué sufriría? Al contrario, se alegraría de ver bien a su amigo. De manera que los demás no pueden causarnos dolor, el dolor nos lo causamos nosotros a sí mismos, es la cruda realidad de la vida. Desintegrando el EGO termina el dolor.

La raíz del dolor está en el Ego y cuando el Ego termina, solamente queda en nosotros la belleza. Esa belleza se transforma en eso que se llama AMOR y felicidad. Entonces, al llegar la Mente a esas alturas está quieta, en silencio; ya no es una Mente que proyecta, ya no es una Mente que se ofende, ya no es una Mente que reacciona por nada. Recibe los mensajes que vienen de arriba, de las partes superiores del Ser, es una Mente llena de plenitud.

Repito: no solamente los Agregados Psíquicos hay que eliminarlos. Está claro que hay también que eliminar las Representaciones de la Mente, tanto las negativas como las positivas. Necesitamos limpiar dentro de la Mente toda basura, necesitamos que la lámpara arda dentro del Templo de la Mente, necesitamos que la llama de oro pueda arder con luz serena dentro del ámbito del Templo. Cuando la Mente está quieta, cuando la Mente está en silenció, adviene lo nuevo.

Decimos que esta senda es muy hermosa pero, ¿qué hacemos con las preocupaciones, qué hacemos con los sufrimientos que nos ocasionan los demás? Es imposible llegar a tener la Mente quieta, en silencio, cuando vivimos en un mundo lleno de problemas y dificultades, es absurdo. Desintegrando los Agregados inhumanos que en nuestro interior cargamos, los problemas y las dificultades concluyen. Así pues, lo que necesitamos, hoy por hoy, es dejar la pereza mental, trabajar muy duro sobre sí mismos. Hasta aquí mis palabras. Si alguno de los hermanos tiene algo que
preguntar sobre el tema, puede hacerlo con la más absoluta libertad.

P.: Maestro, sobre la quietud de la Mente y una Mente aquietada, ¿qué podría decirnos?

V.M.- Bueno, naturalmente que hay que distinguir entre una Mente que está quieta y una Mente que está aquietada, entre una Mente que está en silencio y una Mente que está silenciada. En nombre de la verdad, debemos de decir en forma enfática que la verdadera quietud y Silencio de la Mente advienen cuándo el Ego y las Representaciones o Entendimiento han muerto. La Mente está descansada, en silencio, la Mente se torna receptiva, queda en manos del Ser y solo el Ser puede hacerlo.

P.: Maestro, ¿cuál es la manera más práctica?

V.M.- Lo más práctico es el sentido común. Aunque muchos dicen que es el mas común de los sentidos, yo diría que es el menos común. Claro que si aquí llega un ladrón y abro las puertas para que entre, entonces cometo un absurdo, pero si llega un hermano y da golpes acompasados y rítmicos, en esa puerta, pues con mucho gusto le abro la puerta. También si viene «Juan Perico de los Palotes» y trae un poco de emociones negativas, está emocionado, porque resulta que encontró a una persona del sexo opuesto para su lujuria, para su fornicación y comienza a hablar de pornografía y yo, muy contento, le abro las puertas, estoy abriendo las puertas a una emoción negativa. Si viene un drogadicto fumando marihuana, me dice que muy bueno, que él a través de la marihuana ha tenido tales y cuales percepciones, que ha logrado hasta mensajes del más allá, del no sé qué, y, emocionado, me dice que «me de un toque» y yo me doy un «toque», soy un imbécil, ¿verdad? He abierto las puertas a una emoción negativa. Esto está claro, no hay necesidad de complicar las cosas.

P.: ¿Quiere decir esto Maestro, que uno hace mal cuando habla de una persona ya sea bien o mal, siendo que los criticones no transforman estas impresiones?

V.M.- Pues sí, uno no tiene por qué ocuparse de las personas ni para bien ni para mal, cada cual es cada cual. De manera que mejor será respetar la vida ajena y no abrir las puertas a las emociones negativas, eso es absurdo.

P.: Maestro, en lugar de Representaciones negativas o positivas, ¿qué debemos tener nosotros para actuar?

V.M.- Por ahora trabajar, no queda mas remedio. A Trabajar, desde ahora dedícate a Trabajar sobre ti mismo. El día que hayas eliminado los Agregados Psíquicos, el día que hayas eliminado las Representaciones de la Mente, entonces ese día las cosas cambiarán, ese día abrirás el corazón, ese día recibirás los chispazos que vienen de las partes superiores de tu propio Ser, serás un individuo íntegro. Ahora, a ¡Trabajar!

P.: Venerable Maestro, cuando se está en el Trabajo y se logra tener determinadas percepciones sin identificarse con ellas, ¿es un producto de la auto observación?

V.M.- El Sentido de la Auto-Observación se va desarrollando conforme uno lo va usando. Obviamente se necesita usarlo, porque órgano que no se usa se atrofia. A medida que uno va Auto-Observándose cuidadosamente, el Sentido ese maravilloso de la Auto-Observación Psicológica va entrando en actividad. Pero tiene uno que estar, dijéramos, en acecho místico, para buscar, Auto-Observándose uno sus propios errores. A medida que uno se Auto-Observa, el Sentido de la Auto-Observación Psicológica se va desarrollando.

P.: Definitivamente, ¿debemos hacer prácticas para despertar facultades estando así, sin Morir?

V.M.- Lo más importante es la Auto-Exploración Psicológica de sí mismo para Auto-Descubrirse. En todo Auto-Descubrimiento existe también Auto-Revelación. Cuando uno admite que tiene una Psicología particular, individual, comienza a Auto-Observarse sus propios errores. Cuando uno descubre que tiene un error debe tratar de comprenderlo profundamente en todos los niveles de la Mente. Cuando uno ha comprendido el error, puede darse el lujo de reducirlo a polvareda cósmica con la ayuda de la Serpiente ígnea de nuestros mágicos poderes. Me refiero en forma enfática a Devi Kundalini Shakti, que se desenvuelve y se desarrolla en la espina dorsal. «Buscad primero el reino de Dios y su Justicia, que todo lo demás se les dará por añadidura».

P.: ¿Podrá ser una Representación mental el origen de un Agregado Psíquico?

V.M.- No confundamos a la gimnasia con la magnesia. Una cosa son las Representaciones mentales y otra los Agregados Psíquicos. Representaciones mentales existen de instante en instante, de momento en momento. Tú mismo, aquí, en estos momentos, estás lleno de representaciones mentales. Pero las representaciones de la Mente pueden ser alteradas, convertirse en demonios perversos, pero son REPRESENTACIONES. Ninguna Representación podría dar origen a un nuevo Agregado, las Representaciones son de una Mente, y los Agregados son de otra.

P.: Venerable Maestro, entonces ese demonio que resulta de la Representación… el método que se necesita para eliminarlo, ¿es el mismo que se hace para eliminar los YOES?

V.M.- Obviamente así es. Si uno apela a la Serpiente ígnea de nuestros mágicos poderes para eliminar determinadas representaciones, podemos recibirla enseguida y esas Representaciones quedarán reducidas a polvareda cósmica. La Mente debe estar clara, libre, debe ser un Templo sin establos lujuriosos donde arda únicamente la llama de Prajna, es decir, la flama del SER.
P.: Maestro, ¿entonces las Representaciones son producto de los Yoes?

V.M.- No señor, ya dije que no hay que confundir la gimnasia con la magnesia, que una cosa son las Representaciones y otra los Agregados Psíquicos. Así como en el mundo de los sentidos los objetos son fundamentales, porque realmente los objetos están ubicados en el mundo de los sentidos, así también hay un mundo de la Mente. Las Representaciones dentro de la Mente, por lo común, son un lío terrible, positivas o negativas…

P.: Maestro, entonces las Representaciones que vienen a nosotros cuando estamos tratando de hacer una Meditación, así sean de personajes muy sagrados para nosotros, ¿qué pasa?

V.M.- Cuando se está en Meditación, por lo común, vienen muchas Representaciones a la Mente, pero si se analiza la cuestión se descubre que tales Representaciones están metidas dentro de la Mente, que ahí han estado siempre. Se necesita libertarnos, la Mente debe quedar limpia para que en vez de Representaciones llegue a nosotros los mensajes que vienen de allá, a través de los Centros Superiores de allá. Una cosa son los mensajes que vienen de allá y otra cosa son las malas formas mentales que vienen a la Mente, las Representaciones.

Las Representaciones son una cosa y los mensajes son otra. Los mensajes vienen repito, a través de las partes superiores del Ser y llegan a la Mente Superior, a la Mente cristalina. Tienen un sabor nuevo, no son del tiempo, están más allá pues del tiempo. Nosotros tenemos que abrirnos a lo nuevo, en cambio las Representaciones no tienen jamás un sabor nuevo, las Representaciones son del tiempo.

P.: Maestro, cuando se presenta una Representación dentro del terreno pero la persona no se identifica con ella sino que la estudia, ¿cómo se podía explicar eso? ¿Qué resultados se obtiene?

V.M.- Pues bien, siempre sucede que eso es una Representación. Durante el sueño, por lo común, siempre hay Representaciones de tipo subjetivo, incoherente, vagas, imprecisas. Si la persona no se identifica o no se fortalece con tales Representaciones, únicamente las estudia y, al estudiarlas, las comprende y sabe de qué clase son tales representaciones. Por lo común, se encuentran relacionadas con muchos errores del pasado, pero hay que distinguir claramente entre Representaciones y Agregados Psíquicos. Uno puede tener en la Mente representaciones de todos sus amigos de lujuria, esas son representaciones que tarde o temprano tienen que eliminarse. Los Agregados son otra cosa, los Agregados personifican a nuestros defectos. Las Representaciones son simples formas mentales. La representación de una piedra, la representación de un hombre, la representación de un animal, son simples formas. Debemos tener la mente libre, el Templo de la Mente debe estar limpio, puro.

P.: Venerable Maestro, las Representaciones positivas o impresiones positivas, ¿se puede hacer el mismo trabajo que se enseñó con relación a la transformación de impresiones con relación a las representaciones?

V.M.- Pues es bueno tratar de comprender una Representación antes de eliminarla en forma similar como se hace con los Agregados Psíquicos. Cuando uno comprende que una Representación no es mas que una forma de la Mente, pues debe eliminarla, pero tiene que comprender para luego eliminar, y la elimina con el Fuego de la Serpiente ígnea de nuestros mágicos poderes.

P.: Maestro, cuando hay transformación de las impresiones, ¿puede haber Representaciones?

V.M.- Uno puede digerir determinadas impresiones pero no puede evitar que las representaciones que tiene en la mente almacenadas, dejen de existir. Tiene que procurar comprenderlas para luego eliminar.

P.: Una experiencia en los mundos internos, ¿hasta qué punto es una Representación mental?

V.M.- Mientras subsista el EGO no se es idóneo para las investigaciones en el espacio psicológico. Nadie podría conocer los mundos internos del planeta Tierra si antes no conoce sus propios mundos internos. Nadie podría conocer los mundos internos del sistema solar si antes no conoce sus propios mundos internos. Nadie podría conocer los mundos internos de la galaxia en que vivimos si antes no conocemos nuestros propios mundos internos particulares, individuales. No se puede ser idóneo para la investigación psicológica dentro del espacio psicológico en que vivimos, en tanto no se haya desintegrado el EGO y acabado con las Representaciones que emanan del mundo rústico sensorial.

Las gentes necesitan antes que todo, aumentar el porcentaje de Conciencia para poderse convertir en verdaderos investigadores idóneos del espacio psicológico. Así pues, necesitamos estarnos auto explorando psicológicamente en forma diaria hasta descubrir nuestros errores y reducirlos a polvareda cósmica. Sólo así es posible conseguir en realidad, de verdad, el AUTO-DESPERTAR. Necesitamos dejar a un lado tantas teorías, tantas vaguedades, tantas incoherencias que para nada sirven, convertirnos en individuos despiertos.

En nombre de la verdad hemos de decir que el mundo de la Mente es el depósito de todas las formas mentales pasadas, presentes y futuras. El mundo de la Mente natural o universal debe pues ser estudiado a fondo, profundamente, si es que queremos nosotros entender algo del EGO y de las Representaciones. A muchos hermanos no se les ha podido ocurrir claramente como es la diferencia existente entre EGO y Representaciones.

Hemos dicho en forma enfática que los Agregados Psíquicos todos en conjunto, constituyen eso que se llama EGO, cada Agregado Psíquico es la mismísima personificación de algún defecto de tipo psicológico. Hemos dicho también que dentro de cada Agregado existe cierto porcentaje de Conciencia íntima. Hemos aclarado que desintegrando esos Agregados, liberamos la Conciencia. Hemos dado las técnicas a seguir, más en nuestra plática añadimos a esto de los Agregados algo distinto; me refiero en forma clara y precisa a la cuestión aquella de las Representaciones. ¿Qué diferencia habría, por ejemplo, entre Agregados y Representaciones? Eso es lo que vamos a estudiar en adelante.

Dentro del terreno meramente practicista de la vida, una persona es una persona, un objeto de los sentidos. La Representación mental o imagen mental que tengamos sobre la persona es otra cosa, pero es algo similar a la diferencia que existe entre una persona y su fotografía. La persona es la persona y su foto es su foto, su representación, lo que representa. Hay fotos mentales y una cosa es realmente una persona y otra cosa es una foto mental que sobre la persona tengamos.

La foto mental viene a ser la Representación de la persona. Los Agregados Psíquicos constituyen el EGO, pero las Representaciones perciben los objetos de los sentidos en el mundo de los sentidos. Así también es verdad que existen las Representaciones de la Mente.

En los mundos esotéricos, los mundos internos, en el mundo de la Mente, a tales Representaciones la Fraternidad Universal Blanca las denomina EFIGIES. De ellas hay millones. Les voy a citar un caso de formación de Efigies o de Representaciones: Hace muchísimos años, tenía la mala costumbre todavía de ir al cine. Hace unos 20 años, un día cualquiera, asistí a una película con sabor más bien lujurioso, aparecía una pareja… etc. Vi la película y la eché al olvido, no pensé más en ella, en la película. Más en el mundo de la Mente la cosa cambió. En esa región me hallé en Cuerpo Mental dentro de un elegante salón, estaba sentado junto a una mesa y frente a mí también había una dama muy elegante. Era la misma que había visto en la película, sus mismas facciones, su mismo caminar, hablar, etc. Obviamente me encontraba ante una Representación de aquella figura de la pantalla que había quedado depositada en mi Cuerpo Mental, un objeto, dijéramos, de tipo amoroso con aquella dama mental que no era sino una Representación. Obviamente había un error gravísimo, yo había creado esa Representación, ésa Efigie.

De pronto me vi obligado a descender al Mundo Astral, me hallé luego en un gran Templo, ante un Gran Maestro y un grupo de Maestros. Recuerdo todavía que eso sucedió hace 20 años, que aquel Adepto me dio una nota escrita con su puño y letra. La orden decía: «Retírese del Templo inmediatamente, pero con INRI…»-es decir, conservando el fuego sagrado puesto que no había habido fornicación propiamente o nada por el estilo, eso es todo.

Bastante compungido de corazón comprendí mi error, me dirigí hacia la puerta de entrada de aquel Gran Templo. Mas antes de salir, resolví postrarme en un reclinatorio que allí había cerca de la puerta y pedí perdón. De pronto avanza nuevamente el que me había traído la nota, era nada menos que el mismísimo Guardián del Templo y me dijo: «Señor, se le ha ordenado a usted que se retire, obedezca». Bueno, le dije, es que yo deseo platicar con el Venerable. «Ahora no se puede. Señor, eso podría ser más tarde. En estos momentos él está ocupado en examinar algunas Efigies (Representaciones)». No me quedó más remedio que retirarme de aquel Templo y directamente me vine compungido de corazón a mi Cuerpo Físico.

Ya entre el vehículo denso, me concentré en el Cristo pidiendo perdón, reconocí el error de haber ido a aquel sitio (al cine). Comprendía que había fabricado con la Mente una Efigie y rogué al Misericordioso que repitiera la prueba. Fui escuchado, porque tuve verdadera comprensión y a la noche siguiente, en Cuerpo Mental, fui llevado al mismo lugar, a la misma mesa, con las mismas gentes, con la misma dama, que no era más que una Representación de tipo mental. Cuando iba a comenzar el mismo «ajetreo» de la noche anterior, me acordé de mi propósito de enmienda y saqué de una vez mi Espada Flamígera y la atravesé con ella a esa dama mental. Luego, la desintegré como una forma porque era una forma mental; la llama de la Espada permitía que se desintegrara, que se volviera cenizas prontamente.

Concluida esa labor descendí nuevamente al Mundo Astral, penetré dentro del Cuerpo Astral. Ya en posesión de ese vehículo, me hallé dentro de un Gran Templo, el mismo de la noche anterior. Se me recibió entonces con alegría, fiesta, se me felicitó y, posteriormente, mi Buddha Interior o Buddha Intimo, me instruyó profundamente, me llevó en Cuerpo Mental a los salones de cine, a mostrarme lo que son tales salones. Están todos llenos de larvas. Representaciones creadas por los mismos asistentes a las películas, formas mentales depositadas en esos antros de Magia Negra. Me instruyó el Buddha Interior sobre todos los peligros que implicaba la ida al cine. Me dijo que en vez de estar yendo al cine, debía ponerme a repasar mis vidas anteriores y hasta me hizo repasar algunas páginas. Luego tomó una Espada y la partió así y me dijo: «En esto puedes quedar tú, perder tu Espada si sigues asistiendo a esos antros de Magia Negra». Le dije: Señor, no volveré a esos antros. Y jamás volví.

Así pues, pasaron muchos años sin volver jamás. Confieso sin embargo, porque no puedo ser falso conmigo mismo, que una vez dieron una película sobre el fin del mundo de Miguel de Nostradamus. Bueno, dije, ésta no debe ser mala, se trata de Nostradamus, sobre los tiempos del fin, y fui. Se trataba de Nostradamus y de sus centurias, no sé si ustedes conocen algo sobre el particular. La encontré muy sana, pero tampoco se me reprendió en esa ocasión sobre la película que fui a ver. Y no me atreví a volver, pues de pronto va y me jalan las orejas por estar metiéndome en camisas de once varas.

De manera pues que así son esas películas a «go-go» o esas de mucha lujuria o erotismo. Yo jamás volví a eso, la única excepción fue la de Nostradamus. De todas maneras, reconozco que es peligroso entrar en esos antros porque hay multitud de larvas que no son más que Representaciones, formas mentales de personas, de bandidos; es decir, de todo aquello que han visto en la pantalla. Así que en nombre de la verdad les digo a ustedes que una cosa son los Agregados Psicológicos y otra las Representaciones.

Los difuntos, por lo común, pierden mucho tiempo en el Devachán. No les puedo negar a ustedes que el Devachán sea un lugar de felicidad, delicias y felicidad, pero las figuras que hacen agradable la vida en el Devachán a los difuntos son meras representaciones vivientes de sus familiares, parientes, de sus amigos que dejaron en la Tierra. En una palabra, las formas del Devachán son Representaciones o Efigies vivientes. Resultan de naturaleza insólita, por eso digo que pierden mucho tiempo en el Devachán, pero son felices en esa parte, se sienten acompañados de los seres queridos que dejaron en la Tierra. No se dan cuenta ni en forma remota, que ese mundo de felicidad son meras Efigies mentales. Si se dieran cuenta pues, perderían todo el Devachán.

En la mente de cada uno de nosotros viven muchas Representaciones de nuestros amigos, de nuestros familiares, de nuestros parientes, de nuestros allegados. Es claro, si alguien nos dice algo sobre nuestros familiares, etc., y nosotros cambiamos el concepto que tenemos con respecto a estos últimos, aquella figura se altera, es decir, aquella Efigie mental, dijéramos, es alterada y al alterarse corría las nuevas características de violencia, de robo, de mala fe, ira, etc. que nos atacan violentamente convirtiéndose en un obstáculo para nuestro Trabajo Esotérico.

En estos instantes me acuerdo de Rabinil. Parece un nombre masculino pero se trata de una dama, una mujer del Tibet. Ella se propuso crear, de verdad, una Representación a voluntad, una Efigie mental y le dio a tal figura la forma de un monje tibetano, hasta consiguió la cristalización y materialización de aquél monje. Es obvio que cuando tocaban a su puerta en vez de salir ella a abrir, salía el monje; era visto físicamente, tal era el poder con que lo había materializado.

Después de cierto tiempo, aquella figura, aquella Representación intencionalmente creada por la dama, fue asumiendo características peligrosas; ya no obedecía, hacía lo que le daba la gana, comenzaba a atacar a todo el mundo, aún a ella misma. Y claro, tal dama se espantó. En un Monasterio, entre todos, se dedicaron a destruir tal Efigie. Estaba tan fuertemente materializada que aún siendo ellos, verdaderos expertos en el mundo de la Mente, gastaron como 6 meses de trabajo continuo para desintegrarla. Esa es una materialización de una Efigie Mental.

No debemos abrir nuestra mente a las representaciones negativas, porque esto es perjudicial. Solamente deberíamos abrir las puertas a las impresiones positivas. Si nosotros abrimos las puertas a las impresiones negativas, a la chismografía de alguien o ir a hablar contra alguien que cargamos aquí en la mente, pues el resultado será fatal. Le Efigie o representación mental que cargamos nosotros en nuestro interior de la cual se viene hablando, puede ser alterada precisamente por las impresiones negativas. Tal figura asume entonces características peligrosas, se vuelve contra nosotros y nos ataca violentamente. Eso es claro, cargamos multitud de representaciones y naturalmente cualquiera de ellas alterada, se convierte en un enemigo interior más de los ya existentes.

Es conveniente hermanos que reflexionemos sobre esto, que aprendamos a vivir inteligentemente, sólo así marcharemos por la vía que ha de conducirnos a la liberación final. Es necesario cuidar la Mente. H. P. Blavatsky dijo: «la Mente que es esclava de los sentidos hace al Alma tan inválida como el bote que el viento extravía sobre las aguas…». Nosotros necesitamos controlar los sentidos y la Mente. Muchos pájaros mentales, pensamientos, se meten en la jaula de la Mente, del entendimiento y nos perjudican, me refiero a Representaciones negativas. Ahora comprenderán ustedes mejor lo que estoy diciendo, de que hay que controlar los sentidos y la Mente. Van ustedes por la calle y, de pronto, encuentran en una esquina una revista pornográfica, se ponen a mirarla con algo de obscenidad. El resultado es una nueva creación, una representación mental. Esa nueva representación es un pájaro de mal agüero en la jaula de la Mente, para causar daño y fortificar las emociones negativas y la lujuria.

Por ello, los sentidos deben ser controlados. Desgraciadamente la gente ni se acuerda de controlar los sentidos y la Mente, y eso es GRAVÍSIMO. En vez de leer revistas pornográficas, que a nada conducen sino a la creación de nuevas Efigies mentales, vale la pena estudiar los libros de la sabiduría, las Sagradas Escrituras, etc. No hay duda que el verdadero Saber Iniciativo se convierte en Fuego y por ende en un poder. Mis queridos hermanos, la verdadera Sabiduría, la sabiduría oculta como les dije, ésta si se convierte en fuego, en Fuego Sagrado, Fuego Universal. Yo quiero que ustedes entiendan que el Fuego realmente es un elemento desconocido para los intelectuales, es un elemento que nadie conoce su origen. Nosotros frotamos una cerilla y se produce fuego. Cualquiera nos diría que es el producto de la combustión. No hay tal, antes de que la tal combustión existiera, existía el fuego dentro del brazo para que pudiera moverse el mismo, eso es obvio. Y después de la combustión recibe el fuego; yo diría más bien que con la cerilla esa, la sustancia que produce el fuego latente, es destruida al destruirse el envoltorio dentro del cual está el fuego en estado latente y la llama sale a la superficie.

A nosotros lo que nos interesa realmente no es el fuego físico sino la Signatura Astral del Fuego, es decir el Fuego del fuego, la Llama de la llama. Tal poder ígneo o Crístico, dijéramos, es el Logos Solar. Y eso es lo que nos interesa. Sabemos que el verdadero conocimiento se convierte en Fuego Solar, más una cosa es el fuego aquí en el mundo físico y otra es el Fuego durante la Inmanifestación o en el mundo de las causas naturales o en el Caos. Allí nos encontramos directamente con los Señores de la Llama, que son verdadero Fuego. Y encontramos que ese poder se halla en el Caos, ese poder creador eléctrico que induce toda vida en el Universo. Eso es lo que vemos en las esferas superiores de la Creación Cósmica. El Fuego latente es una maravilla.

Por todas estas y otras cosas, verán ustedes la necesidad de los estudios de esta Sabiduría o esta Ciencia Cósmica Universal, el estudio de la Gnosis. Sólo este conocimiento está relacionado con las distintas partes del Ser, puede convertirse en Fuego, en Fuego viviente y filosofal.

Mucho se ha hablado de los Buddhas. No hay duda que hay Buddhas de Contemplación y Buddhas de la Manifestación. Pero éstos, son criaturas que dominaron a la Mente, que destruyeron el Ego, que no dieron en sus corazones entrada a las emociones negativas, que no se dieron el mal gusto de crearse Efigies mentales en su propia mente ni en mentes ajenas. Recordemos a Soncapac, es el mismo Buddha Gautama reencarnado en el Tibet.

Otra cosa es el Buddha del Buddha Amithaba, su verdadero prototipo divinal. Amithaba es el Buddha de Contemplación y Gautama, dijéramos, el Buddha terrenal o Bodhisattva. No podemos negar que a través de ese Gautama se expresara brillantemente Amithaba. No podemos negar que más tarde Amithaba enviara directamente a Gautama (el Bodhisattva o Buddha terrenal) a una nueva reencarnación. Entonces se expresó como Soncapac. Estos son Buddhas de Contemplación, son Amos de la Mente, criaturas que se liberaron de la Mente, Señores del Fuego. Es claro, todos esos Buddhas adoran al Gran Buddha, es decir, al LOGOS y le rinden culto.

Miradas las cosas desde este ángulo, desde este punto de vista, vamos comprendiendo cada vez más la forma de libertarnos de la Mente, de aprender a vivir sabiamente, si es que queremos en realidad, de verdad, convertirnos en Buddha de Contemplación. Eso es obvio. Debemos sentir la NECESIDAD de la liberación final; de lo contrario no sería posible la LIBERACIÓN.

En nombre de la verdad hemos dé decir: en tanto nosotros seamos esclavos del EGO y de las Representaciones de la Mente, la Liberación final será algo más que imposible.

¿Por qué los desencarnados pierden el tiempo? Repito, por las Representaciones. Estas les acompañan en el Devachán y aunque gocen de una aparente felicidad, obviamente estén perdiendo el tiempo miserablemente, la humanidad pierde mucho tiempo con el Ego. Todo eso es más amargo que la hiel.

Ha llegado el momento de entender que la Luz Increada es lo fundamental, el deseo hacia la vida se convierte en Luz Increada. Esta Luz Increada surge del fondo de las tinieblas del NO SER. Todos nosotros debemos anhelar la Luz Real y Trabajar en el propósito de Nacer algún día en la Luz Increada.

Actualmente hay muchos Bodhisattvas en el mundo. Sucede que en las épocas pasadas de nuestro planeta Tierra, durante las Edades de Oro, Plata y Cobre, muchos entraron en los Misterios, se hicieron Adeptos. En otros términos, se convirtieron en Buddhas. Pero cuando vino la Edad de Kali Yuga, el Ego tomó una fuerza terrible, tomó fuerza en todos esos antiguos Iniciados porque ellos no supieron vivir, sucumbieron ante las tentaciones. Si no, no hubiera resurgido en ellos el Ego. Hoy andan por la faz de la Tierra muchos Bodhisattvas caídos. Si cuidaran más la Mente, desintegraran el Ego y se propusieran no crear más Efigies mentales, resurgirían victoriosos.

¿Qué es un Bodhisattva? Sencillamente es un germen, una semilla. Una semilla con un organismo etérico microscópico que puede desarrollar en sí mismo un Ser Celestial; más si no lo hace, tal semilla no se desarrolla, se pierde la oportunidad. Seres gloriosos que vivieron en las civilizaciones de Egipto, de Babilonia, etc., se hallan latentes ahora en esas semillas que en algunos sujetos se encuentra almacenada dentro de sus glándulas sexuales endocrinas.

Si esta semilla con un organismo etérico consiguiera desarrollarlo, esos Seres quedarían en plena posesión de su cuerpo y serían una bendición para la humanidad. Más desgraciadamente el peor enemigo que tienen todos esos seres caídos, todos esos Adeptos destronados, es la Mente.

Por eso he insistido tanto sobre la necesidad de no abrir las puertas de nuestra Mente a las impresiones negativas que pueden alterar algunas Representaciones que obstaculizarían el avance hacia adentro y hacia arriba. Por ese motivo he insistido demasiado en la necesidad de desintegrar el querido EGO. Es que el Ego y el SER son incompatibles, eso es obvio.

Bueno, espero que hayan podido comprender lo que son las Representaciones Mentales o efigies en el mundo de la Mente. Antes de terminar esta cátedra doy libertad de palabra a fin de que los que no hayan entendido pregunten y pueden hacerlo, como les dije, con confianza.

P.: ¿Retornan las Efigies con el Ego o se desintegran con la Personalidad?

V.M.- Las Efigies pueden conservarse por algún tiempo hasta que se van debilitando poco a poco. A veces retornan, no todas las veces y se van debilitando poco a poco. Cuando uno pierde interés en tal o cual Efigie o Representaciones, éstas ya no pueden alimentarse y se van disolviendo.

P.: Maestro, uno se hace Representaciones buenas y malas, ¿las Representaciones buenas forman Efigies?

V.M.- Claro está, las hay buenas. Hay Representaciones o Efigies positivas y negativas, pero no son sino meras formas mentales. Cuando uno aprende a vivir de instante en instante, la posibilidad de crear tales formas desaparece, pero si uno continua en el tiempo, las Efigies también continúan creándose con el tiempo.

P.: Dichas Efigies positivas, ¿también habría que eliminarlas?

V.M.- Tanto unas como otras no son sino meras figuras fugaces, vanas, que no tienen ninguna verdadera realidad y por lo tanto es mejor desintegrarlas.

P.: Entonces, las Efigies negativas son las que más nos están perjudicando.

V.M.- Obviamente así es, son las que más daño nos hacen. Podría suceder que una Efigie positiva, supongamos sobre un amigo, fuera adulterada por haberle dado oídas por ejemplo, a un chisme sobre el mismo. Entonces, ya alterada esta Efigie, ella asume la nueva forma que nosotros le damos y claro, se convierte en un enemigo interior que nos ataca y nos puede hacer hasta fracasar.

P.: ¿La diferencia entre la Representación y el Ego es que el Ego tiene una porción de Esencia enfrascada y la Representación no?

V.M.- Es correcto, en la Representación no hay ninguna Esencia embotellada.

P.: Venerable Maestro, ¿la vanidad de creerse un buen Gnóstico es una Representación?

V.M.- Bueno, eso ya cambia la cosa. Si uno tiene la vanidad de creerse un buen Gnóstico eso ya se debe al YO de la VANIDAD, no hay ninguna Efigie, ninguna Representación. Sencillamente se siente la «mamá de los pollitos» y el «papá de Tarzán», eso es todo.

P.: El método para eliminar el Ego lo vamos asimilando diariamente en la práctica, pero para eliminar las Efigies, ¿qué método es necesario?

V.M.- Pues, como es arriba es abajo: por medio de la flamígera de las armas de Vulcano, podemos nosotros desintegrar un Ego que es tan pesado, regidos por 96 leyes unos, hay de 48, de 24, de 12, también Egos de 96 por 1, por 2, por 3, por 4. por 5, por 6, por 7, por 8, por 9. Y sin embargo los desintegramos mediante el Trabajo intenso de la Forja de los Cíclopes, en la Fragua encendida de Vulcano. ¡Cuánto más una Representación! Para desintegrarla no necesita tanto esfuerzo, bastaría con un poquito de atención y un solo Trabajo que haga en la Forja para desintegrar una Efigie.

P.: ¿Qué hacemos con aquellas Efigies que tenemos desde la infancia?

V.M.- Bueno, parece que tú estás confundiendo las Cintas Teleoginoras con las Representaciones. Y si es la representación de una película que vio en la infancia, el procedimiento es el mismo que se utiliza para desintegrar el Ego, no se necesita tanto trabajo para poder desintegrar una Representación.

P.: A consecuencia de qué se forman las Representaciones, ¿será por el Ego?, ¿Por el estado en que se encuentra nuestra mente?

V.M.- Pues, a los sentidos, porque es claro que las formas de los sentidos penetran a través de los sentidos y ahí quedan depositadas en forma de Representaciones. Un Buddha es una criatura que no tiene Representaciones, por eso es un Buddha, porque no carga Representaciones en la Mente, ni positivas, ni negativas, Por eso es un Buddha, está íntegro, unitotal, iluminado. Ha desarrollado, dijéramos, en sí mismo, la LUZ INCREADA, la ha autorrealizado en sí mismo.

P.: Venerable Maestro, ¿una Representación positiva puede servir para que una persona se cure?

V.M.-Bueno, esa Representación que se utiliza para que ella se cure es una Representación positiva, pero después de haberla utilizado para que esa persona se cure hay que desintegrarla, de lo contrario queda ahí molestando en la Mente.

P.: Venerable Maestro, ¿tiene algo que ver la Representaciones de la Mente con la imaginación mecánica?

V.M.- Cuando la Representación surge mecánicamente está relacionada con la imaginación mecánica, pero cuando surge en forma intencional, indubitablemente se trata de la imaginación consciente que ha tomado parte para dar forma a la Representación.

P.: Las Representaciones nos las podemos hacer de las demás personas, pero, ¿realmente nosotros podemos crear Representaciones de nosotros mismos?

V.M.- Uno puede crear cuanta Representación quiera, así como la dama aquella que creó la Representación del Monje y se demoró 6 meses para desintegrarla.

P.: Venerable Maestro, ¿me podría dar un ejemplo de una Representación que pudiéramos crear?

V.M.- Bueno, tú te imaginas que eres un Superhombre lleno de poder y haces una Representación de ti mismo. Uno puede crear con su mente Representaciones positivas o negativas.

P.: Maestro, ¿los Íncubos y los súbcubos son una variedad de Efigies?

V.M.- Bueno, se dice que tales incubos y súbcubos son variedad de Efigies, pero yo iría más lejos. Yo pienso sencillamente que esos tales incubos y súbcubos son Agregados Psíquicos creados a voluntad por el vicio de su progenitor. De manera que podríamos denominarlos Agregados incubos y súbcubos en la Psiquis humana, eso es todo. Roban parte de la Conciencia de su progenitor o de sus progenitores, de manera que no son meras Representaciones.

P.: ¿Estos Agregados incubos y Agregados súbcubos también requieren de una forma especial de destrucción, una técnica especial?

V.M.- Pues he venido reflexionando ahora y veo la necesidad de desintegrarlos lo mismo que se desintegra cualquier Agregado Psíquico, son Agregados creados por los que tienen tal vicio.

P.: ¿Nos ayudaría a esto una limpieza?

V.M.- Aquí lo único que vale es la Lanza y un trabajo firme con la Divina Madre Kundalini en la Forja de los Cíclopes. Ahí no vale limpieza, los Agregados Psíquicos no se eliminan con limpiezas.

P.: Venerable Maestro, la Esencia fuera del cuerpo de los afectos, de los deseos, ¿vería las cosas a través de las Representaciones en forma más complicada?

V.M.- No, las vería dentro del crudo realismo, porque si uno, por ejemplo, dentro del Shamadi, consigue vivir en ese Mundo Atman, o en esa región en la que se expresa Atman con todo su poder, descubre que allí todo es alegría, ve la Naturaleza tal como es, y como fue. Una cosa es ver la foto de una cosa y otra cosa es ver un cuadro de la Naturaleza tal como es, y otra cosa es ver la fotografía de ese cuadro de la Naturaleza. En este caso la fotografía es la Representación de ese cuadro de la naturaleza.

P.: Una persona que haya muerto en sí misma aunque tenga el vehículo físico, una ventana a través de la cual se asoma a este mundo físico, ¿va a ver las cosas tal cómo son?

V.M.- Tal cual son en sí mismas. Hay que distinguir entre las cosas y las cosas. Esto lo asentó ya muy bien Emmanuel Kant, el filósofo de Konimberg, en la «Crítica de la Razón Pura».

P.: Maestro, al no transformar nosotros las impresiones, ¿formamos nuevos Agregados Psíquicos? y al vivir de acuerdo con la filosofía de la momentaneidad ¿dejamos que penetren en nuestra mente Representaciones?

V.M.- Cuando uno vive de acuerdo con la filosofía de la momentaneidad, es claro que no fabrica Representaciones porque vive de instante en instante, eso es obvio, de manera que disolver los Agregados Psíquicos es mejor que aprender a vivir de instante en instante. Conforme uno vaya eliminando los Agregados Psíquicos va aprendiendo a vivir de momento en momento.

Téngase en cuenta que los Agregados Psíquicos son tiempo, el YO es tiempo, es un libro de muchos tomos; Pero si nosotros desintegramos al YO, desintegramos el Tiempo. Es obvio que aprendiendo a vivir de instante en instante se va realizando poco a poco, a medida que uno va eliminando los Agregados PSÍQUICOS: es decir, a medida en que va eliminando el tiempo, a medida que va eliminando el Ego. Se nos ha dicho que Geopash es el peor tirano y es verdad. Geopash es el tiempo, y el tiempo en nosotros es el Ego. Disuelto el Ego ha sido destruido Geopash. Entonces el tiempo ya no existe, aprendemos a vivir a así de segundo en segundo.

P.: Maestro, ¿recomendaría una Representación para eliminar el Ego?

V.M.- Pues eso resulta, dijéramos, un contrasentido. En el sentido común sería tanto como poner en marcha un automóvil poniéndole los frenos. Obviamente no funcionaria el automóvil. La Representación para disolver el Ego no funciona, porque para disolver el Ego lo único que sirve es el Trabajo fecundo sobre la Forja de los Cíclopes.

P.: Maestro, para ver las cosas por uno mismo lo vamos logrando en la medida que vamos muriendo, así lo hemos escuchado de usted mismo. Para ver el Ego en sí mismo, no una Representación del Ego, no un Ego inexistente, imaginario, no, sino tal cual es; o sea, verlo con esa Emoción Superior, esa es la única forma de que el Ego en verdad muera. La práctica de la Muerte del YO se hace estéril en el mismo momento en que nosotros no vemos el Ego tal cual es, si no una Representación del Ego.

V.M.- Bueno, esto ya es sencillamente, dijéramos, un juego de la Psiquis, porque en realidad, de verdad, no podremos nosotros ver al Ego en sí mismo si no se ha desarrollado el Sentido de la Auto-Observación Psicológica. Sólo desarrollando tal Sentido es posible ver al Ego. Ver al Ego como Representación sería caer en un círculo vicioso, una forma de auto engaño.

Nos interesa disolver eso que estamos sintiendo, eso que está pensando en nosotros en un momento dado, eso que en un momento está ofendiendo a otro, eso que en un momento está sintiendo lujuria, eso que en un instante está quemando las carnes de lascivia, eso es lo que hay que desintegrar. Necesitamos ser prácticos. No se trata de formarnos Representaciones del Ego, sino de Auto-Observarnos psicológicamente en sí mismos y desintegrarlo.

P.: Hablando de la Auto-Observación, ¿esto tiene relación con los Centros Superiores de la máquina orgánica?

V.M.- Bueno, obviamente los Centros de la máquina humana superiores están falseados precisamente por la educación recibida. De manera que estos Centros de la máquina humana tendremos que depurarlos y por eso es tan difícil, precisamente, el Trabajo de la Auto-Realización Intima del Ser. Hay dos cosas que nos están perjudicando, que impiden la Auto-Realización de alguien.

Nos referimos precisamente a la falsa educación recibida durante la edad preparatoria y a la herencia. Nuestro padre terrenal, nuestra madre terrenal, tenían determinados hábitos, determinadas costumbres equivocadas o no equivocadas, pero las tenían. Ellos, a su vez, las tenían porque la herencia la tenían en los genes, la habían heredado de nuestros abuelos. Nuestros abuelos tenían las mismas costumbres porque las habían heredado de nuestros bisabuelos y así sucesivamente.

De manera que debido a la herencia que llevamos en los genes, existe la tendencia a repetir determinados errores como nuestros antepasados, y están tan arraigados en nosotros que ni siquiera nos damos cuenta de ello. De manera que eso, la pésima educación recibida durante la edad preparatoria es óbice para la Auto-Realización del Ser.

P.: Maestro, ¿las Representaciones mentales son siempre mentales o también hay Efigies de tipo emocional, instintiva, sexual?

V.M.- Todas las Efigies son mentales, porque al fin y al cabo pues, son el mundo de la Mente. La Mente es la Mente y el Ser es el Ser. El Mundo Astral no es más que Mente condensada, y el Mundo Físico no es más que Mente condensada. De manera que debemos de pensar que las Efigies son mentales, eso es obvio.

P.: Cuando escuchamos a alguien y por nosotros pasa una Representación, ¿qué hacemos?

V.M.- Pues si está teniendo plena atención no tienen porque venirle estas manifestaciones. Mas si no se tiene la plena atención cuando se está escuchando, pues surgen en la Mente otras cosas, pensamientos negativos, recuerdos. Si uno está plenamente concentrado en forma natural, espontáneamente, hay imposibilidad de que surjan tales, pensamientos negativos o recuerdos. Si surgen es porque no se está con la atención puesta sobre sí. Entonces, hay que poner más atención.

P.: Cuando uno está trabajando con la imaginación, ¿cómo hace para saber que no está formando Efigies mentales?

V.M.- Pues el dormido, dormido está. ¡Qué va a saber! Despierta y después sabrás: esa es la cruda realidad de los hechos. Un dormido está dormido, ¡qué ya a saber! Hay que despertar.

7
LA ORGANIZACIÓN DE LA PSIQUIS

Tras la creencia ciega, tras de la incredulidad y el escepticismo, se esconden muchos matices de falsa moral y muchos conceptos equivocados de falsa respetabilidad, a cuya sombra se robustece el YO.

Vamos a dar comienzo a nuestra cátedra. Podríamos denominarla Intuición.

Antes que todo hemos de empezar por la base: el Hombre. ¿De dónde venimos? ¿Para donde vamos? ¿Cuál es el objeto de nuestra existencia? ¿Para qué existimos? ¿Por qué existimos?
He ahí una serie de interrogantes que debemos aclarar y resolver. Nace un niño y de hecho recibe el cuerpo físico en forma gratuita, es obvio. Un cuerpo maravilloso con unos 15.000 millones de neuronas a su servicio. Nada le ha costado.

Conforme el niño va creciendo la Mente Sensual se va abriendo poco a poco. Esta última, en sí misma y por sí misma, informa mediante las percepciones sensoriales externas. Y es precisamente con los datos aportados por estas percepciones, como la Mente Sensual elabora siempre sus conceptos de contenido, motivo por el cual ella jamás puede saber algo sobre lo Real. Sus procesos razonativos son subjetivos, se mueven dentro de un círculo vicioso: el de las percepciones sensoriales externas, eso es obvio.

Ahora comprenderán ustedes un poco mejor lo que es la Razón Subjetiva en sí misma, mas ha de hacerse una plena diferenciación entre Razón Subjetiva y Razón Objetiva.

Es obvio que el niño tiene que pasar por todos los procesas educacionales, Kinder, Primaria, Secundaria, Universidad. La Razón Subjetiva se nutre con todos los datos que las distintas Instituciones Escolásticas le aportan. Mas es verdad que ningún Instituto Docente podría dar al niño, o al joven, o al adolescente, datos exactos sobre Eso que no es del tiempo, sobre eso que es lo Real.

En verdad que las especulaciones de la Razón Subjetiva vienen a conducir pues, a lo intelectual, al terreno absurdo, dijéramos, del utopismo. O en el mejor de los casos, de las simples opiniones de tipo subjetivo, mas nunca a la Experiencia de la Verdad, de eso que no es del tiempo.

En cambio la Razón Objetiva, que desgraciadamente no recibe ninguna instrucción, para la cual no hay escuelas, permanece siempre abandonada. Indubitablemente los procesos razonativos de la Razón Objetiva, obviamente, nos conducen, dijéramos, a postulados exactos y perfectos. Pero el niño, de sitio a sitio, es educado subjetivamente; para él no existe ninguna forma de instrucción superior.

Los datos que los sentidos aportan a la Mente Subjetiva del adolescente, a la Mente Sensual dijéramos, todas las cuestiones escolásticas, de familia, etc., son meramente empíricos y subjetivos, y eso es lo lamentable.

En principio el niño no ha perdido todavía la capacidad de asombro. Obviamente él se asombra ante cualquier fenómeno. Un hermoso juguete despierta en él ese asombro y se divierten los niños con sus juguetes. Conforme va creciendo, conforme su Mente Sensual va recibiendo datos de la escuela, del colegio, su capacidad de asombro va desapareciendo y, al fin, llega el instante en que el niño se convierte en joven y el joven ya ha perdido por completo esa capacidad.

Desafortunadamente, los datos que uno recibe en los colegios, en las escuelas, en los centros educacionales, sólo sirven, como ya dije, para nutrir la Mente Sensual, pero nada más. En esa forma y con esos sistemas de educación actuales, lo único que realmente se logra es forjarnos en la escuela, en la academia, en la universidad, una personalidad artificiosa.

Téngase en cuenta que en realidad, de verdad, los conocimientos que se estudian en Humanidades, jamás servirán para formar al Hombre Psicológico. En nombre de la Verdad hemos de decir claramente, que las materias que se estudian actualmente en los Institutos Docentes no tienen relación alguna con las distintas partes del Ser. Por eso es que sólo sirven para:

Primero: falsear los cinco cilindros de la Máquina Orgánica.
Segundo: quitarnos la capacidad de asombro.
Tercero: desarrollar la Mente Sensual.
Cuarto: forjar en nosotros una personalidad falsa.

Y eso es todo. Así pues, que se entienda claramente que la Mente Sensual en forma alguna podría producir en nosotros una transformación radical. Es conveniente entender que la Mente Sensual, por muy culta que parezca, nunca podrán sacar a uno de la automatización y de la mecanicidad en que se encuentra toda la gente, todo el mundo.

Una cosa es el hombre meramente animal, es decir, el «Animal Intelectual» y otra cosa en verdad muy diferente, por cierto, es el verdadero Hombre Psicológico. Al citar la palabra Hombre, incluyo también, naturalmente, a la mujer v esto se debe sobrentender claramente.

Nacimos con un cuerpo físico maravilloso pero en realidad, de verdad, necesitamos hacer algo más. Formar el cuerpo físico no es difícil, lo heredamos, pero formar el Hombre Psicológico sí es difícil. Para formar el cuerpo físico no necesitamos trabajar sobre sí mismo, pero para formar al Hombre Psicológico, si debemos Trabajar en sí mismos, eso es obvio. Se trata, pues, de organizar la Psiquis que está desordenada para crear al Hombre Psicológico que es el verdadero Hombre en el sentido más completo de la palabra.

Decía el Maestro Gurdjief que la Máquina Orgánica no tiene ninguna Psicología. Tengo que disentir bastante de él en esa cuestión. Sí existe Psicología en cualquier Máquina Orgánica equivocadamente llamada Hombre, lo que sucede es que está desorganizada y esto es distinto. Organizar esa Psicología dentro del «Animal Intelectual» es lo urgente, lo inaplazable, lo impostergable, si es que queremos, en verdad, crear al verdadero Hombre que es el Hombre Psicológico.

Distíngase pues, entre el Animal Intelectual, equivocadamente llamado Hombre, y el verdadero y auténtico Hombre Psicológico. Nosotros necesitamos Trabajar sobre sí mismos, si es que queremos crear a tal Hombre. Sin embargo, hay lucha en nosotros, la Mente Sensual es enemiga declarada de la Mente Superior.

La Mente Sensual se identifica con cualquier circunstancia. Si por ejemplo, de pronto nos hallamos en un banquete opíparo y nos identificamos tanto con las viandas que nos convertimos en glotones o nos identificamos tanto con el vino que terminamos embriagados, si encontramos en nuestro camino una persona del sexo opuesto, fascinante, interesante, nos identificamos tanto con aquella que al fin terminamos nosotros en fornicarios o convertidos, simplemente, en adúlteros. En estas circunstancias y de este modo, no es posible crear al Hombre Psicológico.

Si por alguna parte hemos de empezar el Trabajo de crear al Hombre Psicológico, será en realidad de verdad, trabajando sobre si mismos, no identificándonos jamás con ninguna circunstancia y Auto-Observarnos de instante en instante, de momento en momento.

Hay quienes yerran el camino, existen sociedades, escuelas, órdenes, logias, religiones, sectas, que pretenden organizar la Psiquis humana mediante ciertas máximas que llamaríamos «de Oro», comunidades que pretenden mediante tal o cual máxima conseguir algo que ellos llamarían purificación, santidad, etc. Todo esto es urgente analizarlo.

Es obvio que una máxima cualquiera de tipo ético, religiosa, nunca podría servir de patrón para los distintos aconteceres de la vida. Una máxima estructurada con Lógica Superior como la lógica de Ouspenski, por ejemplo, en verdad que jamás podría crear un nuevo Cosmos, ni una nueva Naturaleza. Supeditarnos estrictamente a una máxima con el propósito de organizar nuestra Psiquis, sería absurdo, significa convertirnos en esclavos, obviamente.

De manera que conviene que reflexionemos sobre muchos catálogos éticos y códigos morales tenidos como “máximas de Oro”. Además, es tanto lo que hay que analizar antes de poder entrar uno en el Trabajo de organizar la Psiquis, que incuestionablemente un enunciado demostrativo, por ejemplo, por muy rico que él fuese y perfecto, podría ser falso y lo que es peor, intencionalmente falso.

Así que al intentar nosotros una transformación de sí mismos, tenemos que volvernos un poco más individuales. No quiero decir egoístas, sobreentiéndase esto como aprender a pensar mejor y en una forma más independiente y perfecta que muchas sentencias sagradas, «máximas de Oro», como ya dije, aforismos que todo el mundo considera perfectos, pero que no podrían servir de patrón de medida para conseguir una transformación auténtica y una organización de la Psiquis dentro de nosotros.

Se trata de organizar la Psiquis interna y tenemos que salir de tanto racionalismo de tipo subjetivo e ir, como se dice, al grano, a los hechos. Afrontar nuestros propios errores como son, no querer nunca justificarlos, no tratar de huir de ellos, no intentar disculparlos. Se necesita que nos volvamos más serios en la analítica, tenemos que ser, dijéramos, más juiciosos, más comprensivos.

Si en verdad no buscamos escapatorias, entonces sí podemos Trabajar sobre sí mismos para conseguir la organización del Hombre Psicológico y dejar de ser meros «Animales Intelectuales» como hasta ahora somos.

La Auto-Observación Psicológica es básica. Se necesita en verdad Auto-Observarnos de instante en instante, de segundo en segundo. ¿Con qué objeto?; uno ¿Cuál? Descubrir nuestros defectos de tipo psicológico. Pero descubrirlos en el terreno de los hechos, observarlos directamente, juiciosamente, sin evasivas, sin disculpas, sin escapatorias de ninguna especie.

Una vez que un defecto ha sido descubierto, entonces, y solo entonces, podemos nosotros comprenderlo, y al intentar comprenderlo debemos, repito, ser severos consigo mismos. Muchos cuando intentan comprender un error lo justifican o lo evaden o lo esconden de sí mismos. Eso es absurdo. Hay también algunos hermanitos gnósticos que al descubrir tal o cual defecto en sí mismos comienzan con su Mente, dijéramos teórica, a hacer especulaciones. Eso es gravísimo. Porque como ya dije, y lo repito ahora en este momento, las especulaciones de la Mente meramente subjetivas van a desembocar, forzosamente, en el terreno del UTOPISMO; eso es claro.

Así pues, si se quiere entender un error, las especulaciones meramente subjetivas deben ser eliminadas, y para que sean eliminadas se necesita haber observado el error directamente; sólo así, mediante una correcta observación, es posible corregir la tendencia a la especulación.

Una vez que uno ha Comprendido íntegramente cualquier defecto psicológico en todos los Niveles de la Mente, entonces sí puede darse el lujo de quebrantarlo, de desintegrarlo, de reducirlo a cenizas, a polvareda cósmica. Sin embargo, no debemos olvidar nunca que la Mente, por sí misma, no puede alterar radicalmente ningún defecto, nunca.

La Mente, por sí misma, puede rotular cualquier defecto con distintos nombres, puede pasarlos de un Nivel a otro, esconderlo de sí misma, esconderlo de los demás, pero nunca desintegrarlo.

Muchas veces he hablado aquí, les he dicho que necesitamos de un poder que sea superior a la Mente, de un poder que en verdad pueda reducir a cenizas a cualquier defecto de tipo psicológico.

Afortunadamente ese poder existe en el fondo de nuestra Psiquis, me refiero claramente a Stella Maris, la Virgen del Mar, una variante de nuestro propio Ser, pero derivada o derivado.

Si nosotros nos concentramos en esa fuerza variante que existe en nuestra Psiquis, esa fuerza que algunos pueblos la denominaron Isis, y otros Tonantzín y aquellos Diana, etc., seremos asistidos; entonces el defecto en cuestión puede ser reducido a polvareda cósmica.

Cualquier Agregado Psíquico, viva personificación de tal o cual error, una vez que ha sido desintegrado, libera algo, eso se llama ESENCIA. Es claro, que dentro de cualquiera de esas «botellas», conocidas como Agregados Psíquicos, existe Esencia o Conciencia Anímica enfrascada. Al quebrantarse este o aquel error, el porcentaje de Esencia allí depositado o embotellado es liberado.

Cada vez que un porcentaje de Esencia Buddhica es liberado, aumenta de hecho y por derecho propio el porcentaje de Conciencia. Y así, conforme nosotros vamos quebrantando los Agregados Psíquicos, el porcentaje de Conciencia despierta se irá multiplicando, y cuando la totalidad de los Agregados Psíquicos sean reducidos a cenizas, la Conciencia habrá despertado también en su totalidad.

Si tan sólo hemos quebrantado un 50% de elementos psíquicos inhumanos indeseables, poseemos obviamente un 50% de Conciencia Objetiva despierta.

Mas, si nosotros conseguimos quebrantar el ciento por ciento de los Agregados Psíquicos indeseables, lograremos de hecho y por derecho propio, un ciento por ciento de Conciencia Objetiva. Así, a base de multiplicaciones incesantes, nuestra Conciencia irá resplandeciendo cada vez más, eso es obvio.

Lograr el absoluto despertar es lo que queremos nosotros. Es posible si marchamos por el camino correcto; de lo contrario, no sería posible lograrlo, eso es claro.

En todo caso, a medida que nosotros vayamos quebrantando los elementos psíquicos indeseables que en nuestro interior cargamos, distintos SIDDHIS o Facultades Luminosas irán aflorando en nuestra Psiquis, y cuando se haya conseguido la Aniquilación Budhista, entonces, en verdad habremos conseguido la más absoluta Iluminación.

Esta palabra «Aniquilación Budhista» molesta mucho a determinadas organizaciones de tipo seudo-esoteristas y seudo-ocultistas. A nosotros en vez de fastidiarnos tal palabra nos agrada realmente, conseguir el ciento por ciento de Conciencia es algo anhelable.

Son muchos los que quisieran tener la Iluminación, son muchos los que se sienten amargados, los que padecen entre las Tinieblas, los que sufren por las distintas circunstancias amargas de la vida.

La Iluminación es algo muy anhelable, pero la Iluminación tiene una razón de ser. La razón de ser de la Iluminación es el DHARMADHATU. Esta palabra de tipo sánscrito sonará un poco extraña a los oídos de los aquí presentes. DHARMADHATU viene de la raíz DHARMA.

Podría alguien desintegrar los elementos psíquicos indeseables que en nuestro interior cargamos, sin embargo, no por ello lograría la Iluminación radical. Aquí entra en juego eso que se llama el Tercer Factor de la Revolución de la Conciencia, el del Sacrificio por la Humanidad.

Si no nos sacrificamos por la humanidad no sería posible conseguir la Iluminación absoluta porque, repito, la razón de ser de la Iluminación es el DHARMADHATU.

Es obvio que si desintegramos el Ego, se nos paga. Es cierto y de toda verdad, que si creamos los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, se nos paga. No podemos negar que si nosotros nos sacrificamos por nuestros semejantes se nos paga, todo eso es indubitable.

Para conseguir la Iluminación absoluta se necesita Trabajar con los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia: Nacer, es decir, crear los Vehículos Existenciales Superiores del SER; Morir, desintegrar el Ego en su totalidad, y Sacrificio por la Humanidad. He ahí los Tres Factores de la REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA.

Pero como les decía a ustedes, tenemos que saber Trabajar sobre sí mismos, eso es obvio. Necesitamos organizar al Hombre Psicológico dentro de sí mismos. Primero que todo, antes de conseguir nosotros la Iluminación absoluta, el Hombre Psicológico debe nacer en nosotros. Y nace en nosotros cuando se organiza la Psiquis.

Hay que organizar la Psiquis dentro de sí mismos, aquí y ahora. Si nosotros Trabajamos correctamente, organizamos la Psiquis. Por ejemplo: si no malgastamos las energías del Centro Emocional, si no malgastamos las energías de la Mente, o las del Cerebro Motor-Instintivo-Sexual, es obvio que con tal reserva creamos o venimos a crear, a dar forma, al segundo Cuerpo Psicológico en nosotros, el Cuerpo de las Emociones, denominémoslo EIDOLÓN.

Es indubitable que si nosotros nos libertamos de la Mente Sensual conseguiremos en realidad, de verdad, ahorrar energías intelectuales con las cuales podríamos nutrir al tercer Cuerpo Psicológico ó MENTE INDIVIDUAL. Al pronunciarme contra la Mente Sensual, quiero que entiendan claramente los hermanos que no dejo de reconocer la utilidad de la Mente Sensual y que necesitamos vivir en perfecto equilibrio, saber manejar la Mente Superior y saber usar la Mente Sensual.

Porque si uno no sabe usar la Mente Sensual, se olvida de que tiene que pagar la renta, se olvida de que debe comer para existir, se olvida de que tiene que vestirse, anda por las calles en el más completo desaliño, no cumple uno con sus deberes en la vida. Entonces, la Mente Sensual es necesaria. Pero hay que saberla manejar inteligentemente, con equilibrio; es decir, la Mente Superior y la Mente Sensual deben equilibrarse en la vida, eso es obvio.

Hay gentes que se preocupan únicamente por la Mente Superior, por ejemplo determinados eremitas que viven en cavernas en los Himalayas, y olvidan que tienen una Mente Sensual.

Se necesita que la Mente Sensual funcione en forma equilibrada para cumplir uno con sus deberes en la vida.

La pugna entre la Mente Superior y la Sensual es espantosa. Recordemos nosotros al Cristo cuando estuvo en su ayuno en el desierto. Se le presenta un demonio y le dice: «Todos estos reinos del mundo te los entregaré si te arrodillas y me adoras». Es decir, la Mente Sensual tentándolo. Y responde la Mente Superior diciendo: «Satán, Satán, escrito está, al Señor tu Dios adorarás y a él solo obedecerás».

No se dejó Jesús dominar por la Mente Sensual pero esto no quiere decir que no sea útil tal Mente. Lo que sucede es que hay que tenerla bajo control, debe marchar en perfecto equilibrio con la Mente Superior.

Al tratar de organizar al Hombre Psicológico, obviamente sucederá una pugna espantosa entre las dos mentes, entre la Superior, la Psicológica y la Sensual. La Mente Sensual no quiere nada que se relacione con la Mente Superior. La Mente Sensual goza cuando se identifica con una escena de lujuria o cuando se identifica con un acontecimiento doloroso en la calle o cuando se identifica con una copa de vino, etc. La Mente Psicológica se opone violentamente.

Voy a ilustrar esto con un ejemplo. Iba de pronto en un coche, alguien conducía el automóvil, marchábamos por el carril izquierdo de una calle. Por el carril derecho, una dama conducía otro vehículo. De pronto sucede, que el automóvil que conducía aquella dama cambia de dirección, intenta meterse a un supermercado. Es obvio que yendo por la derecha debía girar para alguna parte para meterse en él. Si el supermercado hubiera estado a su derecha, pues se hubiera metido hacia la derecha. Pero desafortunadamente, estaba a su izquierda. Y el carril izquierdo estaba ocupado por el carruaje en el que nosotros viajábamos.

No le importa a aquella dama absolutamente nada y definitivamente gira hacia la izquierda y claro, viniendo a chocar con el coche en el que nosotros íbamos. Los daños no fueron graves, fueron mínimos para aquel otro automóvil. Pero aquí viene lo interesante.

Como quiera que en el coche en que viajara mi insignificante persona, el conductor reconoció no tener la culpa, y en verdad no la tenia, él no era culpable de que otro vehículo se le metiera por delante, girando violentamente en momentos en que él circulaba. Naturalmente alegó eso a la dama en cuestión. La dama insistía en tener su razón, claro. Su razón era manifiestamente absurda y cualquier perito de tráfico la hubiera descalificado de inmediato.

Sin embargo, ella insistía en llamar al Seguro para arreglar el problema. Después de unas dos horas, el Seguro no llegaba, la dama insistía en que se le pagaran unos 300 pesos que costaba el daño, la reparación de su vehículo que ella misma había destruido.

Los ocupantes del coche en que viajaba y su conductor, definitivamente estaban airados en gran manera y aunque cualquiera de ellos hubiera podido pagar, no estaban dispuestos a hacerlo, tal era la ira que tenían.

Por mi parte, resolví no identificarme en aquella circunstancia, pues nuestra disciplina psicológica, nuestro Yudo Psicológico, nos indica que en tales casos uno no debe identificarse: es obvio que permanecí sereno de acuerdo con nuestro Yudo Psicológico.

Bueno, pero el tiempo se pasaba, dos horas y posiblemente muchas más tendríamos que aguardar pues el Seguro no aparecía. Al fin la dama aquella llegó muy respetuosamente hacia mí, pues vio que era el único que estaba sereno. Los demás ocupantes vociferaban. Me dice: «Señor, si me diera usted siquiera 300 pesos, dejamos esta cuestión a un lado, que estoy perdiendo el tiempo y todos lo estamos perdiendo». Pero si observa usted la posición en que están los dos coches, si quería usted girar a la izquierda, debería traer el carril izquierdo, pero si usted va por el carril derecho y, sin embargo intenta entrar a ese supermercado, no es posible entrar por el carril derecho cuando el izquierdo va ocupado. Cualquier perito en tráfico la descalifica. “Señor, pero qué hacemos perdiendo el tiempo, no viene el Seguro”. Bien, tome usted sus 300 pesos y vaya en santa paz. No hay problema, siga usted su viaje.

Es obvio, hubo una protesta general de los presentes, se indignaron no solamente contra aquella dama, sino contra mí también. Tal era el estado en que se encontraban que no podían menos que protestar, se encontraban absolutamente identificados con la escena y claro, a mí me calificaron de tonto, etc., etc., etc. y otras tantas hierbas.

Claro, uno de los conductores avanzó directo hacia las damas con el propósito de insultarlas, pues eran varias, la que conducto y la acompañante. Yo me adelanté un poquito y le dije a aquella señora: Vaya usted en santa paz y no haga caso a los insultadores.

Bueno, la mujer muy feliz desde lejos alcanzó a darme el ultimo saludo y el carro se perdió allá por esas calles de la ciudad. Hubiera podido seguir aguardando tres, cuatro y seis horas, toda una tarde y posiblemente hasta la noche, hasta que llegara el Seguro para conducir a cualquier arreglo tonto.

Realmente no había problema grave, los daños de aquel coche eran mínimos pero aunque los tripulantes aquellos tenían dinero, de ninguna manera estaban dispuestos a pagar, se encontraban tan identificados con la escena que, obviamente, no tenían ganas, como se dice, de dar su brazo a torcer.

Les salvé ciertamente de una cantidad de pormenores y detalles molestosos, les evité posiblemente ir a la Delegación, les evité cincuenta mil tonterías, amarguras y discusiones. Pero ellos se encontraban tan identificados con aquel hecho que ni cuenta se daban del bien que les había hecho. Así es la gente.

De manera que, mis queridos amigos, en realidad, de verdad, deben ustedes entender que identificarse con las circunstancias trae problemas, es absurdo identificarse con las circunstancias, completamente absurdo, se gastan las energías.

¿Con qué energías organizaríamos, por ejemplo, el Cuerpo Astral si nos dejamos llevar de esos estallidos de IRA, de esos berrinches espantosos, de esos corajes que no tienen razón de ser? Todo por identificarnos con las circunstancias.

¿Con qué fuerzas podría uno darse el lujo de crearse una Mente Individual, si en verdad despilfarra sus energías intelectuales, las malgasta en tonterías, en hechos similares a los que les he contado?

La creación del segundo Cuerpo nos invita a ahorrar energías emocionales y la creación de un tercer Cuerpo, llamaríamoslo Intelectual o Mente individual, nos hace comprender la necesidad de ahorrar un poco nuestra energía mental.

Ahora bien, si nosotros no aprendemos en verdad a dejar las antipatías mecánicas, si nosotros estamos llenos siempre de mala voluntad hacia nuestros semejantes, ¿con qué energías crearíamos entonces el Cuerpo de la Voluntad Consciente, es decir, el cuarto Cuerpo Psicológico? Y es que hay que crear todo ese juego de vehículos Superiores, sí es que queremos en verdad crear dentro de nosotros mismos, o dar forma dentro de sí mismos, o fabricar dentro de nosotros al hombre Psicológico.

Bien sabemos que alguien que posea el Cuerpo Físico, un segundo Cuerpo de tipo Emocional-Psicológico, un tercer Cuerpo de tipo Mental-Individual y un cuarto Cuerpo de tipo Volitivo-Consciente, puede darse el lujo de recibir esos Principios Anímicos para convertirse en Hombre, eso es indubitable. Pero si uno verdaderamente malgasta sus energías, las motrices, vitales, emocionales, mentales y volitivas, identificándose con todas las circunstancias de la vida, pues es obvio que nunca podrá organizar esos Cuerpos Psicológicos tan indispensables para que dentro de sí mismo aparezca el Hombre.

Así, que cuando hablo de organizar la Psiquis, debe saberse entender: tenemos que manejar energías, saberlas utilizar, no identificarnos para no malgastar nuestras energías torpemente, no olvidamos de sí mismos. Cuando uno se olvida de sí mismo se identifica, y cuando se identifica, entonces no puede dar forma a la Psiquis, no puede hacer que la Psiquis se estructure inteligentemente en sí misma, porque malgasta las energías torpemente. Esto es urgente entenderlo, mis queridos hermanos.

Así pues, un Hombre verdadero es un Hombre que ha ahorrado sus energías, que mediante las mismas ha podido crear los Cuerpos Existenciales Superiores del SER.

Un verdadero Hombre es aquel que ha recibido sus Principios Anímicos Espirituales, un Hombre perfecto es aquel que ha desintegrado, dijéramos, todos los elementos psíquicos inhumanos, que en vez de tales elementos indeseables ha dado forma al Hombre Interior.

El Hombre Interior es lo que cuenta, el Hombre Interior recibe su pago, la Gran Ley te paga; el Hombre Interior está despierto porque ha desintegrado el Ego; el Hombre Real, verdadero, que se sacrifica por sus semejantes, obviamente consigue la Iluminación.

Así, crear el Hombre es lo primero, es lo fundamental y esto se consigue organizando la Psiquis. Pero muchos, en vez de dedicarse a organizar su propia Psiquis íntima, se preocupan exclusivamente por desarrollar poderes o SIDDHIS inferiores, eso sí es absurdo. ¿Con qué vamos a empezar nosotros, a organizar la Psiquis o a desarrollar poderes inferiores? ¿Qué es lo qué queremos? Nosotros tenemos que ser juiciosos en el análisis, juiciosos en nuestros anhelos. Si es poderes lo que estamos buscando, perdemos el tiempo miserablemente. Creo que lo fundamental es que organicemos nuestra Psiquis inferior, eso es lo básico.

Si ustedes lo entienden por sí mismos y trabajan en sí mismos, conseguirán darte forma a la Psiquis; entonces el Hombre Real, el Hombre Verdadero habrá nacido en ustedes. Entiendan esto: mejor es que en vez de andar buscando SIDDHIS inferiores, o poderes inferiores como decimos nosotros, demos forma a la Psiquis.

Hay un poder trascendental que nace en cualquier Hombre que verdaderamente ha trabajado sobre sí mismo; me refiero en forma enfática a la Intuición. Y cito esto para que dejen ustedes de codiciar poderes. ¿Pero, cuál es esa facultad?

Se nos ha dicho que está relacionada con la glándula Pineal, no lo niego, pero lo interesante es explicar cuáles son sus funciones.

¿Cómo definiríamos la INTUICIÓN? Percepción directa de la Verdad sin el proceso deprimente de la opción.

Bueno, está buena esa forma de definir pero la encuentro muy incipiente, la usan todas las escuelitas seudo-esotéricas y seudo-ocultistas de por ahí. Pero la analítica nos invita a ahondar más en este asunto.

¿Qué es la INTUICIÓN? Es la Facultad de interpretación. Posiblemente Hegel, en su Dialéctica, trata de definirla con la filosofía China de la Raza Amarilla.

Una Emperatriz china no entendía bien esta cuestión de la Intuición. Un sabio le explicó que era la Facultad de interpretación. Está correcta esa definición, pero ella no entendía.

Entonces el sabio trajo una veladora encendida y la colocó en el centro de un recinto y a su alrededor colocó también diez espejos. Es claro que la llama de aquella veladora se reflejaba en un espejo, y ese espejo la proyectaba a otro espejo, y el otro espejo la proyectaba al otro, y el otro al otro. Así notaron que los diez espejos mutuamente se proyectaban la luz uno a otro, se formó un juego de luces maravilloso, un juego con interpretación. La Emperatriz entendió, he ahí la facultad de la INTUICIÓN.

Si alguien ha logrado la Aniquilación Budhista, si alguien ha conseguido fabricar los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, si verdaderamente es un Hombre de verdad, en el sentido más trascendental de la palabra, entonces la facultad de interpretación será en él un hecho.

Téngase en cuenta que uno está contenido en el Cosmos. He dicho que uno es una parte de un todo. Dentro del Microcosmos hombre hay mucho, existe mucho y sin embargo la totalidad de uno no es sino una parte del todo.

Ya sabemos que, por ejemplo, dentro del Ayocosmos, o sea, el Infinito, está contenido el Macrocosmos.

Dentro del Macrocosmos, que es la Vía Láctea, está contenido el Deuterocosmos, el Sistema Solar. Dentro del Deuterocosmos está contenido el Sol Cósmico, y dentro de éste está contenido pues, el Cosmos Tierra, el Mesocosmos. A su vez, dentro del Mesocosmos, está contenido el Microcosmos Hombre y dentro del Microcosmos Hombre, esté contenida pues, la vida de lo Infinitamente pequeño, el Tritocosmos.

Como dentro de un Cosmos hay otro Cosmos y dentro de ese Cosmos hay otro y por todo hay siete Cosmos, unos contenidos en otros.

De manera que dentro de nosotros hay un Cosmos inferior, eso es claro, el Tritocosmos y un Cosmos superior, es claro, el Mesocosmos. Nosotros estamos entre un Cosmos Superior y un Cosmos inferior.

Estamos también muy relacionados con nuestros padres, pues nos dieron origen; a su vez, de nosotros devienen los hijos y los nietos; todos estamos interpenetrándonos mutuamente. Indubitablemente, mis queridos amigos, la existencia de un modo cualquiera, su nacimiento, su desarrollo, su muerte, queda reflejándose también dentro del Hombre Verdadero que ha logrado la Aniquilación Budhista. Entonces, este puede decir, «conozco la historia de ese planeta». Todo el Mahamvantara puede reflejarse en la uña de un Hombre auténtico. Y reflejarse con tanta exactitud, que ese Buddha no ignore nada.

Todo lo que puede suceder a una nación puede reflejarse en la Psiquis de un Hombre que ha pasado por la Aniquilación Budhista. Y reflejarse con tanta exactitud, con tanta precisión, con tanto detalle, que éste no llegue a ignorar ni el más insignificante acontecer.

Así pues, deduzcan ustedes e infieran de lo que he dicho lo que es la Intuición: la Facultad de interpretación.

Si conseguimos que la Historia de esta Galaxia se refleje en nosotros, ¿ignoraríamos algo, por ejemplo, en relación con la misma? Pues claro que no. La Galaxia con todos sus procesos puede reflejarse en nuestra Psiquis con tanta, naturalidad, mis queridos hermanos, como la vela aquella del ejemplo que he puesto, que se reflejaba en los 10 espejos que sirvieron para ilustrar a la Emperatriz.

Si todas las circunstancias pueden reflejarse en la Psiquis de un Buddha de Contemplación, porque éste ya no tiene Agregados Psíquicos inhumanos que desintegrar, entonces éste de hecho consigue mediante la INTUICIÓN eso que podríamos definir como CONCIENCIA.

Llegar a la Iluminación es posible. Pero no olviden, mis queridos amigos, que la Iluminación a su vez tiene sus leyes. La Razón de ser de la Iluminación es el DHARMADHATU, es decir, el DHARMA.

8
SOBRE EL ALMA

La Verdad es que antes de adquirir el individuo NUEVAS FACULTADES O NUEVOS PODERES que no conoce ni remotamente y que aun no posee, debe adquirir facultades y poderes que equivocadamente cree tener, pero que en realidad no tiene.

Ante todo se hace necesario conocer el camino que nos lleva a la Auto-Realización Intima del Ser.

Indubitablemente es urgente comprender la necesidad de cristalizar en nosotros eso que se llama Alma. Jesús el Cristo dijo: «En paciencia poseeréis vuestras Almas». Mas ante todo conviene entender qué cosa es eso que se llama Alma. Ciertamente he de decirles que el Alma es un conjunto de Leyes, Principios, Virtudes, Poderes, etc. Las gentes poseen la Esencia, el material psíquico para fabricar Alma, más no poseen todavía el Alma.

Obviamente, quien quiera poseer eso que normalmente se denomina Alma, deberá desintegrar los elementos psíquicos indeseables que en nuestro interior cargamos: Ira, Codicia, Lujuria, Envidia, Orgullo, Pereza, Gula, etc. Virgilio, el Poeta de Mantua, dijo: «Aunque tuvierais mil lenguas para hablar y paladar de acero, no alcanzaríais a enumerar todos vuestros defectos cabalmente». Obviamente, estos últimos se denominan en el Tibet «Agregados Psíquicos», tales Agregados se parecen mucho a los elementarios de que hablan las diversas organizaciones de tipo ocultista y son una viva personificación de nuestros errores.

Se dice que Jesús de Nazareth arrojó del cuerpo de María Magdalena siete demonios. Indubitablemente, éstos representan a los siete defectos capitales que se multiplican incesantemente. Tal afirmación del Crístico Evangelio quiere decir que el Cristo Intimo arrojó de María Magdalena los diversos Agregados Psíquicos inhumanos que ella poseía. Cada uno de esos Agregados esta organizado en una forma muy similar a la personalidad humana y poseen sus tres cerebros: el Intelectual, el Emocional y el Motor-Instintivo-Sexual.

Cada Agregado parece una persona realmente. Si nosotros decimos que dentro de nuestra persona humana hay muchas personas viviendo, no estamos exagerando la nota, así es. Todos esos Agregados se combaten mutuamente entre sí, luchan por la supremacía, cada uno de ellos quiere ser el «Amo», el Señor, y aquel que se logra imponer, aquel que logre controlar los cinco Cilindros de la Máquina Orgánica es un instante dado, se cree el único. Momentos después, sin embargo, es derrocado y otro ocupa su lugar.

Así que en realidad, de verdad, cualquier persona no es la misma siquiera durante media hora. Parece eso increíble, más así es. Ustedes mismos sentados aquí, escuchando, se llegaron con un Agregado, se sentaron a oír, pero si ponen atención a lo que ha ocurrido en su interior hasta éste preciso momento, descubrirán que ahora son diferentes, que no son los mismos que llegaron aquí y se sentaron, ¿porqué? Porque el Agregado Psíquico que controla la Máquina Orgánica y que empezó sentándose, fue desplazado por otro que ahora está escuchando.

Si dijese que ustedes son los mismos que empezaron, estaría abusando de su Mente y de la mía propia. Así que en realidad, de verdad, los Agregados Psíquicos están cambiando; tan pronto es uno el que controla los Centros Capitales del Cerebro como otro, nunca permanecen los mismos.

En cuanto a la Esencia, es lo más digno, es lo más decente que tenemos en nuestro interior, es la mismísima Conciencia. Incuestionablemente se encuentra enfrascada entre todos esos múltiples Agregados, procesándose en virtud de su propio condicionamiento.

Cada uno de ustedes es Legión. Recordemos lo que el Maestro Jesús preguntó al poseso del Evangelio bíblico. ¿Cuál es tu nombre? Y el poseído contestó: «Mi nombre es LEGIÓN». ¿Cuál es el nombre de cada uno de los aquí presentes? ¡LEGIÓN! No tienen ustedes una verdadera Individualidad, no la han logrado.

La Conciencia en cada uno de ustedes duerme terriblemente. ¿Por qué?, Porque se procesa en virtud de su propio embotellamiento, entonces se halla en estado de hipnosis y eso no se puede negar.

Y en cuanto al Alma en sí misma, ¿han logrado acaso cristalizarla? Si dijera que no tienen ustedes un Alma Inmortal, estaría también mintiendo, consciente soy. Obviamente que cada uno de ustedes tiene su Alma Inmortal, pero no la poseen.

Uno podría tener un bello diamante, guardarlo en alguna caja de seguridad, posiblemente gozaría uno pensando en que tiene tal prenda, más si estuviese empeñada, no la poseería, sabría que tiene la joya, pero también no ignoraría que en verdad no la posee.

Muchas veces alguien recibe una bella herencia, sabe que la tiene, pero una cosa es tenerla y otra poseerla.

El Alma de nos, ¿dónde está? Viaja por la Vía Láctea, se mueve en toda esta Galaxia, más ustedes que están sentados aquí no la poseen, saben que la tienen pero una cosa es saber que la tienen y otra cosa es poseerla.

Así que vale la pena poseerla, más, ¿cómo llegaría uno a poseer su Alma? Pues DESINTEGRANDO definitivamente los AGREGADOS PSÍQUICOS, porque el Alma y los Agregados son INCOMPATIBLES; Son como el aceite y el agua, no pueden mezclarse.

Si nosotros no logramos desintegrar los Agregados Psíquicos, viva personificación de nuestros defectos de tipo psicológico, perdemos el Alma.

¿De que serviría –dice Jesús el Cristo- si un hombre adquiere todos los tesoros del mundo, pero pierde su Alma? De nada le sirve. ¿Es posible perder su Alma? Sí es posible. Quien ingresa a los mundos infiernos pierde su Alma, eso es obvio.

Se dice perder ese tesoro. ¿Habría alguna forma para no perderlo? Sí, repito, cristalizándola en sí mismo, aquí y ahora.

Cuando uno quebrante completamente y desintegra el Agregado Psíquico de la Lujuria o de los Agregados porque son muchos, cristaliza en la Esencia que cargamos dentro, esa virtud preciosa del Alma conocida como Castidad.

Cuando uno logra destruir, aniquilar el Agregado Psíquico del Odio, cristaliza entonces en uno la preciosa virtud del Amor. Cuando uno consigue reducir a polvareda cósmica el Agregado Psíquico del Egoísmo, cristaliza entonces en uno la virtud preciosa del Altruismo o del Cristocentrismo. Cuando uno consigue aniquilar el Agregado Psíquico del Orgullo, entonces cristaliza en nos la virtud inefable de la Humildad.

Al llegar a esta parte de nuestra plática, quiero decir que, lamentablemente, muchos textos de tipo ocultista, esoterista, etc., lo llevan a uno al orgullo místico y eso es grave. Connotados autores muy venerables afirman que nosotros somos «Dioses», que cada uno de nosotros es un «Dios». Obviamente, esta declaración viene a justificar en nosotros el orgullo místico que causa mucho daño en la senda de la Auto-Realización, porque uno, engreído, convencido de que sí es un «Dios», puede transformarse en Mitómano.

Incuestionablemente, no es posible convertirse en un verdadero Iluminado cuando se tiene Orgullo, no podría yo jamás pensar en un «Dios» borracho, fornicario, adúltero, peleador, egoísta, envidioso, celoso, lujurioso, etc. Cada uno de nos es en realidad de verdad todo eso.

Me ha dado mucho dolor encontrar siempre en los textos ocultistas, sin citar en este momento organizaciones, algunos muy venerables, esta tremenda afirmación nociva de que somos Dioses. Concretándose a la realidad de los hechos, mirar lo que somos y no forjarnos ilusiones: comemos, bebemos, fornicamos, adulteramos, odiamos, criticamos, somos celosos, etc. ¿Creen ustedes acaso en un «Dios» así? Mejor es decir somos viles gusanos del lodo de la tierra y estar convencidos de que lo somos.

Si queremos convencernos, bastaría que fuéramos sinceros consigo mismos. Si examinamos cuidadosamente nuestra existencia y descubrimos que, en verdad, no es una de las siete maravillas del mundo, ese examen que hagamos sobre nosotros mismos y sobre nuestra propia vida, será de maravillosas consecuencias, porque nos permitirá saber lo que somos, entender que no somos mas que unos pobres pecadores, somos viles gusanos del lodo de la tierra.

Así, de esa forma, marcharemos por el camino de la sencillez y de la Humildad. Cuando uno desintegra en realidad, de verdad, ese Agregado Psíquico del Orgullo, cristaliza obviamente en nosotros la Humildad, que es la virtud más preciosa.

Téngase en Cuenta de que no solamente existe el Orgullo basado en las posiciones sociales, en el capital, en el linaje de familia, etc. Hay un Orgullo mucho peor y nocivo que todas esas formas que acabo de citar, y es el ORGULLO MÍSTICO, el creernos SANTOS, SABIOS, el sentirnos DIOSES, suponer que nadie es más grande que nosotros, que somos grandes Semi-Dioses, etc. etc.

Esto es grave porque en realidad, de verdad, el Orgullo nunca permitirá que tengamos correcta relación con las partes más elevadas del SER. Cuando uno no puede relacionarse con las partes más elevadas del SER, tampoco puede gozar de la Iluminación. Tendrá que vivir atenido a libros, a leer, a escuchar a los conferenciantes, más nunca tendrá la experiencia mística de lo REAL.

Así que primero que todo se hace urgente realizar en estos estudios que logremos eliminar de sí mismos el Orgullo Místico, que es el más peligroso. Si lo conseguimos, aflora en nosotros la preciosa virtud de la HUMILDAD.

Cada vez que nosotros eliminamos un Agregado Psíquico, cristaliza una Virtud, un Poder, una Ley, una Facultad, un Don, etc. Así es como poco a poco vamos cristalizando Alma en nosotros. Esa Alma, que normalmente vive por allá en la Vía Láctea, viajando, va cristalizando lentamente en nosotros. Sin embargo, hemos de afirmar también, que si “el agua no hierve a 100°”, no cristaliza en nosotros lo que debe cristalizar y no se desintegra lo que se debe desintegrar.

Con esto que “el agua debe hervir a 100 grados” estoy hablando en forma de parábola; quiero decir que necesitamos pasar por grandes crisis emocionales para desintegrar cada defecto de tipo psicológico.

Sé del caso de una hermana Gnóstica que está trabajando en forma terrible sobre sí misma, consiguió hasta enfermarse del corazón. Esa hermana, en tremendos y supremos arrepentimientos, llora diariamente, gime, sufre, nunca se ha creído más que nadie, y sin embargo es un Bodhisattva CAÍDO, el Bodhisattva de un Ángel. ¡Ojalá muchos imitaran ese ejemplo!

Quien así actúe con supremo arrepentimiento, trabajando sobre tal o cual defecto de tipo psicológico, incuestionablemente va desintegrando uno a uno los Agregados Psíquicos y en su reemplazo irá CRISTALIZANDO eso que se llama ALMA.

Quien consiga la eliminación completa de todos los elementos psíquicos indeseables que en su interior carga, cristaliza en Sí mismo el ciento por ciento de su Alma, conjunto repito, de Virtudes preciosas o genios inefables. Atributos, Leyes, Dones y Cualidades de perfección. Hasta el mismo cuerpo físico debe transformarse en Alma, sólo así se llega a donde hay que llegar.

Conozco a muchos eruditos de chispeante intelectualidad que han bebido en todas las filosofías del mundo, ya sea de Occidente o del Oriente del mundo. Se conocen el hebreo y el sánscrito, el griego, más sufren lo indecible, no gozan de la Iluminación porque no han fabricado ellos todavía al BODHISITA. Esta palabra podrá sonarles a ustedes un poco extraña, se trata de un término oriental.

En Japón, China, India, Nepal, donde naciera Gautama, el Budha Satkiamuni, se denominaba BODHISITA al Alma Cristalizada en un hombre o en una mujer. Claro está, es maravilloso ver como esos diversos elementos espirituales. Virtudes, Poderes, van cristalizando lentamente en la Esencia conforme ella se va liberando.

Por algo dijimos que la Esencia es el material para cristalizar Alma. El término «fabricar» no nos parece muy correcto, lo encontramos en verdad muy pesado, grotesco. Sin embargo, muchos autores usan ese término; permítaseme la libertad de disentir con los mismos. Pretiero decir CRISTALIZAR, puesto que, el Alma no es algo que deba fabricarse, ella existe. Lo que pasa es que hay que cristalizarla, y eso es diferente.

Ustedes han vito, por ejemplo, un pedazo de hielo. Es la cristalización del elemento agua. Incuestionablemente muy frío tal elemento, toma forma y se convierte en hielo. Asombra ver la cristalización del agua. Se realiza de acuerdo con ciertos principios geométricos, extraordinarios.

En forma similar sucede con el elemento Alma, cristaliza de acuerdo con ciertos delineamientos matemáticos y geotécnicos precisos, indiscutibles. Hasta el mismo cuerpo este que tenemos de carne y hueso debe transformarse en Alma, y es posible transformarlo en Alma si en realidad, de verdad, nos lo proponemos.

Tenemos nosotros un cuerpo de carne y hueso. Este cuerpo físico esta formado por órganos, los órganos por células, las células por moléculas, etc. No hay duda de que ha habido un principio directriz inteligente que ha promovido un ordenamiento de las células vivas en forma de órganos. A mí me da francamente risa la idea de células «inconscientes» ordenándose así dormidas en forma de órganos. ¡Qué absurdo es eso! Células dormidas, inconscientes, ciegas (como dice Haeckel), organizándose en forma de órganos. Eso no le cabría en la mente a nadie.

Algunos autores dicen que se organizan tales células en forma de órganos, autores que no hallan que hacer al ver las maravillas de este mundo en que todo marcha en forma mecánica como ellos creen, sin un principio directriz. Están inconscientes.

Las células están organizadas en forma consciente; gracias al principio inteligente de la Madre Natura es posible organizar las células del organismo en forma de órganos.

Pero si descomponemos un átomo cualquiera, sea del hígado, de los riñones o del páncreas, liberamos energía, es obvio de momento que, en última síntesis, el cuerpo físico se resume en diferentes tipos y subtipos de energía, eso es indubitable.

Carlos Marx dice: «¿Qué es lo primero, la Materia o la Psiquis, la Psiquis o la Materia?» Concluye diciendo que es primero la Materia. Eso es completamente absurdo, porque los mismos postulados de Einstein dicen que la Materia no es sino Energía condensada. Recordemos aquel postulado que afirma lo siguiente: «Energía es igual a masa,, multiplicada por la velocidad de la luz al cuadrado». La masa se transforma en Energía, la Energía se transforma en masa.

¿Qué es lo primero que existe? La Energía, primero cristaliza en masa; entonces la Psiquis, que es Energía en el sentido más completo de la palabra, es lo primero. Luego viene la masa.

Veamos los mundos alrededor del Sol, son enormes masas, cada una con un peso definido, un volumen exacto, sin embargo, giran alrededor del Sol movidos por energía solar. Si no fuera por la energía solar, esos mundos quedarían dislocados en el espacio, rodarían eternamente hasta chocar con algún cometa o con otros mundos. Sería la anarquía, el desorden, conflictos pero los mundos marchan en forma organizada y ellos mantienen con exactitud la energía alrededor del Sol, ella es la que los atrae, la energía centrípeta y la energía centrífuga es la que los aleja, es la energía que los hace rotar.

Entonces, ¿qué es lo primero, la Energía o la Materia? Obviamente la Energía, porque si no la misma Materia no existiría. Para que la Materia exista se necesita condensar la Energía Universal; entonces, la Materia es Energía condensada.

En cuanto al organismo humano, lo primero que existe es la Energía, permitiendo a los átomos que giren alrededor de sus centros nucleares en la molécula, permitiendo que se realicen todas las funciones orgánicas, no solamente las funciones meramente reproductivas o químicas, sino también las funciones relacionadas con las calorías, las percepciones, etc.; aún mas, aquellas funciones que se relacionan con la imaginación y la voluntad.

No seria posible concebir un cuerpo orgánico desprovisto de Energía. ¿Cómo se realizarían los fenómenos catalíticos si no existiera la Energía? Si, la Energía es lo primero y la Materia es lo segundo. Si a esa Energía la llamamos Espíritu o Conciencia, o lo que se quiera, ¡no importa!, Pero es lo primero. El nombre no viene al caso, la realidad es que la Energía es anterior a la Materia.

Existe un Cuerpo Vital orgánico, y eso está demostrado. Los rusos con un aparato han podido fotografiar el Cuerpo Vital, lo están estudiando. No sólo lo están estudiando en relación con el organismo físico, sino que es más, lo están estudiando en forma independiente del organismo físico, lo llaman Cuerpo Bioplástico.

Continuando con estas cuestiones, diremos que el Cuerpo Vital es el que sostiene todos los procesos de la vida orgánica, llamémosle Lingam Sarira o Cuerpo Bioplástico, ¡no importa!

A medida que nosotros vayamos desintegrando los Agregados Psíquicos inhumanos, a medida que vayamos cristalizando Alma, una parte del Cuerpo Vital, la más elevada, se desprenderá de la parte inferior del mismo y se integrará completamente con la Esencia y las virtudes que en la Esencia hayan cristalizado.

El Cuerpo Vital tiene cuatro clases de éteres. El primero es el Éter Químico, mediante el cual se realizan todos los procesos de asimilación y eliminación orgánica, así como los fenómenos catalíticos y otros. El segundo es el Éter de la Vida, mediante el cual es posible la reproducción y gestación de los seres vivientes. Esos dos Éteres son inferiores, pero hay dos superiores: el Éter Lumínico y el Éter Reflector. El Éter Lumínico es el que sirve de medio a las fuerzas de gravedad, las calorías, las percepciones, y el Éter Reflector se relaciona con la imaginación y la voluntad.

Estos dos Éteres se desprenden de los dos inferiores para integrarse con la Esencia en la cual resplandezcan todas las virtudes del Alma. Así nace entonces el Hombre Etérico, el Hombre Cristo, el Hombre Alma, el Hombre Espíritu, que puede entrar y salir del cuerpo físico a voluntad.

Se ha hablado mucho sobre los Chacras de los pies, de las manos, sobre la lanzada aquella de Longibus en el costado del Señor, sobre la corona de espinas, etc. Esos son los estigmas.

En Gautama, el Budha aparece con esos estigmas en sus manos y en sus píes. Son vórtices de fuerzas magnéticas expansivos en el Cuerpo Vital, se desarrollan completamente cuando los dos Éteres se desprenden de los dos inferiores. Y esos Éteres organizados en la forma del Hombre Celestial, integrados con la Esencia, enriquecidos por las virtudes del Alma, forman el Hombre Etérico, el Hombre Cristificado de la Quinta Ronda.

La Primera Ronda estuvo en el mundo de la Mente, la Segunda estuvo en el mundo Astral, la Tercera en el mundo Etérico, la Cuarta en el mundo Físico, la Quinta volverá a estar en el mundo Etérico. Entonces la vida se desenvolverá en el Mundo Etérico y habrán Hombres Cristificados en aquella época, como los hay ahora. Y el Hombre Cristificado será así, como se lo estoy pintando, tendrán un Cuerpo Etérico Cristificado. Tal cuerpo reemplazará al físico, tal Cuerpo será el vehículo de una Esencia enriquecida con las Virtudes del Alma. Ese Hombre Espíritu de la Quinta Ronda, será el Hombre Cristo.

Si ustedes comprenden eso, comprenderán también la necesidad de cristalizar su Alma, sólo así podrán independizarse del Cuerpo Físico de carne y hueso, es muy denso, de un material muy pesado.

Cuando uno consigue fabricar el To-Soma-Puchicón, es decir el Cuerpo Etérico Cristificado, le sirve de vehículo a la Esencia enriquecida con los Atributos del Alma y ha nacido en uno el Hombre Espíritu. Ese Hombre Espíritu ya no estará más preso en su cuerpo denso, podrá entrar y salir del cuerpo a voluntad, es un Adepto glorioso.

En la vida han habido Hombres que lo han logrado. No está de más citar a un Francisco de Asís, recordemos también a un Antonio de Padua, místicos cristianos que han servido de ejemplo a las gentes del mañana.

El Hombre Celestial realmente ya no es prisionero dentro de ese calabozo de la materia física. Puede salir de ese cuerpo cuando quiera para viajar con ese cuerpo a través del inalterable infinito, para sumergirse con tal vehículo en los Mundos Superiores, para descender al fondo de los mares o visitar a las Dinastías Solares en el Astro Rey.

Pero, ¿cómo se lograría eso si no elimináramos previamente los Agregados Psíquicos? Obviamente sería imposible. Si queremos convertirnos en verdaderos Hombres Cristianos, necesitamos erradicar todos esos elementos psíquicos que en nuestro interior cargamos. Así que el BODHISITA de que nos hablan los orientales, es el Hombre Etérico, el Hombre que ha cristalizado su Alma en sí mismo, que la posee, el verdadero SEÑOR.

Aquel que posea al BODHISITA dentro de sí mismo, podrá sumergirse en el fondo de los océanos sin recibir daño alguno y visitar los Templos de la Serpiente.

En el Oriente hay una planta que cura cualquier herida por grave que ésta sea; así son las heridas del Alma, sólo el BODHISITA puede sanar tales heridas.

En el Oriente hay una planta que llaman «buena memoria», y quien la toma puede recordar todos los acontecimientos de su vida actual y de sus vidas precedentes. Así también es el BODHISITA. En forma similar, quien lo posea podré recordar todas sus vidas anteriores, y si visita los Cielos Inefables, al regresar al mundo físico, al volver a entrar en su cuerpo, no olvidará detalle alguno.

En el Oriente hay una planta mediante la cual es posible contrarrestar los hechizos mágicos malignos de los tenebrosos. Similarmente, quien posea el BODHISITA no podré recibir daño alguno de los tenebrosos.

En el Oriente hay una planta mediante la cual es posible hacerse invisible. Quien posea al BODHISITA podré hacerse invisible en caso de necesidad, ante sus peores enemigos.

Así como el que puede lanzarse en el fondo del mar entre los tiburones y defenderse sin recibir daño alguno, así también es él BODHISITA. Quien lo posea, similarmente, podrá entrar en el fondo de los océanos, entre las fieras más feroces, sin recibir daño alguno.

Se dice que la Flor de Loto del Logos sostiene la Vida Universal, así también es el BODHISITA. Quien lo posee puede conservar su Cuerpo Físico durante millones de años.

Son muchos los que me escriben quejándose de que no saben salir en Cuerpo Astral, de que no recuerdan nada de lo que les sucede fuera del Cuerpo Físico, de que no tienen Iluminación, etc. Pero, ¿cómo puede tener iluminación el que no posee el BODHISITA? Sólo teniendo al BODHISITA se posee la iluminación, quien no posea al BODHISITA no gozará nunca de la dicha de la Iluminación. La Iluminación no es algo que se nos va a dar regalado, no, mis queridos amigos. Cuesta y muy caro. La iluminación solo se explica mediante el Darma-Dato. Y ¿qué es el Darma-Dato? El buen Darma, la recompensa por los méritos adquiridos.

Sólo el que posea pues, al BODHISITA, es decir, solo aquel que haya cristalizado Alma, podrá gozar de la iluminación, tendrá meritos para ello. La iluminación se explica con el Darma-Dato, es decir con el Darma Universal por la recompensa, por nuestras buenas acciones.

Nadie podría gozar de la Iluminación si no posee al BODHISITA. Y nadie podría tener al BODHISITA sino ha Trabajado duro sobre sí mismo, si no ha desintegrado los Agregados Psíquicos.

Así que, mis queridos, necesitamos trabajar sobre sí mismos, si es que queremos poseer eso que se llama Alma. “En paciencia poseeréis vuestras Almas”. Así está escrito en el Evangelio del Señor.
Obviamente se necesita una Didáctica para poder aniquilar los Agregados Psíquicos. Incuestionablemente hemos de empezar por la Auto-observación Psicológica. Cuando uno admite que tiene una Psicología individual, particular, propia, nos proponemos Auto-observarnos en relación con las amistades, en la calle, en el Templo, en la casa, en el trabajo, en el campo, etc., donde nuestros defectos psicológicos afloren. Si nosotros nos Auto-Observamos en forma continua, podremos verlos. Defecto descubierto debe ser abierto con el bisturí de la auto-crítica para ver que es lo que tiene. En vez de estar nosotros criticando vidas ajenas; tenemos que auto-criticarnos.

Cuando hemos encontrado algún defecto en sí mismos, debemos analizarlo cuidadosamente, abrirlo, repito, con el bisturí de la auto-critica. Esto es posible a base de la «Auto-Reflexión Evidente del Ser» en Meditación de fondo. Una vez comprendido íntegramente el defecto en cuestión, entonces debemos desintegrarlo atómicamente.

La Mente por sí sola no puede alterar radicalmente ningún defecto, puede pasarlo de un nivel a otro del entendimiento, esconderlo de sí misma o de los demás, justificado o condenarlo, buscarle evasivas, etc., más nunca alterarlo radicalmente.

Se necesita de un poder que sea superior a la Mente. Afortunadamente ese poder existe, se halla latente en las honduras de nuestro Ser. Quiero referirme ahora en forma enfática a la Serpiente ígnea de nuestros Mágicos Poderes, Isis, Adonía Rea, Cibeles, Tonantzín, o la Casta Diana, o Marah; no importa su nombre, no está fuera de nosotros, no, está dentro.

Obviamente tal poder flamígero, es una variante de nuestro propio Ser pero derivado. Si nosotros en la Meditación de fondo pedimos auxilio a Devi Kundalini Shakti, la mística Serpiente de los grandes misterios, lograremos ser asistidos. Ella puede pulverizar cualquier Agregado Psíquico, si es que ha sido previamente comprendido en todos los niveles de la Mente.

Una vez ya aniquilado, surgirá el reemplazo: alguna Virtud del Alma, alguna Característica nueva, alguna Ley, algún Don especial, alguna Cualidad.

Indubitablemente, si logramos la destrucción absoluta de los diversos elementos psíquicos indeseables, habrá cristalizado en cada uno de nosotros la totalidad del Alma. Esto indicaría que la Esencia enriquecida con todos los atributos anímicos, podría a su vez vestirse con el TO-SOMA-PUCHICON, que es el vehículo del Alma, el Traje de Bodas.

Así es como en realidad, de verdad, nace el Hombre Celestial en nosotros. Este ya no estará prisionero en el cuerpo. Recordemos aquellas palabras de San Pablo cuando nos dice: «Conocí a un hombre que fue llevado al Tercer Cielo, donde vio y oyó palabras y cosas indecibles que a los hombres no les es dable a comprender». Pablo de Tarso fue llevado en el TO-SOMA-PUCHICON, como Hombre Espíritu, como Hombre Etérico. Y de hecho conoció las maravillas del Universo.

Así que, mis queridos amigos, les he invitado a ustedes cordialmente a cristalizar en cada uno eso que se llama Alma.

9
SEXOLOGÍA

Nosotros afirmamos que la Conciencia en el hombre es fuera de toda duda y sin temor a engañarnos, una especie muy particular de APREHENSIÓN DEL CONOCIMIENTO INTERIOR, totalmente independiente de toda actividad mental.

Ciertamente podemos estudiar la SEXOLOGÍA desde dos ángulos diferentes. El uno desde el punto de vista meramente oficial, tal como se estudia en la Facultad de Medicina. El otro, desde el punto de vista Gnóstico. Voy a afrontar la Sexología a la luz del Gnosticismo Universal.

Ante todo, GNOSIS significa CONOCIMIENTO. La palabra Gnosis entra también en la ciencia oficial: diagnosis, diagnóstico. Vean ustedes la Gnosis ahí en la etimología. En todo caso las corrientes gnósticas definitizadas conocen a fondo la Sexología.

En nombre de la verdad he de decirles que Sigmund Freud, con su Psicoanálisis, inició una época de transformaciones extraordinarias en el campo de la Sexología. Sigmund Freud produjo una innovación dentro del terreno de la Medicina, eso lo saben todos los que han estudiado a Freud.

Agler fue ciertamente uno de sus mejores discípulos. Discípulos de él fueron Jung y muchos otros psicólogos, psicoanalistas y parapsicólogos.

El Sexo en sí es el centro de gravedad de todas las actividades humanas, alrededor del Sexo giran todos los aspectos sociales de la vida. Veamos por ejemplo un baile, una fiesta: alrededor del Sexo gira toda la fiesta, en un café gira todo alrededor del Sexo.

Hoy en día el Sexo empieza a ser estudiado por algunos sabios con propósitos trascendentales. Desafortunadamente y es verdad, abunda mucho la pornografía que desvía al Sexo hacia actividades meramente sensuales.

Hay varias clases de SEXO: existe el Sexo Normal común y corriente, existe el infrasexo y existe el Suprasexo.

¿Qué se entiende por Sexualidad Normal? Entiéndase por Sexualidad Normal la actividad sexual conducente a la reproducción de la especie.

La infrasexualidad es diferente y hay dos clases de infrasexuales. En materia de Kábala se dice que Adam tenía dos esposas: Lilith y Nahemah. Lilith representa a una de las esferas infrasexuales, encontrarnos en ella a los pedreristas, homosexuales, lesbianas, etc.

Del lado de Nahemah encontramos a los abusadores del Sexo, pornográficos, aquellos que se entregan de lleno a la lujuria sin freno de ninguna especie ni control alguno, son las dos esferas de la Infrasexualidad.

Pero pasemos ahora al Suprasexo, a la Suprasexualidad. Incuestionablemente la Suprasexualidad es para los Genios, para los Hombres Trascendentales, para las Mujeres Inefables, etc. Suprasexuales fueron un Jesús de Nazareth, un Buddha, un Hermes Trimegisto, un Mahoma, un Lao-Tse en China, un Quetzalcoatl, un Pitágoras, etc…

¿Cómo podremos entrar en el Reino de la Suprasexualidad? Empero digo, para entrar en el reino de lo Suprasexual, en la esfera de la Suprasexualidad, se requiere primero que todo el Sexo Normal. El Infrasexual por ejemplo, lesbianas, homosexuales, pedreristas, masturbadores, no están preparados para entrar en el Reino de la Suprasexualidad. El Infrasexual debe primero que todo, si es que quiere regenerarse, empezar por lograr la sexualidad normal. Una vez lograda se puede de lleno entrar en el camino de lo Suprasexual.

Es difícil para los homosexuales y para las lesbianas, que pertenecen a la esfera de lo Infrasexual, la regeneración. Hace poco vino a visitarme un sujeto homosexual, venía de su país, Honduras. Tal hombre poseía una cultura intelectual bastante alta, se entusiasmó mucho por las ideas revolucionarias de la sexología tal como las preconiza el Gnosticismo Universal y hablándome con franqueza me contó su trágica historia de homosexual. Sin embargo me manifestó el deseo de regenerarse, de entrar en el terreno de la Sexualidad Normal y después, posteriormente, meterse por el camino de la Suprasexualidad.

Amigo, le dije, no le queda más remedio que meterse por el camino de la Sexualidad Normal, usted es un afeminado. Habrá pues de comenzar primero por conseguirse una mujer primero que todo. Cásese, regenérese, adquiera la Sexualidad Normal, vuélvase un hombre normal y el día que usted sea un hombre normal, el día en que a usted le gusten las hembras de verdad, entonces estará preparado para entrar en el terreno de la Suprasexualidad. Antes no es posible, hoy por hoy, usted va por el camino de la degeneración, usted es un degenerado.
Bueno, no se ofendió el hombre. Francamente, se fijó que tenía razón. Dijo que se iba a conseguir una mujer, que se iba a casar, que iba a tratar de volverse de Sexo Normal porque él deseaba algún día entrar en las esferas trascendentales de lo Suprasexual. Ojalá que el amigo se regenere. ¡Ojalá!.

En otra ocasión vino a mí una lesbiana. Me dijo que quería que le aconsejara, que francamente a ella le encantaban las mismas mujeres, que estaba en un problema gravísimo. Que ella gastaba mucho dinero con cierta dama que había por ahí, pero que esa dama le estaba poniendo «cuernos», como decimos. Lo cierto es que andaba la dama de sus anhelos por la calle con otras damas y, claro, le provocaba «celos». Sufría aquella lesbiana como si fuera un hombre, exactamente. Lloraba, le suplicaba, y me pedía consejos como si fuera un hombre. Entre paréntesis, era una vieja horrible, no se lo niego a ustedes. Yo no pude menos que mirarla con un terrible asco.

Bueno, le di unos cuantos consejos, le dije que lo mejor era que se regenerara, que se consiguiera un hombre, que entrara en el camino de la Sexualidad Normal. No sé si aquella pobre vieja se habrá regenerado, no parecía tener muchas ganas de regenerarse pues estaba demasiado «celosa» con otras damas que acompañaban a «su dama», parecía todo un macho, un macho y medio…

Vean ustedes qué horrible es el camino de la degeneración, el camino Infrasexual. Pero no solamente son infrasexuales en verdad las lesbianas, los masturbadores, los homosexuales, etc., no. Infrasexuales son también los abusadores del Sexo, esos que a cada segundo están cambiando de dama, esos que copulan hasta diez y quince veces diarias. Y los hay, yo los conozco. Sujetos así indudablemente son degenerados, infrasexuales, aunque se crean muy machos, pero lo que tienen es que están degenerados.

Entremos ahora al camino de la Sexualidad Normal. La Sexualidad Normal. La Sexualidad Normal es en sí hermosa. Se une el hombre a su mujer, se aman, reproducen su especie, viven una vida mesurada, etc. Viven eso sí, de acuerdo con los intereses de la Naturaleza, de acuerdo con la economía de la Naturaleza. Cada uno de nosotros es una maquinita, no lo podemos negar, que capta diferentes tipos y subtipos de energía cósmica.

Cada maquinita, es decir, cada uno de nosotros, puede captar esos tipos de energía automáticamente, subconscientemente, y las retransmite a las capas interiores de la Tierra. Así pues, la Tierra es un organismo vivo, un organismo que vive de nosotros.

No quiero decirles que las plantas no cumplan tal función, es claro que cada planta, según su especie, capta tales o cuales tipos de vibración cósmica que luego transforma y retransmite a las capas interiores de la Tierra.

En cuanto a los organismos de los animales sucede lo mismo. Ellos captan tales o cuales tipos de energía que transforman y retransmiten a las capas interiores de la Tierra, del organismo planetario. Total, la Tierra es un organismo VIVO.

Nosotros nos reproducimos incesantemente con la Sexualidad Normal. Esto es necesario para la economía de la Naturaleza. Además, el goce sexual, es un goce legitimo de hombres, no es un delito como suponen muchos mojigatos, muchos pietistas, etc. Pero, hoy por hoy, nosotros, con nuestra Sexualidad Normal, vivimos de acuerdo con los intereses económicos de la Naturaleza.

Otra cosa es la SUPRASEXUALIDAD, eso es definitivo. Entrar en el terreno Suprasexual es estar ya en el camino de las transformaciones extraordinarias.

Nietzche, en su obra; «Así hablaba Zaratrusta», habla francamente del Superhombre; Dice: “Ha llegado la hora del Superhombre. El hombre no es más que un puente tendido entre el animal y el Superhombre, un peligroso paso en el CAMINO, un peligroso mirar atrás. Todo en él es peligroso. Ha llegado la hora del Superhombre”.

Bueno, Hitler interpretó a Nietzche a su modo. Durante la Segunda guerra Mundial hasta el más Insignificante policía alemán era un Superhombre, nadie se sentía chiquito en la época de Hitler en Alemania, todos eran Superhombres.
Parece que Hitler, aunque con muy buenas intenciones, no supo interpretar a Nietzche. Yo creo en el Superhombre, francamente se lo manifiesto a ustedes, pero me parece que Hitler erró el Camino.

En todo caso, en el ser humano hay cinco Centros fundamentales: Primero que todo el Intelectual, que es el que MAS utilizan todos ustedes para el estudio. Segundo el Emocional, que lo tenemos en el corazón. Tercero el Motor, que está en la parte superior de la espina dorsal. Cuarto el Centro instintivo, que está en la parte inferior dé la espina dorsal. Y el quinto propiamente dicho, el Sexual. Repito para que ustedes puedan grabar mejor: INTELECTUAL, EMOCIONAL, MOTOR, INSTINTIVO, y SEXUAL, cinco Centros. Todos los Centros son fundamentales para todas las actividades humanas.

El Pensamiento aparentemente es muy rápido pero desgraciadamente es muy LENTO. Si ustedes van conduciendo un automóvil, por ejemplo, y de pronto, en un momento de peligro, se ponen a analizar si deben hacer esto o aquello, adelantarse o atrasar o retroceder, virar a la derecha o a la izquierda, pues vienen a chocar y a tener una catástrofe.

El Centro Motor es más rápido. Uno, cuando va conduciendo un automóvil, no tiene mucho tiempo para pensar, actúa velozmente y sale del paso. Pero si en ese momento el pensamiento actúa, se traba, chocaría…

Cuántas veces va uno conduciendo un automóvil y resulta que en un momento dado queda indeciso, si hay que dar la vuelta, si a la derecha, si a la izquierda y total, es un fracaso. De manera que es muy lento el Centro del Pensamiento. Más rápido es el centro del Movimiento, el Centro Motor.

El Emocional también es un Centro rápido, pero no hay más rápido que el Centro Sexual. Uno como hombre ve a una mujer y en milésimas de segundos sabe si se complementa con uno o no, si está de acuerdo con la onda que uno lleve o no. Esto se hace en milésimas de segundo, ustedes como jóvenes lo saben. Ustedes pueden estar frente a frente con una muchacha pero instintivamente, instantáneamente, saben si está de acuerdo con su onda o no, eso es rapidísimo. De manera que es un Centro que permite revisar con rapidez inaudita el otro polo. Es el Centro más veloz que nosotros poseemos.

Pero entremos en factores un poco más detenidos. Muchas veces un hombre vive feliz con su mujer; sin embargo nota que algo le falta. Ciertamente puede suceder que con la mujer que uno esté no se sienta completo. Puede ser que ella llene las actividades del Centro Emocional, pero tal vez no se complemente con uno sexualmente, y al encontrar uno por ahí otra dama, puede suceder que esta otra si se complemente con uno y entonces viene eso que se llama ADULTERIO.

No vengo yo aquí a alabar el adulterio. En cierta ocasión por ahí había una sala; adonde varias adúlteras estaban «dándole al vidrio». Una de ellas, de pronto embriagada dijo: ¡Viva el adulterio! Era una dama muy hermosa, entre paréntesis, ¡No! Yo no vengo a hacer alabanza de esas mujeres porque eso sería absurdo, pero sí veo la causa del adulterio.

Pongamos que emocionalmente un hombre se complementa con una mujer, pero sexualmente no. Puede darse el caso de que se encuentre con una dama con la que se Complemente sexualmente. Supongamos que un hombre se complemente sexualmente con una mujer pero emocionalmente no. Puede darse el caso de que se encuentre con una dama con la que se complemente emocionalmente. Pero puede ser que en el mundo de los hábitos no se complemente un hombre con su mujer.

Puede suceder también que se encuentre en el mundo de los hábitos relacionado con el Centro Motor, con otra mujer con la que sí se complemente, con la que tenga afinidad. Esta es la causa intrínseca dé tantísimos adulterios que dan origen a los divorcios.

Como les digo NO VENGO A ALABAR el adulterio, ni estoy de acuerdo con aquella dama que gritaba en célebre orgía: ¡Viva el adulterio! No, yo no estoy de acuerdo con eso, mis amigos. Únicamente aquí con ustedes, en compañerismo, estamos estudiando las causas del adulterio, la cuestión sexual.

Yo creo que lo mejor para uno, como hombre, es encontrar una mujer que se complemente con uno en lo Intelectual, en lo Emocional; en el Centro Motor, o mundo de los hábitos, en el Centro de los Instintos y en el Sexo, es decir la pareja ideal, la pareja perfecta. Y creo a su vez también, que lo ideal para una mujer, sea encontrar un hombre con el que se complementara totalmente, entonces habría verdadera felicidad.

Otro de los motivos graves para que no pueda haber felicidad, es la cuestión esta de los TEMPERAMENTOS. Un hombre de temperamento ardiente es imposible que pueda ser feliz con una mujer que sea una mole de hielo, sencillamente no. El hecho mismo de que vaya uno a besarla y en el momento del beso se encuentre con que ella no tiene ganas de besarlo, eso es gravísimo. Ahora que diríamos de durante la cópula, en el momento de copular con una mujer helada.

Acuérdense ustedes de ese libro titulado «Sinuhé el Egipcio» que lo vieron en película. Resulta que ahí había un lugar de momificación en Egipto, existían varios lugares de inmundicia donde arreglaban cadáveres para momificarlos y los que trabajaban por esos lugares de momificación, pues olían inmundo, por doquiera que pasaban. Ninguna mujer gustaba de esa clase de hombres que olían tan feo y olían a podredumbre. ¿Y saben ustedes lo que hacían esa clase de momificadores? Copulaban con los cadáveres de las hembras que traían ahí. ¿Les parece a ustedes muy agradable eso, copular con difuntas? Eso sucedía en Egipto.

Pues bien, ¿qué dirían ustedes de un hombre de temperamento ardiente que tenga que copular con una mujer de hielo, con un cadáver? Eso resulta espantosamente HORRIBLE.

También es muy cierto que existe el temperamento BILIOSO, gente pesada, torpe. Una mujer, por ejemplo, de carácter pesado, torpe en sus movimientos, es imposible que pueda entenderse con un hombre de temperamento nervioso, imposible es también que un hombre de temperamento nervioso pueda entenderse con una mujer ardiente.

Así que la cuestión de los temperamentos es muy importante. No solamente se necesita que haya correlación con los distintos Centros de la Máquina Orgánica: Intelecto, Emoción, Movimiento, Instinto y Sexo, sino que haya TEMPERAMENTOS AFINES. Sólo así, habiendo temperamentos afines y perfecta interrelación entre los distintos Centros de la Máquina, pues entonces puede haber una auténtica afinidad, lo cual daría la FELICIDAD.

Pero debemos pensar en el Sexo no solamente como cuestión fisiológica. Ha de saberse que en el Sexo existe ENERGÍA. Al fin y al cabo Einstein dijo: «Energía es igual a la masa multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado (E=m.c2)». También dijo: «La Energía se transforma en Masa, la Masa se transforma en Energía». ¿Es posible transformar la Masa en Energía? Claro que sí. Vean ustedes un pozo de agua en el camino, en la carretera, se va evaporando esa agua por el calor del Sol. Por último se convierte en nube, rayos, truenos; todas las aguas de los mares, de los ríos, se convierten en nubes y por último en rayos y truenos, es decir ENERGÍA.

Se sabe hoy en día en Medicina que solamente una mínima parte de nuestro cerebro está trabajando, está ejerciendo sus funciones. Incuestionablemente tenemos muchas áreas, partes del cerebro INACTIVAS. Si con el poquito de cerebro hemos logrado crear cohetes atómicos, que viajan a la Luna, hemos logrado crear bombas atómicas como las que destruyeron Hiroshima y Nagasaki, hemos conseguido nosotros aviones supersónicos que viajan a una velocidad extraordinaria, ¿qué tal si nosotros regeneráramos, si pusiéramos en actividad esas partes del cerebro? Si la totalidad de la masa encefálica trabajará, entonces podríamos transformar este mundo, cambiarlo, hacerlo maravilloso. Pero hay que regenerarlo.

Los grandes músicos de antaño, un Beethoven, un Chopin o un Liszt, fueron hombres que tuvieron el cerebro seminizado, hombres que le dieron a su cerebro capacidades extraordinarias, que utilizaban el mayor porcentaje de las áreas cerebrales.

Sin embargo la cosa hoy en día es diferente, el cerebro humano se ha DEGENERADO demasiado y no nos damos cuenta de ello. Si estamos en medio de una pachanga contentos, si estamos de acuerdo Con la última moda, si estamos en pleno Rock and Roll y de pronto alguien quita el disco y pone la Novena Sinfonía de Beethoven, ¿cómo sé sentirían ustedes? ¿Seguro que continuarían con la pachanga? ¿Qué harían ustedes? Tal vez no irían a insultar al señor de la casa, obviamente no, pero muy decentemente se retirarían, ¿verdad?

Cuando el cerebro no se había degenerado tanto como ahora, la cosa era distinta, se bailaba puro vals al compás de la Música Clásica, en plena comida estaban los músicos haciendo vibrar las deliciosas sinfonías. De moda estaban Mozart, Beethoven, Chopin, Liszt… Si ahora nos salen en plena pachanga con una música de esas, sencillamente nos despedimos y ¡good bye!, Nos vamos, es claro. ¿Por qué? Porque nos aburrimos. ¿Y por qué nos aburrimos?

Seamos analíticos, aquí estamos para analizar. Sencillamente, porque el cerebro está degenerado, hay ciertas áreas que ya no pueden apreciar la buena música. ¿Y por qué se ha degenerado el cerebro? Se ha degenerado sencillamente porque nosotros, durante varios siglos, hemos estado extrayendo de nuestro organismo la Entidad del Semen. No la hemos extraído únicamente para dar vida a otras criaturas, no, la hemos extraído porque nos ha gustado, porque es un gran placer, eso es todo.

Con eso nos hemos dado el gusto en la LUJURIA, en lechos de placer gozando a lo lindo, pero el «paganini» ha sido el cerebro; Es decir, él es el que ha tenido que «pagar el plato». Ahora sucede que muchas áreas no están trabajando.

Nuestro mundo no es solamente de tres dimensiones como creen los ignorantes ilustrados; en nuestro mundo existen una Cuarta Vertical. Aún más, podemos asegurar con gran énfasis que existe una Quinta Vertical, una Sexta y una Séptima. Así pues, nosotros nunca hemos visto nuestro mundo como verdaderamente es, y no lo hemos visto porque nuestros cinco sentidos están degenerados, nuestra glándula Pineal está atrofiada.

Así pues existen otros sentidos en nosotros que son de perfección pero que se hallan degenerados; si los logramos regenerar podríamos percibir el mundo como es, con sus siete dimensiones.

En el mundo hay muchas ideologías, en el mundo hay muchas creencias y cada cual es libre de creer en lo que le da la gana pero la ÚNICA fuerza que tiene autoridad para transformarnos, fue la que nos creó, la que nos puso sobre el tapete de la existencia, me refiero en forma enfática a la Fuerza Sexual.

Aprender a manejar esa Energía maravillosa del Sexo significa ser amo de la Creación, cuando el Esperma Sagrado se TRANSFORMA en energía, se provocan cambios psico-somáticos extraordinarios.

Bien sabemos nosotros lo que son esos vasos hormonales de nuestras gónadas, como trabajan, como pasan las hormonas de vaso en vaso, como a lo largo de los cordones llega por último hasta la Próstata. Bien sabemos lo valiosa que es la Próstata, ahí se producen las más grandes transformaciones de la Entidad del Semen. Y las hormonas, por último, entran en el torrente sanguíneo. La palabra HORMONA viene de una raíz griega que significa, «ANSIA DE SER, FUERZA DE SER».

Las hormonas han sido estudiadas por nuestros hombres de ciencia, son maravillosas. Las hormonas sexuales, por ejemplo, entrando en el torrente sanguíneo, realizan prodigios. Cuando todas las glándulas endocrinas, sea la Tiroides, sea la Paratiroides, sean los Riñones suplementarios o la Timo, etc. las estimulan, hacen de ellas pequeños micro-laboratorios que producen más hormonas, y esas hormonas, como todas las glándulas en general, enriquecen el torrente sanguíneo en forma extraordinaria. Entonces desaparecen las dolencias, desaparecen las enfermedades.

Desgraciadamente hoy por hoy, el Esperma que es preparado por las gónadas y que luego sube o asciende hasta la Próstata, es desgraciadamente despilfarrado y ni siquiera se le deja descomponer a los famosos zoospermos en las hormonas, cuando ya se le envía fuera del organismo, cuando se le arroja. Muchas veces ni siquiera alcanza a ascender la Entidad del Semen dentro de los testículos hasta la Próstata, cuando ya es ELIMINADO.

En cuanto a los masturbadores, bien saben ustedes lo que es el vicio de la masturbación. Cuando alguien se masturba, está cometiendo un crimen contra natura. Después de que ya ha eyaculado la Entidad del Semen, queda cierto movimiento peristáltico en el Phalo, y esto lo sabe cualquier hombre.

Durante la masturbación, lo único que recoge el Phalo con el movimiento peristáltico es aire frío que va al cerebro, así se agotan muchas facultades cerebrales.

Innumerables sujetos han ido al manicomio por el abominable vicio de la masturbación. Un cerebro lleno de aire es un cerebro estúpido en un ciento por ciento. Así que condenamos ese vicio en un ciento por ciento.

Lo psicosomático está íntimamente relacionado con lo sexual. Una Suprasexualidad implica de hecho algo Suprasexual dentro de los psíquico-somático. Por eso diría yo a ustedes con entera claridad que Suprasexuales fueron, por ejemplo: Hermes Trismegisto, o Quetzalcoatl, o el Buddha, o el Gran Kabir Jesús. Esos fueron Suprasexuales, y el Suprasexual es el Superhombre de Nietzche.

Así pues, desde un punto de vista revolucionario, nosotros podemos convertirnos en verdaderos Dioses-Hombres si así lo queremos. Bastaría que regeneráramos las áreas del cerebro, que nos pusiéramos a Trabajar y entonces así haríamos un mundo mejor.

CON LA MUERTE SE MATA LA MUERTE POR TODA UNA ETERNIDAD

SAMAEL AUN WEOR, filósofo, antropólogo, esoterista y psicólogo contemporáneo, quien paralelamente al casi medio centenar de Obras escritas a lo largo de su dilatada labor docente, como máxima figura del Movimiento Gnóstico Internacional, ha dejado testimonio del carácter revolucionario de su Enseñanza en un sinfín de conferencias y cursos dictados allí donde su presencia era anhelada por aquellas personas ansiosas de escapar a la Luz.

El Maestro era la Luz en el Camino. SAMAEL AUN WEOR sigue siendo la antorcha que ha de alumbrarnos la Senda de la Revolución de la Conciencia hacia una nueva Edad de Oro.

Nada ni nadie podrá detener la marcha triunfal de la Enseñanza Gnóstica hacia todas las gentes que deseen beber en las fuentes originales del Conocimiento Universal.

Matemático en la investigación y riguroso en la expresión: así es nuestro V.M. SAMAEL AUN WEOR el Avatara de la Era de Acuario. “Yo digo lo que he experimentado. Si los necios no creen, no importa; si se ríen, tampoco me importa. Yo cumplo con ayudar a la humanidad sin importarme si creen, si no creen, si no ríen, si ríen, si dudan. ¡Allá ellos!, A mí lo único que me toca decir es lo que soy cuando se me interroga y enseñar la Doctrina, la que es por orden del Padre, de mi Padre que está en secreto”.

Prueba inequívoca de todo ello lo tenemos en los nueve capítulos que constituyen este compendio de otras tantas conferencias sobre la «Didáctica del Auto-Conocimiento», y que suponen una maravillosa cátedra de Sabiduría para quienes desean entregarse por entero al Trabajo con el primer factor de la Revolución de la Conciencia: el negarse a sí mismo de momento en momento.

Este es SAMAEL AUN WEOR, el Superhombre del siglo XX.

Deixe um Comentário